cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 26-05-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
PABLO DE LA TORRIENTE BRAU Y LA REPÚBLICA ESPAÑOLA
02-08-2006, Aguila, Nicolás

“He tenido una idea maravillosa, me voy a España, a la revolución española”, decía Pablo de la Torriente Brau en carta fechada el 6 de agosto de 1936. Se iba a la España republicana “...a ser arrastrado por el gran río de la revolución. A ver un pueblo en lucha... A contemplar incendios y fusilamientos. A estar junto al gran remolino silencioso de la muerte....” Palabras que rezuman aventurerismo por todos los poros, pero también el culto a la muerte propio de la necrofilia revolucionaria.

Como tantos intelectuales de entonces (y de hoy), el cronista cubano de origen puertorriqueño tiende a racionalizar los crímenes cometidos en nombre de la revolución como el precio inevitable a pagar por su avance ascendente. Y aún más, se regodea en el espectáculo macabro de los fusilamientos sumarísimos que estuvieron a la orden del día durante la II República Española, muy desde antes del estallido de la Guerra Civil.

Fue en ese contexto sociopolítico que el estado de derecho y las garantías procesales se degradaron a mínimos con la implantación de un régimen que se encaminaba directo a la sovietización de la sociedad. A tal punto que en no pocas ocasiones bastaba sólo con ser católico o conservador de derechas para terminar siendo acusado de fascista y fusilado sumariamente.

Incluso al destacado narrador cubano, Lino Novás Calvo, de nada le valió ser partidario de la República y estar incorporado al Quinto Regimiento como oficial de enlace. Tras una ridícula acusación pública hecha en un congreso de escritores en la Casa de la Cultura de Madrid, fue condenado en el acto por propaganda enemiga. Milagrosamente pudo librarse del fusilamiento sumario, porque se comprobó a última hora que el acusador lo confundía con otra persona.

Novás Calvo quedó marcado para siempre por la experiencia traumática de ese juicio kafkiano, a lo que se sumaron los demás horrores de un experimento social radicalizado al rojo hasta desembocar en una brutal guerra fratricida que tronchó muchas vidas en flor. Algunas tan valiosas como la del propio Pablo de la Torriente, un ameno narrador y corresponsal de ágil estilo que derrochó su talento “peleando con los milicianos” hasta su último aliento en las trincheras de Majadahonda.

No se trata de condenar taxativamente al malogrado escritor convertido en comisario, que en definitiva fue hijo de su tiempo y no sobrevivió a la guerra para poder reflexionar sobre sus excesos sanguinarios. Lo que interesa aquí es desmentir la creencia en la justeza e inevitabilidad del terror revolucionario, ese doble rasero que ha llevado a tanto intelectual a apoyar a algunos de los peores regímenes de la historia contemporánea. Y muy especialmente al régimen castrista.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com