cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 27-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email

Desde el manicomio nacional
Con mas glorias que penas


23-09-2009, Sinue Escolarte

Cubamatinal/ Muchos hemos pensado en lo que ocurrirá desaparecidos los fósiles que hasta hoy llevan las riendas de este carro loco. Tal vez esté siendo necesario que otros, intelectuales o no, opinen y aporten para que esa transición atípica, cubana, con sus característica diferentes, pase rápidamente sin derramamientos de sangre, con más glorias que penas.

La Habana Cuba, 22 de septiembre/ Impedir la libertad será el fin, lo que es posible si tenemos en cuenta que durante 50 años se han impregnado los cerebros de la muchedumbre con ideas muy distantes de las que prevalecen en el mundo desarrollado y parcialmente cree en ellas, a pesar de los numerosos fracasos.

El grueso del poder político cubano lo conforma el ejercito, al que por una u otra vía todos pertenecemos en una maniobra bien concebida y aplicada. Somos un pueblo uniformado, se ha repetido mil veces. La elite de estas fuerzas se ha mantenido como muro de contención que deprime los riesgos de alguna acción contraria que vaya más alla de las palabras, con su sola presencia y, el apoyo de diversas instituciones políticas creadas a su alrededor, para controlar e intimidar cada una desde su posición, interrelacionándose entre si, lo que debilita el tejido social al integrarlo en un solo criterio colectivo impuesto por los mecanismos dictatoriales. Queda así limitada la imperceptible sociedad civil, que es quien debiera gobernar. Intentar un cambio democrático tajante en estas condiciones, es casi imposible.

Como mínimo se necesita según el catedrático de ciencias políticas y sociología en la Universidad Complutense de Madrid, Víctor Pérez-Díaz, para construir una sociedad civil, los cinco siguientes aspectos:
El imperio de una ley que se aplica por igual a gobernantes y gobernados.

Autoridad publica con poderes limitados pero responsable ante los ciudadanos.

Un espacio publico donde los ciudadanos se encuentren y debatan sus preocupaciones comunes.
Un amplio abanico de asociaciones voluntarias donde cabe incluir los movimientos sociales.

Un sistema de mercado, como un elemento de coordinación espontánea entre agentes autónomos.
Exactamente lo contrario a lo que hemos vivido por cinco décadas. Un gran obstáculo para las pretensiones democráticas que en su mayoría, tienen adelantados algunos de estos aspectos cuando se avecina la renovación.

Las experiencias conocidas en las transformaciones del absolutismo a la democratización, dejan fe de que la transiciones exitosas, han dependido mucho de la inteligencia y la transparencia con que se aborden, reconociendo los derechos de cada cual, sin extremismos, con tolerancia, buscando equilibrio, usando la razón. España puede servir como modelo.

Por suerte el resultado siempre incompleto de los proyectos socialistas, los años de sufrimiento y pobreza vividos y, la comparación del progreso económico alcanzado por los del ex bloque de la Europa del Este, desde que modificaron su camino luego del derrumbe, abandonando el protocolo, puso a las claras su ineficacia por el contraste evidente al dejar los países devastados desde el punto de vista bio-psico-social.

La represión crónica eliminada junto a la liberalización de la información, factores de suma importancia empleados para la reducción a que fueron sometidos durante largos años, junto al desastre heredado, hará que en sus ansias de libertad, se extremen conductas, cayendo en el libertinaje con el consiguiente factor desorganizativo y errores metodológicos que son aprovechados para desacreditar el cambio, invadiendo la duda al gentío femenino, que dejará un vacío político, dando la oportunidad a la nueva oposición militarizada, que subsista y detenga el impulso o se apodere de la situación, destruyendo la reconstrucción de la sociedad civil alentando salidas revolucionarias y el caos con la desintegración. Si no hay sociedad socialista no la habrá democrática, parecen gritar los actuales sultanes del absolutismo dominante. Por eso difaman de las formulas para alcanzar una sociedad viable, autónoma, real.

Tenemos una dictadura fuerte y una multitud débil, conflictiva, dividida, polarizada, actualmente incompatible con la convivencia civil, que habrá que fortalecer concentrándola desde su interior y, para conseguirlo, parece inteligente una progresión al cambio y no una eliminación radical. Probablemente beneficie aceptar las instituciones creadas a pesar de su absurda función y poco a poco hacerlas desaparecer para que la tribu no reaccione violentamente, alentada por subversivos y rompe democracias que existirán infiltrados, escondidos detrás de su frustración. De esta forma se invierte lentamente el poder y la fuerza es devuelta al pueblo sin que el estado se impregne de debilidades y en ese equilibrio, se verá con claridad el mejor camino.

Es fundamental que la ciudadanía sea capaz de exigir responsabilidades a sus gobernantes y debatir libremente sus problemas, fenómenos ausentes hace medio siglo de las cabezas cubanas, así como comprometerse en interacciones libres, en diferentes dominios, dentro del marco legal.

El ejercito, saber con exactitud cual es su papel y para que fue concebido, a quien debe subordinarse y serle fiel. Honduras, ha dado un ejemplo palpable de su función en un país democrático, por eso es constantemente demonizado por los totalitarismos que han invadido América Latina pretendiendo imponer un mando militar permanente.

La apertura de la economía deben acompañarse de cambios en el sistema de relaciones industriales y tener lugar en el centro de una apertura general a todo tipo de influencias sociales y culturales con lo cual se reactivarán los conflictos internos latentes, impulsando la aparición de nuevas instituciones y costumbres en todos los dominios de la vida, antes atrapada por los vericuetos de una ideología abarcadora, radical e inmovilista. Con las puertas de la sociedad abiertas al mundo, los bienes, los medios de comunicación modernos y las personas pudiendo entrar y salir cada vez con mayor libertad, se reactivan aun más los conflictos, económicos, sociales, culturales, políticos, reforzándose entre si, ejerciendo una mayor presión sobre el marco institucional existente.

El colmo de lo que puede ocurrir en Cuba luego de eliminada por la vía que sea la dictadura e iniciada la democratización en las urnas con elecciones libres, es que pierdan sus posiciones los que durante tanto tiempo han luchado desde el lado contrario. Puede ocurrir, de no llamarse a la unión dejando atrás las individualidades conceptuales, las diferencias partidistas, concentrándose en lo importante: la erradicación razonada de las ideas autocráticas que siempre serán un impedimento al gobierno del pueblo, instituyendo una sociedad civil ética, moralmente superior, que sea respetada y aceptada por todos.
 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com