cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 23-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
DISCRIMINACION Y REPRESION BAJO EL TOTALITARISMO
19-10-2008, Pedro Corzo

Los flagelos de la discriminación y la represión están presentes en toda sociedad. No importan el nivel de desarrollo económico ni la solidez del estado de derecho. El individuo y la comunidad siempre están sujetos a ser objeto del abuso de los poderes públicos y privados, pero bajo las condiciones excepcionales que priman en un estado totalitario ambos conceptos se manifiestan en toda su dimensión, al extremo que tienden a confundirse y perder sus respectivas connotaciones.

La discriminación y la represión que aborda este trabajo, no es la individual, la que una entidad no gubernamental, natural o jurídica, aplica contra otros individuos, sino la oficial, la que un estado instituye contra la persona y la comunidad, para impedir el libre curso de las opiniones y en consecuencia el disentimiento u oposición.

El ciudadano cubano padece todo tipo de opresión y sería valido suponer que cuando el individuo decide abandonar el país ésta termine, pero en Cuba no es así. El gobierno considera traidor a todos los que deciden asumir su propio destino y romper con la tutela oficial, por eso el futuro expatriado tiene que expiar la culpa padeciendo todo tipo de vejamen.

La expulsión de centros de estudios o laborales. La entrega de todo tipo de bienes y la espera de un permiso de salida, convierten en agonía el arribo de un futuro incierto. El proceso es lento. La vida se hace más precaria y pendiente de la voluntad de un funcionario o de un vecino mal intencionado.

La partida es traumática. Dura. Dejación de pasado y las esperanzas. Desarraigo. Tocar el fondo de la existencia e iniciar un periodo en deriva que por siempre se ignorará cuando concluye, aunque se tiene la casi certeza de que las palmas esperarán toda una eternidad. Iniciar una nueva vida, prepararse para nuevos retos y asumir otra vez la responsabilidad de la propia existencia. El país queda atrás. Está en la memoria, en los sentimientos y por eso cada quien actúa de acuerdo a sus convicciones y querencia. La tierra dejada se quiere y se lleva a cuesta, al igual que su gente.

Un día quieres visitar a los tuyos, hacer realidad los regalos de los sueños. Vives en libertad y en el disfrute de tus derechos, y una fecha cualquiera decide regresar sobre lo andado para chocar con el pasado. El nuevo pasaporte es costoso. El boleto para viajar supera los planes y el humillante permiso para entrar al país es también de un valor que hace vacilar el presupuesto. Pero eso no es todo, es muy probable que venga la represión como carga de machete.

Eso depende de cual ha sido tu conducta en el exterior.

Discreción, silencio, olvido del pasado y ceguera total ante el presente pueden ser considerados factores positivos para que el poder reconozca tus derechos; pero escritos, manifestaciones, protestas, cuestionamientos a la dictadura o sus asociados, es la espada que hace trizas pasaje, pasaporte y regalos. La garra del totalitarismo hace sentir su ponzoña.

Para muchos exiliados es muy difícil librarse de la presión que generan las autoridades cubanas. La protección consular que debe dar todo país a sus nacionales en el extranjero esta supeditada a la posición política. Los derechos siguen conculcados. No importa que se esté fuera de la patria, se constata una vez más que en la isla solo cuenta la voluntad de los que gobiernan. La realidad es cruel pero no se puede ignorar. El totalitarismo insular sigue cercenando derechos y oportunidades, sin importar fronteras.

Hay que admitir que el régimen es consecuente y parte de su compromiso es hacer sentir fragilidad e indefensión ante su poderío. Para lograrlo invierte cuantiosos recursos en una eficiente burocracia y en una clientela política que se presta a todas sus maniobras. Son sus reglas. La discriminación trasciende las fronteras del país de origen y el patrón de todo y todos no ha olvidado el pecado original en que se incurrió. El traidor, el apátrida, lo seguirá siendo por siempre salvo que tenga la disposición de aceptar que los derechos naturales son privilegios que otorgan los que gobiernan.

Como contraparte una columna vertebral flexible y una moral nutrida en la mentira, permite disfrutar de ciertas oportunidades. El silencio cómplice es bien retribuido. Viajes, atenciones y permisos especiales y hasta la posibilidad de convertirse en socio empresarial del régimen si hay disposición a seguir mudo y ciego ante la realidad.

La militancia, la critica al exilio y sus actos pueden transformar en héroe oficial el antiguo “traidor”. Un colaborador siempre listo para acusar, denigrar y entorpecer la labor de aquellos que están a favor de la democracia en Cuba, sin que importe la nacionalidad del defensor.

Tampoco se puede olvidar a los agentes. Individuos entrenados para espiar, organizar campañas y neutralizar enemigos. Esos, juntos a los funcionarios de las sedes diplomáticas, son los mas peligrosos porque establecen contactos con personas y agrupaciones que tienen aproximaciones ideológicas o de cualquier tipo con el régimen cubano.

Entre comerciantes sin escrúpulos, mercenarios políticos, agentes y tontos útiles se sustenta la represión extraterritorial que tienen su mejor aliado en organizaciones nacionales que reciben cuantiosos fondos para montar campañas favorables al gobierno de La Habana y de descrédito a quienes lo rechazan. Los partidarios de estas agrupaciones pueden actuar en su momento como genuinos miembros de Brigadas de Respuesta Rápida en el exterior.

Pero quizás la discriminación más real, directa y oprobiosa la padece el cubano que al fin viaja a la isla y que por el número de individuos que afecta no puede obviarse. En el aeropuerto se ejerce una presión real sobre el viajero. Se habla mas bajo, no se protesta por las arbitrariedades sufridas. Se está a expensas del cambio de humor de los agentes de viaje, el temor a la cancelación de la partida hace presa de la mente de todos.

Y en Cuba. La aduana. Las confiscaciones. El miedo a una fotografía, una conversación o una militancia olvidada. Una amistad “peligrosa”, cualquier suceso no grato a las autoridades puede determinar ser conducido a un cuartelillo de la seguridad, ser arrestado y en el mejor de los casos deportado. Esa es Cuba, donde siempre el ciudadano está en peligro.

Pedro Corzo/ octubre 08


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com