cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 23-05-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
¡Perro huevero aunque le quemen el hocico!
12-04-2008, Miguel A. García Puñales

Tal refrán es reafirmado por las noticias del viernes de Granma. A estas alturas del juego y cuando el gobierno de Raúl Castro se ve obligado a derogar un grupo de absurdas prohibiciones, aparece el libelo de la “abuelita” con la pretensión de profundizar en la más absurda de las prohibiciones: PROHIBIDO PENSAR

De qué forma si no puede entenderse un “razonamiento” como el siguiente:

“…muchas de las restricciones se impusieron para evitar las desigualdades producidas por la crisis económica derivada de la caída de sus aliados comunistas de Europa del Este y un endurecimiento de las sanciones de Estados Unidos obsesionada en lograr un cambio de sistema en Cuba…”

Parece que el articulista de Granma es malo, ¡pero muy malo! en el uso de la tabla cronológica, debiera rematricular el séptimo grado de la enseñanza media -¿O lo aprobó en medio de la ola promocionista de los ciento por ciento de promoción?- a ver si se entera que:

1. El “período especial” comenzó en 1991 y los planes para la “opción cero” -que de hecho fueron aplicados a partir de esa fecha- se concibieron desde 1986 en pleno delirio demencial del poder totalitario cuando profundizó la “estrategia” de “la guerra de todo el pueblo” diseñada en 1980 al arribar Ronald Reagan a la presidencia de los Estados Unidos.
Para esas fechas el financiamiento de la URSS al gobierno cubano acumulaba cantidades –descontando el factor inflación de la moneda- superior a las de la totalidad del Plan Marshall que permitió a Europa occidental reconstruir su economía de post guerra.

2. Las limitaciones de ventas de aperos de labranza a los agricultores privados – no digamos ya de maquinaria agrícola moderna- datan de 1960, por supuesto una fecha bien lejana del inicio del “período especial” que según el libelista motivó las medidas para evitar “desigualdades”

3. El acceso de los cubanos a los medios de comunicación y procesamiento de datos ha sido una constante desde 1959, por ejemplo; a pesar de que contábamos para esa fecha con lo último en tecnología telefónica, desde el mismo año del arribo del gobierno totalitario al poder obtener una línea telefónica para uso privado, pasó a ser un lujo solo asequible a determinadas categorías de funcionarios o miembros del aparato represivo y por supuesto a cualquier extranjero que fijara residencia en el país, teniendo en cuenta que estos últimos o eran diplomáticos o miembros de algunas de las muchas organizaciones –terroristas incluidas- que mantenían alianzas con el gobierno de la isla. Que la adquisición de una simple máquina de escribir –mecánica, no digamos ya eléctrica- estuvo siempre limitada a determinadas categorías profesionales –periodistas estatales, escritores miembros de la UNEAC y poco más- y que la totalidad de las máquinas de escribir que se comercializaban –incluidas las destinadas a instituciones estatales- eran registradas cual si de un arma de fuego se tratara, con la grabación impresa de los tipos de cada letra según tipo de máquina y número de registro. Un miembro de nuestra Redacción participó a mediados de los años 80 en un seminario del Instituto de Medicina Legal donde dos especialistas de contrainteligencia del Ministerio del Interior expusieron como “novedad” un programa informático de control automatizado de los tipos de escritura de todas las máquinas censadas del país.

4. El acceso de los cubanos a las instalaciones turísticas y de hoteles, exceptuando un breve espacio de tiempo a inicios de los años sesenta con la creación del INIT –Instituto Nacional de la Industria Turística- y la promoción del turismo nacional, sufrió primero restricciones y poco después bloqueos totales al acceso de nacionales. Ejemplifiquemos:

• Ya en los años sesenta era muy común que muchas parejas de recién casados evitaran reservar para su luna de miel en los mejores hoteles de La Habana, pues eran advertidos al momento de su reservación que de presentarse sin previo aviso una “delegación extranjera” tendrían que desalojar la habitación que ocupaban. El hotel Habana Libre, por ejemplo era uno de los que más frecuentemente aplicaba esta política discriminatoria contra los nacionales cubanos, haciendo honor al nuevo tipo de “libertad” que nos impusieron.

• A mediados de los años setenta con la creación de la empresa “Hoteles de Lujo” se diseñaron los planes para convertir las principales instalaciones turísticas del país en destino exclusivo del turismo extranjero, en una época en que aún el acceso a las instalaciones se efectuaba mediante pago en moneda nacional. Algo alejado en el tiempo del inicio del “período especial” ¿o no? En eso copiaban el sistema soviético y de todo el “campo socialista” que desde muchos años atrás aplicaba tal política discriminatoria a los nacionales.

• Muchas instalaciones, desde que fueron construidas o remodeladas, estuvieron destinadas al disfrute exclusivo de la élite gubernamental o los visitantes extranjeros, léase cotos de caza, marinas, casas de descanso, playas exclusivas e incluso ciertas zonas de buceo y pesca submarina. Que por cierto no han sido incluidas en el “plan de liberalización”.


• Existen tramos de costa -con playa- que son de hecho propiedad privada incorporada a residencias de altos personeros del régimen o de alabarderos extranjeros que residen en Cuba y existen proyectos inmobiliarios en selectas zonas de la capital y otras partes del país que incorporan tramos de costa “exclusivos” para los felices compradores de los condominios.

• El acceso a tiendas en divisas si bien es cierto que se generalizó con la “legalización” del dólar, es absolutamente falso que fuera un hecho derivado exclusivamente del período especial. Las desigualdades ya existían desde la década de los sesenta con la creación de las primeras “diplotiendas” para extranjeros ¡Y personeros privilegiados del régimen! Así como los economatos y centros turísticos especializados para oficiales de las FAR y el MININT. También importado sistema de las “buenas prácticas comerciales” soviéticas, ¿O alguien que conociera el antaño “campo socialista” es capaz de olvidar las diplotiendas “Beriosha”?


Tal pareciera que el libelista Orlando Oramas León - ¿Será pariente de otra Oramas, también periodista… huuum?, cuando dice:


“…Creo que en este sentido estamos en el camino de vuelta, entiéndase en el de abrir nuestras potencialidades para sentar las bases e impulsar la construcción del socialismo, expresión superior hacia la satisfacción creciente de las necesidades espirituales y materiales de la sociedad…”


Que el tal periodista no ha salido aún de los manualitos de “construcción del partido” es evidente, ¿De qué potencialidades, de que construcción y de qué socialismo está hablando? ¡Hey!, despierta memo; una cosa es que un régimen totalitario demuestre capacidad sin límites para mantenerse en el poder y su pueblo una capacidad también sin límites para soportarlo -aunque no tanto como la capacidad de algunos periodistas de rendirle tributo al poder- y otra bien diferente que a estas alturas un régimen comunista totalitario sin ambages se siga llamando a sí mismo socialista con el ánimo de confundir a los muchos millones de tontos útiles que están dispuestos a creer en el exterior que en Cuba existe una especie de gobierno socialdemócrata en evolución hacia la democracia.

En términos económicos hablando el actual nivel de reformas no es nada, es menos que cero si en un breve plazo de tiempo el poder adquisitivo del peso cubano no se multiplica ¡como mínimo! por diez y aún estaría por debajo de muchos países del entorno, dada la miseria y necesidades acumuladas de la población cubana.

Aún cumpliéndose esa premisa, nada se ha hablado - ni se hablará con el actual régimen- de devolver a los cubanos sus derechos fundamentales. Comenzaré a creerlo el día que salgan de las cárceles con una amnistía total todos los presos de conciencia, que se permita la total libertad de expresión en la isla - incluida la libertad de crear medios independientes de prensa- que se legalicen los partidos de oposición y que una réplica como esta sea publicada en Granma. Hasta tanto asistiremos al espectáculo de una dictadura que se rediseña para mantenerse en el poder durante otro medio siglo.


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com