cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 23-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
LA CUARTA PATA.

21-01-2008, Carlos Rodríguez Duarte

Desde 1959, Fidel Castro intentó articular la mesa de la Revolución Comunista, sentando en ella a todos aquellos que se sentían atraídos por el marxismo en toda América, difundiendo así su epopeya de guerra, para continuarla con una buena estela de prisión, muerte, hambre, desasosiego, escasez, ausencia de gozo y disfrute de todos los beneficios otorgados por Dios a nuestro amado continente.

Desde luego todos conocemos el fracaso escandaloso de ese intento que solo se ha mantenido por “ el exceso de juventud y falta de conciencia” confesados por el mismo asesino desde su lecho de muerte, sazonado con las intervenciones militares y asesinas de su entorno, empecinados en ser cada uno de ellos quien descollara con mayor número de destrucción del País, presos, torturas, muertes, desabastecimiento y miserias. Desde el cantor hipócrita hasta el excelso militar, pasando por escritores, despistados unos y colaboracionistas otros, siempre han querido acumular créditos para la mesa. No olvidar aquellos que han actuado con gran beneficio propio desde las trincheras de la disidencia y del exilio, del cual han sacado una muy buena tajada de beneficio propio.

A pesar de todo ello, ya cerca de la muerte, le aparece al asesino una figura adinerada, militarizada, con signos de cretinismo histórico y blandenguería intelectual, el cual está dispuesto a aportar sus granos de arena en la estructuración definitiva de la mesa revolucionaria del continente.

Comienza comprando su amistad y compromiso con el producto del petróleo Venezolano (el cual no le pertenece), y le hace realidad su mejor sueño de toda la vida, permitiéndole la invasión del país a nivel de todas las esferas de seguridad, adoctrinamiento y confusión popular existentes. En este momento se comienza a armar la mesa de la revolución, con dos patas soñadas y maduradas por muchos años en la mente del senil tirano, las cuales son Cuba y Venezuela.

Se necesita añadir otra pata para la mesa de manera rápida y dócil, aunque ésta no aporte mucho de originalidad ni inteligencia; y, como por arte de magia, surge el indígena analfabeto, susurrando loas y haciendo uso de su servilismo racial característico, pero aportando un seudo país que estará siempre listo como el más avispado boy scout. De esta manera Bolivia forma la tercera pata con una ristra de manifestaciones populares de descontento, pero aprovechando los beneficios materiales que sus socios le aportan.

La cuarta pata era necesaria. Busquemos una pata que complemente de manera idónea la vía de construcción económica y militar del movimiento que tenemos que terminar de imponer. Realmente el candidato ideal es Colombia, que es Bolivariano, con gran extensión territorial, que complementa la geografía norteña de la América del Sur, la cual son su petróleo, agricultura, ganadería, montañas y la gigantesca industria de las drogas nos daría un poder inexpugnable desde todos los puntos de vista.

Pero resulta que los políticos vecinos están al servicio de los intereses del Imperio, y no hay forma de poder conseguir que acepten ser la cuarta pata de la mesa de la Revolución Bolivariana y Socialista. En realidad son un hueso duro de roer, salvo por su único lado débil, nos referimos a sus guerrilleros de la FARC y el ELN, con los cuales hemos tenido contactos y consideramos con grandes posibilidades de consolidar un consenso de cara a la luz pública.

Ya tenemos el acuerdo a punto, una liberación de infelices prisioneros de guerra, con la parafernalia que nosotros podemos desencadenar, logrando el apoyo infantil de algunos tontos útiles que pasarán unos días de descanso en nuestros hoteles de 5 estrellas, y comerán y beberán muy bien, sirviendo de telón de fondo a la basura del sainete montado.

Fracaso?, no importa, nuevo intento con final protocolario en la Asamblea Nacional de Venezuela donde nuestros peones validarán el discurso del mequetrefe revolucionario que planteará el reconocimiento de estas bandas de asesinos y traficantes de drogas como integrantes de un movimiento político auténtico y legal.

De esta manera, y con la aprobación de nuestros deudores se establece un nuevo gobierno en el territorio colombiano, que resulta la cuarta pata, con las mejores características económicas y militares posibles. Cubazuela será la sede desde donde se realizarán todas las estrategias de esta mesa revolucionaria que ha logrado superar el escollo de conseguir la cuarta pata.

El que tenga oídos que oiga, y el que tenga ojos que vea.


*Carlos Rodríguez Duarte. Médico Cubano-Venezolano radicado en Madrid.
Enero 20 de 2008. e.mail: mochoa60@yahoo.com

 

 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com