cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 29-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
EL MIMETISMO DE LA POLÍTICA
12-08-2006, Carlos Rodríguez Duarte

En el año de 1970, en pleno auge de movilizaciones y la puesta en práctica de la técnica del ensayo y el error en Cuba, se decretó el primero de Enero el “Año de la Zafra de los Diez Millones”, zafra que ya había comenzado el 27 de Octubre del año anterior. Ese objetivo no se pudo alcanzar y la producción de azúcar fue de solamente de 8.737.600 toneladas.

El 26 de Julio, ante este fracaso, Fidel Castro hace una autocrítica en un mitin multitudinario y ofrece su cargo, en un acto refrendario muy sui generis, lo que es rechazado por los asistentes, legitimando así la permanencia del líder en la dirección del gobierno con la bandera de transformar el revés en victoria.

Simultáneamente ya estaban adelantados los contactos con la Unión Soviética, que iban a cristalizar en la invasión soviética de la Isla, con las consecuencias fatales conocidas por todos hasta este momento.

El 01 de Agosto de 2005, según reportaje de El Universal, - Juan Francisco Alonso -, el Presidente Chávez, haciendo uso del mimetismo político Castrista, realiza una autocrítica a su gobierno, por la manera incompetente en que se está llevando a efecto el programa de viviendas de su gobierno – entrega de 18 viviendas de adobe, las que otrora en su campaña contra el chipo destruyera el MSAS-. Declara entonces “la primera responsabilidad es mía”, pero no ofrece la posibilidad de renunciar por ello a seguir en el gobierno- tal cual hiciera Fidel Castro-, quizás fuera por temor a que hubiera algún infiltrado que le aceptara la oferta y lo pusiera en un verdadero aprieto.

Después de manejar un enredo de regaños y reconocimientos de sus funcionarios informa que la solución es transformar el revés en victoria, usando “una bola de billetes”, lo cual debe ser alguna maquinaria constructora de viviendas de origen chino sin traducción correcta al castellano y que sea capaz de desenredar este entuerto, porque en el mismo momento él duda de que sea suficiente para cumplir con un programa serio.

En concordancia con el acto de demagogia Castrista – invasión soviética de Cuba-, ya desde hace mucho tiempo se tiene adelantado el proceso de invasión a Venezuela por parte del gobierno cubano. Esta es la maniobra macabramente demagógica, mea culpa que provoque reacciones ilusionistas acerca de un líder que lucha a brazo partido y bolazos de billetes para arreglar al país, sin encontrar un equipo acorde con sus planteamientos. Esto lo hizo Fidel, le funcionó, y ahora se comienza a usar en Venezuela.

Por eso pienso que aquellos analistas bien intencionados, que hacen una exégesis de todas las otras fallas del gobierno de las que, aparentemente, el Gobierno no se ha percatado, tales como el manejo de PDVSA, la delincuencia, el desguase de los Hospitales, y muchas otras, están viendo solamente la pequeña mancha en la gran sábana blanca.

El gobierno sabe perfectamente que en La Guaira no se ha hecho nada por repoblarla, que la autopista está a punto de colapsar, que la carretera vieja está siendo remendada, que la solución alterna se estudia para dentro de 2-3 años, que en la Carlota no hay vuelos de aviones civiles, que la autopista del centro está destruida, o sea que Caracas está aislada. Sí que lo saben, y, con todo respeto, estoy en desacuerdo con Manuel Caballero ( El Universal, 07-08-05) con que el abandono de La Guaira obedece al intento de devolución de su población al campo.

Ausencia de población civil en la Guaira y el aislamiento de Caracas, son objetivos militares – armas escondidas en el Ávila incluidas -.

Y todo esto no es improvisado, ya que sumado a la destrucción de la producción agropecuaria con dependencia de los mercados oficiales, financiados con compras subsidiadas al exterior mientras haya dinero, cuando éste se acabe, ya se tiene la infraestructura para poner a funcionar la tarjeta de racionamiento, controlando así la alimentación del pueblo. Hay que sumar una población viviendo en ranchos de adobe, todo ello logrará a corto plazo el objetivo ya logrado en Cuba desde hace mucho tiempo, el efecto destructivo de las clases productivas, la escasez de alimentos y la destrucción de una ciudad bellísima creando en su lugar una imagen fantasmagórica, que apenas logra exhibir restos de las glorias de antaño.

Eso se logró en Cuba con la dirección y apoyo soviéticos, de manera progresiva, a través del secuestro de la subjetividad de los ciudadanos con abandono de la crítica y autocrítica, la justificación de los males, la adaptación a la escasez, el temor a avanzar socialmente y hasta el miedo a la libertad. Ya lo estamos viviendo en Venezuela, Maruja Tarre en su columna del Universal del 05-08-05, lo describe usando la figura del avestruz. Esta situación es apoyada por grandilocuentes campañas, usando un metalenguaje revolucionario brillantemente descrito por Emilia Yulzarí .

Y mientras el país se vuelve pedazos, toda la riqueza y la iniciativa del gobierno se concentra en crear un “ eje Bolivariano antiimperialista y pendenciero”, al que se le intenta formar y sostener utilizando todos los recursos de que dispone Venezuela, buscando destituir gobiernos, que en función del desarrollo de una Revolución, se acoplan a las políticas que siguen un guión escrito en Cuba, que sólo logró provocar in situ, una miseria salvaje de la cual no ha logrado recuperarse, sin lograr sus objetivos de invasión ni en América ni en África, pero que ahora vislumbra su gran oportunidad de hacerlo.

De esta forma el guión expansionista revolucionario cubano se está implantando a pasos agigantados en Venezuela, y, a aquellos ciudadanos ilustres que piensan que pasó en Cuba pero aquí no va a pasar, lamentablemente se hace necesario llamar su atención a que YA ESTA PASANDO, la invasión está en plena ejecución , y, episodios como este del mimetismo político, y de la mea culpa se repetirán consetudinariamente, con el atragantamiento de las misiones, la histeria magnicida y del ataque imperialista entre otros, hasta lograr el secuestro total de la subjetividad de los Venezolanos, lo que otros pueden llamar la aceptación humilde e irreversible de la dictadura, con pérdida de la esperanza de la liberación donde se minimiza cualquier situación de desgaste social del país tal como lo confirma Tarre, mencionada anteriormente.

La dictadura cubana no logró ninguno de sus objetivos expansionistas, y pienso que tampoco lo hará el movimiento Venezolano actual. No es tan fácil crear una Federación de pueblos, a base de demagogia, aunque vengan acompañados de dádivas interesadas. Aquí después del fracaso quedarán al gobierno venezolano los restos de un país destruido en aras de un proyecto megalómano, dispensador de bienes y ausente de actividad creativa y respeto por los ciudadanos, o sea, lo mismo que le ha quedado al gobierno cubano.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com