cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 25-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
A quien pueda interesar:
30-12-2006, Miguel A. García Puñales

Madrid, 29 de diciembre de 2006

A quien pueda interesar:


Producto de algunas cartas recibidas en esta Redacción y que el lector puede consultar en la sección “Cartas de los lectores”, el Consejo de Redacción de Cuba Matinal, se siente en el deber de publicar aquella parte de las Normas Editoriales internas vinculadas a la búsqueda, recepción, selección y edición diaria de noticias, columnas y colaboraciones.

Nuestro diario se sirve de fuentes diversas de información, de ellas tres constituyen nuestra piedra angular:

I-Fuentes de Información:

1. Noticias de agencias de prensa
2. Aportaciones del cuerpo de reporteros columnistas y colaboradores
3. Búsqueda informativa en la Red


La primera fuente por supuesto son las agencias internacionales de prensa y muy especialmente las agencias de prensa independientes que trabajan en el interior del país. Estas últimas hacen llegar a este diario sus informaciones noticiosas por las más variadas vías y es bueno aclarar que casi siempre deben servirse de terceros para hacer llegar los e-mail noticiosos; que es bueno reconocer llegan por decenas, las más de las veces triplicados o cuadruplicados desde diferentes direcciones electrónicas. En ese sentido la política del diario es verificar el origen electrónico del envío - hasta donde es posible- para evitar la publicación de bulos o de falsas noticias elaboradas con fines diversionistas por los departamentos correspondientes del gobierno totalitario de la Isla.

Los columnistas y colaboradores forman un heterogéneo grupo de valiosos profesionales que de forma habitual redactan sus propios artículos o ensayos y los envían a Redacción. A la inversa de lo que suele constituir norma de otros diarios, Cuba Matinal no exige ni a sus columnistas ni a sus colaboradores exclusividad de ningún tipo y lo hace por dos motivos bien definidos, primero porque no pagamos y segundo porque en aras de la mayor divulgación de la realidad cubana nos parece totalmente lógico que se publique en la mayor cantidad de medios posibles.

Algunos colaboradores aportan sus trabajos de manera eventual y en algunos casos sus escritos han sido editados en base a convenios no remunerados con publicaciones que nos ceden los trabajos como cortesía. Sin embargo, la inmensa mayoría de las colaboraciones y la totalidad de los columnistas, hacen llegar directamente a nuestra Redacción sus trabajos, con independencia de que estos fueran publicados o no anteriormente por otro medio.

La búsqueda informativa en la Red, se realiza por convenio a través del Centro de Información y Documentación de Estudios Cubanos –CENINFEC- asociación sin ánimo de lucro, con el registro y las licencias correspondientes con domicilio social en Madrid.

Producto de ese convenio y utilizando básicamente como motores de búsquedas las bases de datos y enlaces sobre prensa de la Universidad Pública de Texas –servicio público al alcance de cualquier investigador- concretamente la División de Estudios Latinoamericanos –LANIC- se efectúa el rastreo de información asociada a la realidad cubana y los registros diarios –donde se incluye el texto de la noticia, la fuente, imágenes y enlace correspondiente- son remitidos mediante e.mail a Cuba Matinal.

Una vez recibida la información, se determina su inclusión o no en la parrilla diaria a partir de un algoritmo que tiene en cuenta el factor de impacto de la noticia, su originalidad, la seriedad de la fuente y su correspondencia con la línea editorial del periódico. A pie de este documento facilitamos al lector los enlaces a las principales publicaciones periódicas del continente americano de las que nos servimos en nuestras búsquedas, aunque es bueno aclararlo; desde la primera edición de nuestro periódico, están disponibles en nuestros enlaces.

Incluimos en este acápite de búsquedas, la información que nos llega a través de Diseminaciones Selectivas de Información –la mayoría gratuitas- que brindan determinados medios –Libertad Digital, Cubanet, Fundación Atlas, La Gran Época, JIT, Opus Habana, etc.- y que se caracterizan por hacer llegar la información puntual según interés expreso del suscriptor. Se incluyen en este tipo de diseminaciones, las que efectúan diferentes motores de búsquedas como Google y otros, siempre a partir de suscripciones previas y seleccionando la información según interés del usuario mediante palabras clave.

Una última fuente de información la constituyen las diseminaciones masivas que nos llegan a través de la Red. Aclaramos el término masivo, pues a diferencia de la Diseminación Selectiva, este tipo de diseminación se caracteriza por el envío de un mismo tipo de información a todos los usuarios, generalmente heterogéneo.

La mayor parte de los correos con que inundan nuestras direcciones electrónicas constituyen verdaderamente Spam y en eso nos diferenciamos poco del común de los usuarios de medios informatizados. Sin embargo otras diseminaciones que recibimos nos llegan de manos de compatriotas que administran algunas páginas Web de información noticiosa sobre Cuba y que en general mezclan información publicada en otros medios y de otras agencias con su propia información. De manera tal que al recibir la información –casi siempre a manera de boletín- que por demás no suelen tener periodicidad fija –algunos aunque llevan varios años diseminando no han arribado aún a el número 400 de edición, con períodos de mayor frecuencia alternos con vacíos informativos- repetimos al recibir la información suele ser información duplicada o solapada – este último término en su acepción técnica de bibliotecología- con otros numerosos distribuidores.

II- Política editorial de adjudicación de fuentes:


Nuestro diario reconoce el siguiente orden preferencial al mencionar la fuente noticiosa:

1. Autor ( Ya sea a título personal o corporativo)
2. Medio original de publicación
3. Cesión de cortesía


La política editorial de Cuba Matinal reconoce siempre e indefectiblemente al autor original como fuente primigenia y responsable del texto publicado. No sólo como un mecanismo de descargo de responsabilidades jurídicas del medio – en los términos permitidos por la ley, ya que la publicación de determinados textos está penalizada internacionalmente no sólo en la figura del autor sino también en la del medio que lo difunde- , sino además y esto es lo más importante; como reconocimiento a la autoría y propiedad intelectual del texto.

El medio original en que ha sido publicada la noticia, opinión etc. se pone siempre que sea posible determinarlo. Pondremos un ejemplo; llega a la redacción un texto vía e-mail, bien enviado por su autor directamente o bien por un colaborador en búsquedas noticiosas, pero no señala la fuente original de publicación -hablamos de un caso donde el autor envía directamente a la redacción o siendo ya un colaborador habitual es enviado por un tercero- en ese caso sólo ponemos el nombre del autor y si la información llega por un tercero –sólo uno- el orígen de la diseminación. Cuando la noticia arriba al diario desde varias fuentes de diseminación, sólo se menciona –si la hubiere- la fuente de diseminación selectiva, desechándose las diversas fuentes de diseminaciones masivas.

Si la agencia de diseminación masiva hace llegar un texto, imagen etc. que se adjudica como propia o a la que no sitúa otra fuente que el autor y dicha información no se encuentra duplicada o solapada por otras agencias o no aparece como originaria de otra fuente en la búsqueda informatizada del diario, entonces y sólo entonces se cita a una agencia de diseminación masiva de información de terceros como fuente.

Las agencias de diseminación masiva de información –que a veces están constituidas unipersonalmente frente a un ordenador- juegan un papel relativamente importante de distribución de información a usuarios individuales, sobre todo en determinados medios sociales, comunidades, grupos políticos etc. pero dificultan extraordinariamente la adjudicación de créditos, toda vez que constantemente solapan y duplican información de terceros, aunque es justo reconocerlo muchas veces la reeditan –en algunos casos llegan incluso a modificar el texto, por ejemplo en malas traducciones, que por demás no suelen llevar la autoría del traductor, violando así términos de autoría internacionalmente reconocidos- es por eso y ateniéndonos a las normas internacionales registradas que seguimos el algoritmo anteriormente descrito, intentando en lo posible de seguir -de forma voluntaria- las Normas de Vancouver, que si bien no tienen fuerza legal vinculante, trazan una pauta lógica reconocida para la buena praxis editorial.

Suele exigirse a los editores de información generada por terceros que señalicen adecuadamente su propia producción o aquella de la cual constituyen fuente original, puesto que su propia existencia como medio y su praxis como diseminadores de información no los identifica como autores, propietarios de la obra de autores o como fuente primigenia de artículos o noticias originales. Sería bueno que en este caso lo tuvieran en cuenta los lectores que se dirigen a nuestro diario, incluidos aquellos que se solidarizan con los primeros sin más elementos de juicio que la sola opinión de una de las partes.

La cesión de cortesía, es reconocida como aquella autorización de autor privado o corporativo – o en su defecto de obra privada con propiedad corporativa- para ser publicada en otro medio. Nunca se considera cesión de obra por cortesía si un tercero –no autor, no propietario corporativo de la obra- remite una obra para su publicación, mucho menos si dicha obra es notoriamente libre –diseminada ampliamente en la Red por el autor, o es obra que por su antigüedad es considerada libre- y en todos los casos en que la obra sea cedida , así se debe mencionar, no por fundamentos legales, pues al ser enviada bajo autorización quedan liberados los derechos para esa publicación, sino como una buena praxis de correspondencia al donante.


Por último:


Las normas anteriormente descritas forman parte de la metodología de trabajo de nuestro diario –Carta Metodológica Nº 1- y son un fragmento integrante de nuestra documentación técnica registrada previo cotejo a las normas vigentes en las diferentes asociaciones internacionales de información.

Cuba Matinal saluda el esfuerzo que muchos compatriotas hacen por divulgar la realidad de nuestro país y estamos abiertos a la firma de convenios o cartas de intenciones a fin de coordinar mejor nuestros esfuerzos, pero siempre mediante el contacto mutuo y no mediante la diseminación de correos –incluso a algunos de nuestros columnistas- sin más argumento que sus propias afirmaciones. Cabe la posibilidad -cualquiera que sepa lo que es un diario, con su hora de cierre y hora puntual de diseminación de un boletín que va por su número 162 en algo más de cuatro meses de existencia del medio- repito, cabe la posibilidad de algún error de omisión, pero en primera instancia el error tiene su orígen en el emisor. Por otra parte no admitimos llamamientos a la ética pues no hemos violado ningún código deontológico y un problema ético –ese sí- lo constituye opinar sin tener todos los elementos de todas las partes.

Cuba Matinal se ratifica en su política de no hacer del diario un campo de batallas para debates estériles y creará un espacio permanente para sus normas editoriales al que remitirá a cualquier interesado.

Por otra parte las diseminaciones masivas que recibimos tienen su orígen en los emisores, los que pueden en su libre voluntad borrarnos de las listas de diseminación, cosa que lamentaríamos por el hecho de abrir brechas entre compatriotas y medios afines, pero que no determina para nada que el diario siga saliendo como hasta ahora; a su hora en punto y con su boletín como producto emblemático.

Cuba Matinal reafirma que no exige exclusividad en la información que emite, ni siquiera de aquella que es propiedad exclusiva de miembros de su Consejo de Redacción y que antes de ser publicada en otros medios –sin citar la fuente noticiosa más que al autor- sólo fue publicada en nuestro periódico.

El colectivo del diario aprovecha la oportunidad para desear a todos nuestros lectores un feliz y venturoso año 2007 en unión de sus familias y que ese nuevo año traiga consigo todo lo bueno que durante tanto tiempo hemos estado deseando.

Atentamente;

Miguel A. García Puñales
Jefe de Redacción


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com