cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 24-05-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email

¿A DONDE CUBA?


17-08-2009, Pedro Corzo

Es lamentable y sin lugar a dudas históricamente traumático para la nación cubana que un período tan importante de su historia republicana, más de un tercio haya estado tan estrechamente vinculada a la existencia de un estado totalitario conformado por la presencia directora de un individuo excepcional, (Hitler y Stalin lo fueron), en un medio interno en crisis y unas circunstancias externas (confrontación este-oeste) que posibilitaron una masa crítica, así dirían los físicos, que no cesa de amenazar con una entrada a una fase de explosión total.

Cuba está en crisis desde hace 50 años. El régimen se ha nutrido con la energía que provocan sus acciones y las de sus enemigos. Con eficiencia ha sintetizado a su favor los errores de oposición y gobiernos extranjeros y con más eficacia aún se ha plegado a los mandatos que le exige la sobrevivencia.

Entre los reales o potenciales conflictos, internos o externos, los segundos le son más fáciles de manejar, al extremo, que las angustias nacionales las deforma hasta transformarlas en internacionales porque tiene conciencia que el conflicto externo le favorece, le potencia fuertemente por haber cultivado durante años el estereotipo Nación-Revolución-Fidel.

Para un régimen total es más probable controlar las fuerzas contrarias externas, más aún en el mundo moderno, que canalizar a través de sus medios de poder las propias contradicciones y deficiencias. Históricamente, hasta el presente, ningún régimen de doctrina totalitaria ha sido destruido por fuerzas foráneas, sino que le han erosionado hasta la extinción su pretendida transformación de la condición humana.

Durante cierto período la justicia aparente, parasitada a reformas, promesas y represión dosificada suelen confundir o neutralizar. La sociedad se establece sobre bases paternales ya que el favor sustituye el derecho, y la libertad se permuta por seguridad. El individuo deja de ser, porque le absorbe la entidad, produciéndose un envilecimiento de su dignidad. El hombre muta a instrumento, llegando a actuar por reflejo y no por convicción, por lo que, sobrevivir y permanecer es su objetivo principal.

El tiempo de la nueva sociedad, de la confusión, la simulación y la complicidad cesa por un resurgir de la condición aparentemente extinta. El hombre, imperceptiblemente, vuelve a verse a sí mismo, se reencuentra, se reconoce como hacedor o destructor de sus sueños y realidades. El individuo vuelve a crecer. Se depura de su propia carroña e inicia la marcha terminal en la que se regenera todos los días hasta el fin de su tiempo.

Eso es lo que está sucediendo en Cuba hoy; el individuo está cambiando y el medio que él integra está forzado a hacerlo hasta desaparecer. La crisis es perentoria y en las mismas entrañas que creó al hombre que la está transformando y por ello nos preguntamos: ¿A donde Cuba; nosotros?.

Las variantes están en la dimensión interna, en la propia isla y por eso pueden ocurrir muchas cosas, entre ellas:

1- Reformas dentro del sistema, que permitan gradualmente participación política y económica de la oposición. Incluyendo libertad de expresión, asociación, pluralismo, etc.

2- Cosmetización de la dictadura. Ajustes coyunturales para pretender continuar la manipulación y por extensión la sobrevivencia.

3- Endurecimiento del régimen. Aumento de la represión. Camboyenización de la isla.

4- Revuelta nacional. Guerra civil. Esto puede concluir en:

a. Derrocamiento del régimen

b. Mantenimiento del régimen con cambios

c. Fortalecimiento del régimen

d. Intervención extranjera

5- Golpe militar o cívico militar (Democratización. Militarización. Economía de mercado)

6- Provocación por parte del régimen de intervención extranjera a través de:

a. Ataque a la Base Naval de Guantánamo o a objetivos en la Florida

b. Estimular un éxodo masivo

7- Ajusticiamiento del dictador (Democratización o un nuevo tipo de dictadura militar)

8- Fin de la dinastía de los Castro. (Continuidad del régimen con nuevo rostro o democratización)

Todo lo expuesto tiene una infinidad de variantes en las que agrupaciones políticas y sociales dentro de Cuba y en el exterior, incluyendo factores que integran el régimen, pueden coaligarse para

El régimen debe intentar romper el status quo, aunque la otra parte de la verdad es que su naturaleza rechaza los cambios, sin embargo la dictadura debe dotarse de una nueva dinámica para evitar la ruptura interna.

Prolongar su inmovilidad puede generar fracturas insalvables entre las “familias” que controlan el poder, lo que se evidenció con la última purga en que las figuras más notables fueron Carlos Lage y Felipe Pérez Roque. Los hijos de la nomenclatura no tienen los compromisos de sus padres. Tal vez a ellos no les interesa producir cambios políticos, pero tampoco consumir sus vidas en lo que aunque les ha dado privilegios, no forma parte de su utopía.

Es evidente que el ciudadano promedio de la isla ha ido cambiando, que la frustración ha mellado la fe y que la juventud tiene sus propios proyectos en los que el Poder Político es mucho menos relevante de lo que fue en la vida de sus padres y abuelos.

Si la dictadura conserva la plasticidad del pasado producirá cambios para que todo siga igual, de no ser así aguantara hasta el último moncadista, que significa el fin de su tiempo.

 

Pedro Corzo

Agosto 2009

 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com