cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 29-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
La hora de profundizar
20-11-2006, Carlos Rodríguez Duarte

En otras ocasiones hemos señalado lo erróneo de considerar que el Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, es un orate improvisado, sin ninguna orientación ideológica, que ha actuado en solitario, y que, hechizado por la magia sociológica de Fidel Castro Ruz, se ha lanzado a una aventura denominada socialismo XXI, saltando de fantasía en fantasía; y, de actuación en actuación, sin ninguna coordinación, y como producto irrefrenable de su sociopatía.

Nada de eso es cierto, también hemos señalado que las raíces de este proceder hacen su aparecer desde 1957, entremezcladas con actuaciones revolucionarias que en una mezcla de guerrillas, conspiraciones, golpes de estado, rebeliones civiles y militares fueron sustentándose en la última mitad del siglo pasado, siempre con el propósito y la esperanza de destruir la Democracia Venezolana, para proceder a la instalación de un gobierno dictatorial de izquierdas, que estuviera a la altura política del Comunismo Soviético, y formando parte del carnaval de naciones con similares pretensiones como algunos Países de Asia, y África, incluyendo, desde luego a la Cuba de Fidel Castro y sus secuaces [1].

No existe improvisación en nada, el azar no es una forma de actuación, todo está meticulosamente estudiado y programado para no fallar en esta ocasión en la consecución de sus proyectos, un solo crédito se le otorga a Chávez, y es que avisa todos sus movimientos, no oculta sus propósitos y planes, en ocasiones detallados, por eso él mismo lo ha dicho: el que tenga ojos que vea y oídos que oiga. No hay sorpresas con el Comandante Chávez, todo es avisado de manera prolija.

Esto último se pone en máxima evidencia en su perorata en noviembre pasado en Fuerte Tiuna donde dijo con voz clara e inteligible que a partir del año que está por terminar se iban a profundizar los proyectos revolucionarios, y que llevaría al País al sistema de gobierno existente en Cuba para ese momento, o sea, el comunista, de todo lo cual hizo una exégesis detallada, usando la dialéctica marxista-leninista el “ideólogo” marxista de la Revolución Heinz Dieterich.

Su primer intento de actuación rápida, por medio de los golpes de estado, resultó en un estruendoso fracaso, yendo a parar a la cárcel; pero una vez sobreseída su condena, hace de inmediato una visita a Cuba, donde es recibido con honores de Jefe de Estado, y regresa proclamando que es necesario llevar a Venezuela a navegar en el mar de la felicidad cubana, donde no hay comida, donde la sangre derramada por el dictador y sus secuaces baña todos los rincones de la Patria Cubana, donde no hay libertad para expresarse, donde no hay posibilidades de desarrollo humano individual, donde se ha secuestrado la subjetividad del pueblo que se conforma con o sin disgusto con lo poco o nada que reciben de un gobierno ambicioso, dueño de tierras, medios de producción, medios de comunicación, donde se han destruido las construcciones de un País con una capital emblemáticamente bella la cual transformaron en una postal fantasmagórica, oscura, deprimida, sin transporte digno para los ciudadanos, sin alegría, progreso ni futuro, en fin el fracaso político más escalofriante de la historia de América.

Convencido por sus comunistas e intelectuales izquierdosos adopta el disfraz democrático para ganar tiempo y lograr la aplicación de una infraestructura comunista impecable. Esto lo atrasa en el logro de sus objetivos, y por eso en Fuerte Tiuna adelanta que es necesario profundizar en el cambio de Venezuela siguiendo el ejemplo de Cuba, logrando avanzar a pasos agigantados en ese camino, como reseñaremos a continuación.

Ya se ha logrado el efecto devastador de la capital. Circulando de noche en los últimos días en Caracas, reviví mi experiencia al entrar en Cracovia en 1984, encontrando una ciudad muy oscura, sucia, desvencijada, con trolebuses mal pintorreteados con consignas bufas, atiborrados de pasajeros apretujados, haciendo enormes colas para abordar uno de ellos, con las calles solitarias y atemorizadoras, con el pavimento de las mismas deteriorado. Asimismo me trajo a la memoria mi viaje a Cuba en 1982, observando los autobuses otrora llamados Enfermeras, destartalados, también pintados con consignas políticas, pasando de largo por las paradas atiborradas de candidatos a abordarlo por no tener capacidad para ni un solo pasajero más, y pude ver la expresión de angustia y desolación de aquellos que se quedaron en la parada, a la espera de que alguna otra guagua viniera y los recogiera, o también que pudiera pasar un camión donde subirse a todo riesgo para acercarse a su vivienda.

La profundización de la Revolución ya ha logrado su objetivo en Caracas, con las calles destrozadas, un sistema de transporte de pequeños autobuses, pintarrajeados con consignas y otros dibujos grotescos, expulsando gases tóxicos, llenos a máxima capacidad, dejando sin satisfacer sus necesidades de transporte a miles de ciudadanos que no tienen un vehículo propio. En un desplante grotesco de abandono la iluminación de las calles, sobre todo en las laterales, se hace necesario usar las luces largas del vehículo para encontrar el camino. Y no nos referimos a Catia o Petare, no, pasa en Prados del Este, El Hatillo, La Trinidad, Sabana Grande, en fin en toda la ciudad. Es un signo del Comunismo, la penumbra que abraza y apoya al malandraje, y que pone en ascuas al ciudadano trabajador, cuyos valores están siendo atropellados por los que dicen que Venezuela ahora es de todos, y, donde la marginalidad y el lumpen, sufren al igual que las clases socio-económicas superiores los efectos leninistas de abandono de las ciudades a su destino incierto.

Recuerdo que el 1982 en La Habana, en un día de esas largas esperas por transporte se integró al grupo un cubano que nos identificó por el acento venezolano. Nos preguntó hacia donde queríamos llegar, y, al saber que intentábamos llegar al Floridita, detuvo con una señal al próximo vehículo que pasaba, se asomó por la ventana y le enseñó una credencial, que hizo que el conductor llevara al grupo en dos viajes, en su carro, sin cobrar a los turistas venezolanos. Yo me quedé esperando por el segundo “viaje”, y, entonces le pregunté que quien era él y a qué se debía su cortesía, respondiendo que era integrante de un grupo musical cubano que visitaba a Venezuela con frecuencia en giras artísticas. A mi pregunta de si el conductor regresaría por el resto del grupo contestó radicalmente, seguro que vuelve, y, efectivamente regresó y nos llevó a nuestro destino. Nunca supimos que tipo de credencial portaba el hombre de marras, ni qué le dijo al conductor, pero, definitivamente el hombre aterrorizado cumplió la “orden”, sin chistar.

Y es que las restricciones y los abusos en el comunismo afectan al “pueblo”, más no a los jerarcas, tal como pudimos constatar ese día en Cuba, como lo vimos en las afueras de Moscú en 1984, donde en medio de una carretera solitaria y deteriorada, sin baños, ni los lugares de comida habituales, al acercarnos a la Capital, las carreteras fueron buenas, y había un restaurante de lujo que daba servicio a una dacha donde descansaban los jefes del partido y del gobierno.

La máxima expresión de la profundización revolucionaria de Chávez, es el derrumbe grotesco del Viaducto # 1 de la autopista Caracas-La Guaira. En otra ocasión hemos expresado nuestra opinión acerca de las razones por las cuales el gobierno tumbó el viaducto, provocando un aislamiento brutal de la ciudad, con objetivos militares, y en nuestro reciente viaje pudimos cerciorarnos también del objetivo de aplastamiento del sistema de vida de los ciudadanos. La trocha (la única obra del gobierno de Chávez en 8 años) es un monumento al menosprecio de la calidad de vida humana de los habitantes del País. No solamente son horas de tráfico atascado, por el congestionamiento lógico, sino el producto de la decisión cretina de algún guardia que decide sin ningún patrón humano ni profesional, cuándo la debe cerrar en un sentido u otro, y donde además se está pendiente de los derrumbes y deslizamientos por lluvias en una obra improvisada, sin ninguna medida de protección o alternativa. La única posibilidad es tener la suerte de coincidir con alguno de los muchos viajes al exterior del Presidente, cuando es abierta al tránsito del jerarca, y con picardía “pegarse” a la cola del mismo para pasar más rápido. Pero la actitud denigrante, grotesca, descarada y abusadora de saludar la caída del viaducto, y ensalzar la trocha, no se hizo esperar por parte del Presidente, como no se hecho esperar en estos momentos llenarla de propaganda electoral, lo que demuestra que en lugar de sentir vergüenza, se sienten satisfechos por estar profundizando la revolución.

Desde luego que la profundización tiene una agenda dictada y supervisada en Cuba, y pasa por un escalón fundamental; y ese es el deterioro de las construcciones. La Habana, tal como dijimos antes es una postal fantasmagórica, y ya está en marcha acelerada en Caracas. Por todos los rincones de la capital, las casas y edificios otrora relucientes y altivos, están hoy sucios, despintados, raídos, soltando pedazos, deshabitados algunos, invadidos otros. De ello no se escapa ni siquiera el muro de seguridad de la Casona, el que muestra las huellas del abandono de una estructura impresionante, mostrando un aspecto sucio y desvencijado. Y así en todas las barriadas se puede apreciar el abandono y descuido por parte de habitantes y gobernantes que llevarán en muy corto plazo a la dificultad de identificar la ciudad que conocimos y disfrutamos hace varios años.

Un aspecto importante y muy serio de la profundización es la destrucción del parque comercial e industrial privado del país. Al igual que en Cuba, se han ido cerrando fuentes de producción en un porcentaje elevadísimo, y, actualmente, se sustituye la producción criolla con importaciones de todo tipo de enseres y servicios, financiados por el ingreso petrolero, que permite a una inmensa masa inescrupulosa ( que forma en gran número a los ni-ni ) importar todo lo necesario, haciendo llegar todos los productos a precios escandalosos, incluyendo en ellos a instituciones como los mercales donde se enriquecen los militares organizadores, con sus secuaces en contubernio. Y no se asombre de que en las Cooperativas de Mercal, encuentre precios más altos de los alimentos que en los clásicos auto mercados. Eso fue parte de las profundización en Cuba que terminó con la tarjeta de racionamiento para poder distribuir los escasos alimentos y medicamentos que se importaban desde la Unión Soviética; y, toda la inmensa agricultura que suplía las necesidades nacionales y exportaba, desapareció. Hoy ese capítulo de la profundización en Venezuela está en marcha acelerada, y con ella la proliferación asquerosa y nauseabunda invasión de las vías de comunicación a todos los niveles de la ciudad de ventas de comidas ambulantes, sin controles sanitarios; y la venta de cualquier objeto que sea de su necesidad, y que no se encuentra en los establecimientos acordes con ello.

La profundización de la revolución en Cuba terminó de manera fulminante con toda la productividad comercial e industrial, llevándose en los cuernos a la mayor industria azucarera del mundo, la cual tuvo necesidad de cerrar este año los centrales azucareros, e importar azúcar. Quien lo hubiera dicho en el siglo XIX, hubiera sido el hazmerreír de todo un mundo acostumbrado a sembrar y producir cuantiosas cantidades de ese producto, y logrando un desarrollo técnico impecable y envidiable. En Venezuela la profundización revolucionaria, se ceba en PDVSA, que “ahora es del pueblo”, pero que no funciona, produce poco, hay accidentes frecuentes, no hay posibilidades de auditar sus resultados, se encuentra en un período de venta de activos importantes, y están enredados en una serie de magnos proyectos inviables, con unos estudios donde se perderán cuantiosas cantidades de dinero, frustración y pobreza crítica al quedarnos con el petróleo encarcelado como consecuencia de las locuras planteadas a este momento en una mimetización servil de lo acontecido en Cuba con la Industria Azucarera. Pero la profundización en PDVSA va en serio, y, en estos días existe un escándalo por la publicación de un video obsceno con el contenido de un discurso político del Presidente de PDVSA, donde no deja lugar a dudas la obligación de seguir con las normas establecidas, con los principios comunistas dictados desde Miraflores sin lugar a discusiones ni razonamientos de ningún tipo. Para sazonar mejor esta noticia el Presidente salió al paso para reafirmar estos conceptos y apoyar lo expuesto por el Ministro, con vulgaridades y todo.

La profundización de la revolución en Venezuela en lo relativo a la propiedad de la tierra llegó algo demorada en relación a la cubana, pero llegó, y hemos visto como se han desmantelado gran cantidad de haciendas en plena producción para llevarlas a la miserable producción agrícola al estilo Iraní, donde lo único que se aprecia son multitudes desérticas, hambrientas y harapientas, comprando alimentos vendidos en primitivos puestos de suministro a la población.

A pesar de estos adelantos en la profundización revolucionaria, en días pasados el Presidente anunció que el 4 de diciembre de 2006, al terminar los comicios, se hará la verdadera profundización del proceso, y ya veremos la implantación rápida y sin discusión de la ley de educación, donde debe predominar el estudio de los aspectos políticos de un sistema de estudios de un País comunista.

También podremos profundizar en la reforma urbana, que se ha quedado a medias por falta de unos colaboradores competentes. Asimismo nos enfrentaremos con la profundización de la salud pública, cuando se termine de desmantelar el magnífico sistema de salud existente en la segunda mitad del siglo pasado, y se suplante con la payasada de Barrio Adentro, con todo y los cubanos graduados en medicina simplificada, con algún que otro curso de actualización farmacológica. Ya en esta situación se suprimirá el subsidio actual a través de las HCM, que permiten a la población acceder a los servicios médicos privados, y se terminará el colapso actual y transitorio de los Hospitales Privados, los cuales serán absorbidos por Barrio Adentro en sus instalaciones.

La máxima expresión de la profundización la expresó hace poco el Presidente, haciendo del conocimiento público dos factores esenciales en la profundización del comunismo, los cuales son 1.- La creación de un partido único; y 2.- Su perpetuidad en el gobierno. En ese momento es que verdaderamente estaremos inmersos en las profundidades del sistema, ya no existirá “aló ciudadano”, las brigadas de acción rápida abortarán cualquier manifestación disidente, se prohibirá la lectura que no sea servil al sistema, ya tendremos la libreta de racionamiento en los mercalitos y mércales, ya dependeremos de la inefable y mentirosa medicina cubana, todos los Hospitales de las grandes ciudades serán dependientes del sistema barrio adentro, sufriendo una caricatura de atención médica en el siglo XXI; entonces se terminaran los suculentos negocios de muchos ni-ni, los cuales saldrán con el rabo entre las piernas, viéndose obligados a abandonar todo lo conseguido hasta ahora.

La profundización del proceso después de las elecciones de diciembre representa la implantación despiadada y siniestra del sistema comunista. Entonces no será necesario que construyan un nuevo viaducto, porque no habrá movimientos entre Caracas y el litoral, de ningún tipo que justifiquen la realización de una obra de esa naturaleza. Los recursos de ese momento serán asignados a obras complementarias que garanticen la perpetuidad del sistema con su caudillo al frente, incluyendo sus ansias de liderazgo continental, y, claro está el enriquecimiento y mejoría de niveles de vida de los militares actuantes y aquellos políticos serviles que estarán de rodillas mendigando que no les den nada, sino que los pongan “donde haiga”.

Es necesario tener conciencia de lo que se está jugando en Venezuela en Diciembre de 2006, no se trata de de unas elecciones al estilo AD y COPEI, no, se trata de impedir a toda costa que los comunistas continúen destruyendo, nuestro País en la consolidación del mimetismo salvaje de la destrucción de Cuba.


1) VENEZUELA Y EL EJE DEL MAL. Conferencia dictada por el autor de este artículo en la Fundación Hispano-Cubana de Madrid, el 28 de Junio de 2006.


* Médico Cubano Venezolano residente en Madrid / mochoa60@yahoo.com


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com