cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 27-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Venezuela y el juego electoral
13-04-2009, Carlos Rodríguez Duarte

Cubamatinal/ La historia de Venezuela posteriormente a la época colonial, está plagada de experiencias de gobierno impuestas por la fuerza de las armas, lo cual hundió al País en una ignorancia política y económica gigantesca, adobada por la mansedumbre tolerante de una población que se acostumbró a recibir lo existente con muy escasas manifestaciones de disidencia y rechazo, por lo que las masas fueron manipuladas por obra y gracia de la educación e intenciones del dictador de turno. Todo el mundo se acostumbró a mirar, callar y adaptar la situación de ciudadanos puntuales para conseguir el mejor medio de vida que se les ofrecía. Los escasos brotes de desobediencia fueron cruelmente recibidos y la aplastante violencia gobernante los hundió en el silencio.

Sin embargo hubo gérmenes de lucha política que fueron crecieron en la clandestinidad nacional, y, en ocasiones extranjera. De esa manera el ante-penúltimo dictador del País (General Juan Vicente Gómez) logró alargar de manera impresionante su dictadura, sostenida por las armas y el pensamiento de cierta clase intelectual Venezolana que se prestó, sin dignidad ni vergüenza, a servir al Jefe, buscando el disfrute de posiciones destacadas en todas las áreas sociales, pero sufriendo los, para ese entonces inocuos, brotes de rebeldía, que en su mayoría fueron aplastados por la prisión y la muerte de algunos dirigentes.

El penúltimo dictador (General Marcos Pérez Jiménez), intentó seguir esta línea, con dos diferencias fundamentales: desarrolló un inusitado interés en impulsar el desarrollo de “una patria nueva”, tratando de cambiar los patrones campesinos y cuartelarios para lograr un País desarrollado, usando como palanca fundamental los grandiosos ingresos petroleros; y, por otra parte, no pudo impedir que el desarrollo Universitario de la población, por él estimulado, se aglutinara en organizaciones cívicas que se opusieron al sistema impuesto por el dictador. Hubo prisiones, exilio y muerte de muchos de los oponentes; pero, una marea de juventud despertó y manifestó, sin lugar a dudas su férrea decisión de terminar con la dictadura.

Ante esta situación, y absolutamente convencido de las bondades de su gobierno, se arriesgó a solicitar aprobación popular de su mandato por medio de un Referendo. La sorpresa fue mayúscula, cuando los resultados demostraron que la población lo reprobaba; y, entonces surge el mecanismo de JUEGO ELECTORAL de los gobernantes canallas, los cuales ante la derrota falsean los resultados y reafirman su posición de dictadores, arropados entonces por una falsa aprobación electoral popular. Sin embargo, las fuerzas vivas de la nación, organizadas en dos frentes democráticos (partidos políticos y masas estudiantiles) no cedieron a esta farsa, se alzaron en la premisa de lograr una verdadera democracia creada y sostenida con una elección popular. Esta posición creó las condiciones que hicieron posible la huída del dictador, dejando el País en condiciones de crear una Democracia que se basara en un juego electoral decente y representativo del sentir popular; y, que a su vez trabajara bajo normas de decencia y respeto a la dignidad humana en la construcción del gran País que Venezuela solicitaba.

Fue en 1958, cuando el juego electoral limpio llevó al poder a un gobierno de coalición que ejerció democráticamente con varios actos de votación popular que colocaron en el poder a los dos partidos mayoritarios que desarrollaron un nuevo sistema de País con separación de poderes, libertades públicas y desarrollo de la educación, salud y bienestar del País. No faltaron los intentos de los comunistas trasnochados de destruir lo conseguido en las urnas con las armas, la intimidación y la muerte; todos fracasaron y se replegaron para planear la forma de terminar con el juego electoral funcionante y transparente de alguna manera. Adicionalmente, los partidos democráticos se agotaron, abusando del poder con corrupción y trampas que provocaron descontento en la población; lo que logró el estímulo a otras alternativas entre las cuales se manifiesta el 04 de Febrero de 1992 cuando el último dictador de Venezuela (Tcel. Hugo Chávez Frías) intenta apoderarse del poder por la fuerza de las armas, provocando el desorden y la muerte de varios ciudadanos. El fracaso de su intento lo llevó a prisión de donde fue sobreseído por el hombre político que ha hecho mayor daño a la nación Venezolana moderna, vale decir el Dr. Rafael Caldera Rodríguez.

En 1999, el Golpista farsante es elegido en votación popular con una abstención de más del 35% Presidente de la República. En ese momento entra triunfante en el JUEGO ELECTORAL. Arropado por la elección popular comienza a atar los hilos de la implantación de un gobierno basado en la atrasada y fracasada doctrina del Socialismo. Allí vemos como se desmembra a PDVSA, se invaden propiedades agrícolas en plena producción, se redacta una Constitución a su manera, la cual no será respetada por el mismo, se modifica el poder Judicial; en fin, se coloca al País patas arriba, creando la locura con otros hechos y las clásicas amenazas socialistas.

Se produce la concentración del rechazo popular, y una marcha hacia el Palacio de Miraflores es atacada por francotiradores produciendo 19 muertos el 11-3-2002. El sátrapa convoca a las fuerzas armadas a masacrar a los oligarcas alzados, y como producto de la desobediencia y el agravamiento de la situación, renuncia a la Jefatura de la Nación, y es trasladado fuera de los límites del Palacio. Cual ejercicio de arte de magia, los eruditos de los partidos políticos ya gastados, los comerciantes agazapados hasta entonces buscando el mejor bocado de la presa, los llamados ni-ni, que yo llamo si-si, los jerarcas de los medios de comunicación; y, hasta altos representantes de los poderes religiosos entran en el JUEGO ELECTORAL. Se forma un gobiernito de urgencia, que en 24 horas logra que los militares restituyan al Dictador en su puesto. El pase de factura a los actuantes de esta situación ha seguido hasta hoy mismo en que tenemos la condena máxima para algunos actuantes de las fuerzas del orden, después de haber librado a los responsables del ataque mortal.

Este hecho estimula al Dictador a consolidar el JUEGO ELECTORAL (arropado por su elección y retorno), se encuentra en situación de acelerar las transformaciones del programa iniciado hacía ya muchos años en la clandestinidad. Prepara los mecanismos para trampear cualquier proceso eleccionario que se atraviese en su marcha devastadora, llámense referendos, diferentes elecciones y cualquier otro intento. No puede abandonar el JUEGO ELECTORAL y garantizar así la culminación de su proyecto.

Mientras tanto se anulan las fuerzas opositoras por la presencia de políticos desgastados y anencefálicos, colaboracionistas empresarios y representantes de las fuerzas vivas que disfrutan del beneficio económico y social, una masa inerme de si-si, y del lumpen social, que corrompen e interrumpen el presente y futuro de un bello e imponente País.

Todas estas clases nombrados estimulan el JUEGO ELECTORAL, sin darse cuenta de que están afilando cuchillo para su pescuezo a corto mediano y largo plazo. Me dicen que hay que votar, y yo respondo: el día que mi voto sea contabilizado en su originalidad y no pisoteado por unos esbirros canallas. Mientras tanto no hay que esperar “a ver qué pasa”, eso lo sabemos; la destrucción del País, siguiendo el ejemplo de la URSS, Cuba y Corea, donde sólo se cultiva la miseria, el infra desarrollo y la humillación de la especie humana viviente en esos Países.

 


• Médico Cubano-Venezolano residente en Madrid. Abril 12 de 2009.
Email: carlosr.duarte@telefonica.net

 


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com