cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 29-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email

El peligro de tener hambre


28-09-2009, Jorge Olivera Castillo

Opinión/ Los Pánfilos que en Cuba son

Cubamatinal/ Resulta difícil plasmar en las cuartillas ciertos pasajes de la realidad cubana actual. No es que escasee el talento, ni la voluntad, ni otras de las piezas imprescindibles en la conformación de una cobertura objetiva de un hecho determinado… El problema es que muchos de los eventos exceden el marco de la racionalidad para coquetear con la ficción.

La Habana, 24 de septiembre /PD/ Ante este dilema, vale preguntarse: ¿Cómo explicar, sin que se corra el riesgo de caer en las fauces del escarnio, el encarcelamiento de un individuo bajo los efectos del alcohol, que certifica ante una cámara de video que tiene hambre?

Dar forma al tema con las herramientas periodísticas se convierte en una tarea de titanes. Por mucha imaginación que tuviera cualquier espectador situado fuera de las fronteras de la Isla, le resultaría incómodo interpretar el suceso como algo real.
El desafortunado esta vez lleva por nombre Juan Carlos González Marcos (alias Pánfilo).

Identificarlo ya resulta redundante, pues cientos de miles de personas alrededor del mundo lo han podido ver en las pantallas de sus computadoras desbarrando contra los demonios de un hambre que parece formada por legiones a raíz del tono enfático de las expresiones de protesta.

El acontecimiento que cierra este capítulo de flagrante atropello a los derechos humanos, es la reciente ratificación de la condena a dos años de privación de libertad por el delito de peligrosidad social pre-delictiva.

Pánfilo cruzó la precaria línea de la tolerancia. Puso a la ideología comunista en ridículo sin premeditaciones. Dijo lo que ardía en su corazón. Exteriorizó el dolor de una cotidianidad escoltada por el hambre, la marginación y la falta de esperanzas.

El alcohol que regularmente corría por sus arterias sirvió de detonante para gritar desaforadamente: “Aquí hay tremenda hambre, lo que hace falta es jama” (comida en el argot cubano).

Con la decisión de enviarlo a la cárcel, el régimen acerca a Pánfilo a su destrucción final. En vez de internarlo en un hospital para curar su alcoholismo, lo pone tras las rejas para achicharrarle las neuronas que le quedan sanas a partir de su marcada tendencia a la embriaguez.

Si escandalosa resulta la condena a prisión a un hombre necesitado de asistencia médica, la figura delictiva empleada conduce a las puertas de la infamia.

A través de este acápite del código penal, el gobierno se permite encarcelar a los ciudadanos que estime como potenciales delincuentes. No tener vínculo laboral o realizar alguna acción que rompa con los moldes impuestos por el Partido Comunista, basta para caer en ese círculo de la desgracia.

A sus 48 años, Pánfilo inicia un recorrido mucho más escabroso del que acostumbraba a hacer por los trillos de la pobreza y la enajenación. De la cárcel dudo que salga más cuerdo. Me atrevo a afirmarlo porque fui huésped de esos mundos donde se siente-en estéreo-el clamor de la muerte. Esos sonidos se originan en los recurrentes abusos de los carceleros, el hambre, los intentos de suicidios y en otros eventos no menos dramáticos.

Hay miles de Pánfilos en Cuba. Gente que no resistió los zarandeos del socialismo y hallaron en el alcohol el antídoto por excelencia para paliar los efectos directos y colaterales de los estremecimientos existenciales.

Con este ejemplo rayano en el surrealismo, es válido subrayar que un anciano con demencia senil o un cubano afectado con el síndrome de Dawn, no están exentos de un castigo ejemplarizante si por esas casualidades de la vida comienzan a gritar que tienen hambre delante de las cámaras de la CNN.

En Cuba es posible lo imposible. Esto no es chanza, es una interpretación seria de una realidad que desborda los límites del sentido común.

*Nota del editor: Al cierre de esta información, se conoció que Juan Carlos González Marco (Pánfilo) fue trasladado a un centro de los Servicios Médicos del Ministerio del Interior para ser desintoxicado. En su caso, las fuentes comentan que el proceso será riguroso y dolerá. PD


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com