cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 24-05-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
SUCESIÓN
04-03-2008, Carlos Rodríguez Duarte

En Mayo de 2007, me permití escribir un artículo sobre el tema del destino del gobierno cubano a partir de la desaparición física del tirano moribundo. Ahí expresé mi falta de acuerdo con tantos expertos y críticos tanto “cubanólogos” como foráneos que han fantaseado hasta el cansancio soñando la posibilidad de desarrollo en Cuba de una transición del aborrecible sistema comunista a una democracia pluralista y respetuosa de los derechos humanos, tan pronto se termine de hacer realidad la muerte tan deseada del tirano. En esa ocasión expuse mis argumentos para pensar que este pensamiento es un cuento de hadas.

Hoy, a varios días del esperpento burlesco que en Cuba se llaman elecciones, ya sabemos todos que no hay nada más lejano a esa posibilidad; y, que la “elección” de Raúl Castro en la presidencia y la ratificación de representantes de una Cuba rígida, arcaica, cruel y asesina en el gobierno me están dando la razón. En Cuba no hay ni habrá transición, se trata de perpetuar de manera indiscriminada y forzosa los medios destructivos que han transformado a Cuba en un recipiente de ciudadanos con la subjetividad secuestrada, acomodados a todo tipo de atropellos y limitaciones de vida cotidiana, grotescamente acostumbrados a las miserias y limosnas obtenidas por favores de amigos y familiares locales y del exilio, pero viviendo en una tranquilidad que trasmite el sistema de falta de vaivenes que pudieran entrañar algún tipo de riesgo, aunque con ello se logre solamente una migaja de alimento escaso y precario, la muda de ropa raída, el techo semidestruido, el camión o la bicicleta para el transporte, y el empleo subpagado.

La situación se complica por la circunstancia de que esa manada de corderos amaestrados, está en este momento dirigida por la clase militar privilegiada, que recibe todos los beneficios de una sociedad putrefacta y servil, y que le permite seguir llenando sus arcas, además del ejercicio del poder absoluto que su posición entraña. Esto es residuo de la debacle comunista que pude personalmente comprobar en la Unión Soviética en 1984, donde después de recorrer 2000 Km de bosques, soledad, miseria y olor a rancio, se me atravesó en la vía un Restaurante de lujo, que resultó ser el comedor de una dacha existente en ese sitio a unos 100 Km de Moscú, para uso y disfrute de los gobernantes de turno.

Pero no es eso solamente, el pobre pueblo cubano se encuentra tironeado por más fuerzas centrípetas que tienden a terminar de despedazarlo. No perdamos de vista las actividades de grupos disidentes que durante largos lapsos han puesto su grano de arena para dividir, confundir y babosear la realidad, protegidos por el manto hipócrita del amor a Cuba y su interés de lograr una Cuba libre y democrática; donde, desde luego estará vigente su presencia y su aprovechamiento personal de las situaciones que se presenten. Por supuesto ya se ven en disfrute de sus propiedades anteriores las cuales seguramente remozarán, promoviendo sus inversiones y negocios de todo tipo al antiguo estilo de la era pre Castro. Algunos tienen ya asegurada su candidatura a los diferentes cargos políticos que la nueva estructura de poder y gobierno pondrá a su alcance. Son muchos los que perderán su modus vivendi actual de disidentes que les permite vivir en la comodidad, señalando que han vivido todos estos años con Cuba a los hombros, cuando la realidad es que ha sido Cuba quien ha cargado con todos ellos. Se incluye en esta clase aquellos que recientemente han ingresado con currículo de disidentes, luchadores, presos políticos, víctimas del terrorismo de estado cubano. Todos ellos participarían del festín de la repartición de la tarta Cubana.

No importa las figuras que hayan sido creadas hasta el momento o las que surjan en el futuro. Nada de eso les será soltado mansamente por los sucesores de Fidel. No hay sucesión, no hay ejemplos a seguir, a los comunistas hay que arrebatarle el poder, juzgar y castigar a los responsables de tanto crimen y maldad; y, sobre estos restos y cenizas crear un nuevo País donde podamos participar todos los que allí nacimos, y que en estos momentos estamos privados del disfrute de nuestra nación.

Existe un tiempo de descanso para aquellos que describieron la transición con lujo de detalles. Ya Fidel existe sólo en papel, pero mientras tanto, Raúl se reúne con el alto mando militar sin ninguna amenaza bélica, solamente es necesario reforzar sus poderes, bloquear intenciones disidentes internas y, sobre todo, poner en práctica todas las medidas represivas que sean oportunas a fin de garantizar la SUCESIÓN.


*Médico Cubano Venezolano residente en Madrid.
Marzo 02 de 2008.
e.mail: mochoa60@yahoo.com


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com