cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 29-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email

Caro amigo


07-10-2009, Pesant, Aleaga

Opinión/ Relaciones Cuba-China

Cubamatinal/ A principios de septiembre, el Canciller Bruno Rodríguez se fue de viaje por Asia por algo más de una semana e incluyó Beijing. La visita es afín con las relaciones clientelares que la isla sostiene con la potencia continental, con un comercio de 2500 millones de dólares a cambio de apoyo uniforme a sus posiciones internacionales, en especial Taiwán, Tíbet y los problemillas con otras minorías étnicas. Para la geoestratégica China, Cuba es la avanzadilla sobre América Latina, con información de inteligencia sobre sus vecinos hemisféricos y una envidiable posición geográfica. En Beijing, Bruno aprovechó para dar una Conferencia ante la Academia de Ciencias Sociales de China con el tema: Un socialismo autóctono y viable (¿?).


La Habana, 7 de octubre /PD/Durante septiembre, el órgano comunista Granma presentó de manera poco usual en su primera página una imagen sin más información que el pie de foto, de los ensayos de la revista militar por el 60 aniversario de la proclamación de la República Popular China, el 1 de octubre.

La “admiración” de los comunistas cubanos por el desarrollo alcanzado por China en su construcción “socialista” no es coherente. Durante 30 años, esas relaciones estuvieron dominadas por el diferendo sino-ruso de influencia mundial, y en casa, por las visiones contrapuestas que tenían los comandantes F. Castro y E. Guevara sobre la forma de gobernar la isla. Como se sabe, el forajido argentino despreciaba la forma soviética por considerarla pequeña burguesa. Mientras, el guajiro de Birán, sin intencionalidad ideológica, prefería la fórmula que lo conservara en el poder por toda la vida.

En los 70, la confrontación ideológica casi se convirtió en militar cuando los asesores militares chinos en Angola se enfrentaron a las tropas cubanas. Los militares asiáticos apoyaban a las fuerzas de Holden Roberto y Jonas Savimbi, mientras los criollos sostenían la dictadura de Agostinho Neto. El enfrentamiento subió de nivel cuando los chinos, que apoyaban al Khmer Rojo, invadieron Vietnam en 1979. Alejado de cualquier humanismo, F. Castro rechazaba a los chinos por ser aliado de los soviéticos.

Después de una anodina década de los 80, la política exterior del gobierno cubano cambió radicalmente en la década del 90, con el desmoronamiento del imperio soviético y la perdida de la brújula ideológica por los castristas, quienes asumieron sin mayores prejuicios las bondades de los nuevos mandarines. Viendo lo que se aproximaba y el modo de conjurarlo, el ex Comandante en Jefe F. Castro fue de los pocos lideres mundiales que justificó en 1989 la masacre de Tiananmen, que costó cerca de cinco mil muertes y acopió la condena internacional.


Pie de foto: La adulonería clientelar hizo que el miembro del Comité Central comunista Eusebio Leal Espengler levantara este falso portón chino, como supuesta entrada a ese barrio. Obsérvese la insignificancia de la obra ante la ruinosa belleza del eclecticismo republicano. / Foto: Aleaga Pesant


Luego de la Plaza Tiananmen y el Muro de Berlín, el discurso chino de “apertura económica sin cambio político” cayó muy bien a algunos estratos burocráticos, que no al ex Comandante en Jefe. En medios académicos internacionales se habló de la vía china como solución del problema cubano. Se tomó como referencia para ello al sucesor R. Castro. Sin embargo, tres años y tres meses después, no se observa la viabilidad del paralelismo.

En el siglo XXI, la entrada al escenario del presidente venezolano Hugo Chávez dio suficiente liquidez económica al gobierno militar cubano. Este aprovechó el impulso para pagar las bicicletas Forever y Fly Pigeon (deuda de los 90) y pedir créditos e inversiones en electrodomésticos, transportes y energía. China volvió a ubicarse entre las potencias comisionista del estado cubano. Regresó al paraninfo ideológico como paradigma de la sociedad, vitrina del futuro y modelo de comportamiento internacional.

No obstante debemos tener cuidado. En el comercio mundial, China desempeña, en el mejor de los casos, un papel pasivo, y en el peor, uno negativo. No hace ningún esfuerzo por ocultar su actual preferencia por establecer acuerdos comerciales regionales y bilaterales de mala calidad y con motivaciones políticas en lugar de una liberalización comercial multilateral y económicamente significativa y exigente a través de la Organización Mundial del Comercio. Interviene masivamente para sostener su moneda muy devaluada y estimular su posición competitiva mundial, lo que afecta nuestro intercambio comercial.

En cuanto a la ayuda exterior, China se convirtió en gran avasallador internacional a través de sus ayudas y presenta un desafío directo a las normas éticas al ignorar los tipos de condicionalidad que desarrolla la comunidad de donantes en el último cuarto de siglo. China rechaza los estándares sociales (respeto a los derechos humanos, condiciones laborales y medio ambientales) y los estándares económicos básicos (alivio a la pobreza y el buen gobierno) para entregar sus ayudas. China condiciona su ayuda a términos políticos, como la insistencia en beneficiarse del apoyo en los temas globales en Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales que canalicen sus productos primarios a China como proveedores confiables. Además es el mayor contaminador del mundo.

Estas políticas demuestran que la actitud internacional de China no se mantiene al ritmo de su extraordinario ascenso económico y que el gobierno cubano, ahora que se celebran 50 años del establecimiento de relaciones, debiera tener buen tino en la alianza con tan caro amigo.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com