cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 29-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
En la distancia
06-05-2009, Mora, Angélica

Cubamatinal/Texas/ Apuntes de una periodista/ A veces los sentidos se afinan y perciben matices que en lo agitado de nuestra vida los pasaríamos desapercibidos: Un susurro de la brisa, la suavidad de un pétalo, la trasluciente iridiscencia de una concha de mar.

Hay veces que la percepción -recogida desde lejanía- se nos acerca. Entonces nos damos cuenta de sus tonalidades, de sus arpegios y muchas veces de la fuerza escondida en una imagen.

El ruido de las cacerolas golpeadas en Cuba y Venezuela, que nos llegó vía internet y también a través del teléfono, tuvo el efecto de producirme un escalofrío como si me hubieran salpicado con agua helada. Fue electrizante y reconfortante a la vez.

Estaba escuchando la voz de la rebeldía como si hubiera estado en el sitio de los acontecimientos.

Cuba y Venezuela, tan unidas en su soledad, ahogadas por regímenes que apenas las dejan respirar asomaron sus rostros el Primero de Mayo en una fecha robada al pueblo.

La Cuba que lleva medio siglo de dictadura se unió -sin ponerse de acuerdo, sin pacto previo- a la que está atada desde hace diez años.
Ambas recurrieron a los golpes de cacerola para protestar por su falta de libertades.

Este Primero de Mayo, en medio de huecos festejos por parte de ambos regímenes, se demostró la rebeldía que existe en la Isla y en Venezuela donde hay gente del pueblo que se atreve a protestar.

Con golpes metálicos, grupos de cubanos dieron a conocer su disgusto, que se unió al replicar de la lluvia y al olor a limpio en las calles, gracias al aguacero.

Los repiques de ollas y sartenes en Venezuela sonaron en protesta por sus derechos pisoteados.

Pero también el pueblo golpeó con furia sus implementos de cocina por lo que veía desde sus ventanas y balcones y que era la brutal respuesta de una tiranía en ciernes que afianza su poder.

En Venezuela no hubo agua caída del cielo.
Hubo el agua de potentes chorros y el acre hedor irrespirable de las "bombas de las buenas", que el propio Hugo Chávez azuza a la policía que lance contra los que ejercen sus derechos.

Sin embargo, los dictadores de Cuba y Venezuela deberían estar alertas, deberían saber que los sonidos del pueblo pueden crecer hasta cubrirlo todo.

 


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com