cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 23-05-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email

A mí, no me cuentan cuentos


23-08-2009, Mora, Angélica

Cubamatinal/ En tres meses más se cumplirán 20 años de la caída del Muro de Berlín. Esperamos que se caigan también otros muros muy pronto.

Texas, 22 de agosto/ Con respecto al Holocausto, que tantos niegan con vehemencia, yo he visitado Campos de Concentración en Alemania. Y he comprobado que, aunque quieran, no se puede ocultar la verdad de lo que realmente pasó en esos lugares de espanto y muerte.

Visité Dachau por primera vez hace 30 años.

Dachau es una pequeña ciudad estilo medioeval ubicada a 16 kilómetros de Munich, en Alemania.
Se podía entonces, recorrer el Museo de ese ex campo de confinamiento y exterminio nazi, que exponía lo que fue uno de los horrores más grandes en la Historia de la Humanidad:

Había, en una de las enormes salas, miles de maletas con las pertenencias de los eliminados tiradas todavia por el piso. Presentadas como quedaron luego de haber sido saqueadas de todo lo valioso.

Ví con mis propios ojos —nadie me ha contado– la “artesanía” de las lámparas y jabones confeccionados con la piel y la grasa de los eliminados.

Contemplé, con el corazón encogido, las pelucas hechas con cabelleras marrones, negras, rubias, rojas, grises…

Ví con mis propios ojos —nadie me ha contado– las claustrofóbicas literas de madera, donde se hacinaban los prisioneros.

Ví los famosos hornos, que todavian tenían olor -o me lo imaginé- en el escalofrío de contemplarlos.
Observé que estaban detrás de jardines con árboles frondosos y arbustos de rosas altas, quizás para tratar de disimular con los turistas esta ubicación y el paso hacia las rampas inclinadas, que conducían a las duchas donde estaban las cámaras de gas y el exterminio.

Ví los durmientes de los trenes, que se detenían para dejar su triste y confundida carga.

Ví la puerta del campo de concentración, con su inaudito y burlesco lema: Arbeit macht frei, EL TRABAJO LOS HARÁ LIBRES.

Ví la obra de arte en hierro forjado. Una estatua estilizada representando a un prisionero que se electrocuta al estrellarse contra las rejas, al tratar de escapar.

En otra visita años después, “La Muestra” había sido sanitizada. Unos cuartos con literas de madera nueva y cocinas, donde supuestamente se les hacía la poca y pobre comida que mal alimentaba a los prisioneros.
Ahora hay también una galería de fotos, que no dice mucho.

Uno comprueba más del horror en el Museo del Holocausto en Berlín, o en el de Washington DC, que allí, donde se vivió la tragedia.

Y es que los alemanes también quieren olvidar.

En los 12 años de la existencia de Dachau –1933-1945– 200.000 personas de toda europa fueron encerradas en ese campo de concentración, que sirvió de modelo a todos los demás. Más de 43.000 murieron en este solo sitio de confinamiento.

El 29 de Abril de 1945, las tropas americanas liberaron a los sobrevivientes.

Y así, hay quienes hoy niegan lo inaudito pero cierto.

Y hoy, al igual que ayer, otros hacen oídos sordos de otros Hitlers modernos, que están usando también con toda impunidad su poder, para abusar de los pueblos oprimidos.

¿No habíamos dicho ¡NUNCA MAS!, al sobrecogernos como buenos cristianos,ante los horrores del Holocausto?

Eso no es cierto.

El drama se está repitiendo en una forma más moderna, pero no menos verdadera, en Cuba y Venezuela.

En la Isla, sólo hay que asomarse a una celda de un preso político sin previo aviso, cosa imposible. Pero si se pudiera mirar adentro, veríamos el drama de seres indefensos, castigados cruelmente por su rebeldia, hambreados, enfermos, sin medicinas, que no han hecho nada para merecer el calvario que están sufriendo…salvo amar a la Patria y luchar por ella contra la Tiranía.

En Venezuela, el real drama está recién comenzando.

¿NUNCA MAS?
 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com