cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 27-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
La Cuadratura del Círculo
(Segunda parte)

05-01-2008, Pedro Corzo

Gobernar no es lo mismo que estar en la oposición. El gobierno, dicen los entendidos, genera una serie de compromisos y obligaciones que a veces confrontan y vencen ideas y concepciones que el gobernante pudo haber promovido antes de arribar al poder.

Es evidente que regir no es igual a estar en la oposición. Los errores de los que detentan el poder suelen ser mas nocivos que los que cometen los que aspiran a alcanzarlo y el contexto en el que actúa un gobernante puede ser muy diferente al que suponía.

Aparentemente este ha sido el caso del presidente Álvaro Uribe. Arribó a la primera magistratura de su país con el firme compromiso de acabar con los terroristas, incluyendo la FARC. Mientras estuvo en la oposición se opuso a conceder nuevas zonas de distensión a los irregulares, sin embargo siendo presidente electo expreso en una conferencia de prensa a corresponsales extranjeros que estaba gestionando un encuentro con el secretario general de Naciones Unidas, Koffi Annan, para que una Comisión del organismo internacional promoviera un dialogo con los grupos armados. Agregó que el tema había sido tratado con mandatarios de América y Europa.

En el gobierno Álvaro Uribe, decidió entablar negociaciones riesgosas y muy criticadas con las Autodefensas Unidas de Colombia o paramilitares. El mandatario estaba conciente de que en su campaña electoral había enfatizado la necesidad de fortalecer al Estado y el cumplimiento de la ley y que para lograrlo estaba comprometido en derrotar a los grupos insurgentes a través de una combinación de fuerza militar y política. No tenia dudas que la neutralización de los paramilitares dejaría a las guerrillas como facciones extremistas que tienen como fundamento la lucha armada y la practica del terrorismo.

El éxito del mandatario en sus esfuerzos por llegar a un entendimiento con los AUC no ha sido absoluto pero si satisfactorio en la apreciación de numerosos analistas.

Durante la campaña por un segundo mandato su sentido de la realidad se hizo presente de nuevo cuando manifestó “No niego la posibilidad de que en algún momento entremos en diálogo con las FARC…… Este gobierno ha permitido que procedan los facilitadores (de paz). Todo aquél que ha querido ser facilitador, el gobierno lo ha autorizado, como el gobierno aceptó la propuesta de Francia, España y Suiza". Aclaró que su programa de mano fuerte con la guerrilla "es un camino para la seguridad y la paz……es un mensaje en el sentido de que aquellos que quieran persistir en la violencia continuarán siendo enfrentados con todo el rigor del Estado, y es un mensaje para aquellos que quieran hacer la paz, en el sentido de que serán plenamente protegidos por la misma seguridad democrática".

A pesar de su discurso duro y de auspiciar una política de cero concesiones decidió reiniciar las interrumpidas conversaciones que desde hacia varios años sostenían en La Habana los subversivos y terroristas del Ejercito de Liberación Nacional, ELN, con el gobierno de Andrés Pastrana

En septiembre de 2005 en un acto de graduación de oficiales en la Escuela de Policía General Santander, Uribe, expresó: “estar dispuesto a deponer sus convicciones personales en aras de la paz y aceptar la negociación de una solución definitiva del conflicto”, agregó “Si se avanza en un proceso hacia la paz con el ELN, si se acepta pactar un cese de hostilidades con todas las garantías para hacer la paz, si se le da una señal de paz creíble al pueblo colombiano, yo no tengo inconveniente en ceder ese punto”.

En diciembre de ese mismo año los gobiernos de Francia, España y Suiza proponen al gobierno colombiano y a las FARC un área desmilitarizada en una zona rural del suroeste del país. Uribe acepta esta iniciativa a pesar de que había reiterado que no cometería los errores de sus predecesores, pero la propuesta es rechazada por la guerrilla. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia respondieron “que no negociarán la paz mientras Uribe sea presidente”.

El 2 de agosto del 2007 el presidente Uribe reiteró que. "el gobierno está dispuesto a liberar guerrilleros si [éstos] liberan secuestrados" y con la "condición de que no se reincorporen al asesinato ni al secuestro". "Si las FARC liberan a los secuestrados con la participación de la comunidad internacional, el gobierno acepta una zona de encuentro para pactar la paz en 90 días con las FARC". Durante su exposición reafirmó que no habría una zona de despeje de 800 kilómetros cuadrados para negociar allí un canje de 500 terroristas prisioneros presos por 45 rehenes de la FARC.

Sin embargo semanas mas tarde el mandatario anuncia su disposición a crear una “zona de encuentro” para concretar un acuerdo humanitario con la FARC que conduzca a la puesta en libertad de los rehenes, también dispuso la creación de un fondo de 100 millones de dólares para pagar recompensas a insurgentes que liberen rehenes. El mandatario dijo que su iniciativa respondía a una propuesta formal de la Iglesia Católica y de la Comisión Nacional de Conciliación.

El “realismo” de Uribe rindió frutos. El partido opositor “Polo Democrático,” de tendencia socialista, saludó la decisión del mandatario de permitir una zona de encuentro y el senador Carlos Gaviria, presidente de la agrupación, manifestó por medio de un comunicado que esperaba una respuesta positiva de la FARC. La propuesta fue rechazada por los subversivos que demandaban la desmilitarización de dos municipios del Valle del Cauca, algo similar a lo que disfrutaron en San Vicente del Caguán.

 

Rodrigo Granda, el dirigente guerrillero más importante detenido en Colombia y que había sido apresado en Venezuela en un confuso incidente que puso en rojo las relaciones entre los dos países, fue liberado por Alvaro Uribe como un esfuerzo para lograr la liberación de los secuestrados por las FARC. Uribe, en alocución por radio y televisión, y en presencia del cuerpo diplomático, precisó que había hablado cuatro veces por teléfono con Nicolás
Sarkozy, presidente de Francia, y que éste le había ofrecido su respaldo en la búsqueda de un acuerdo con las FARC.

El mandatario colombiano excarceló a Rodrigo Granda a pesar de una orden de captura emitida por el gobierno de Paraguay por el secuestro y asesinato de Cecilia Cubas, la hija del ex presidente Raúl Cubas, reafirmando que su primer compromiso es construir una sociedad en paz en su país. El presidente Nicanor Duarte preciso a los periodistas: “Granda está procesado por los delitos de secuestro, asesinato y asociación ilícita para delinquir. Entonces, cuando quede libre la fiscalía impulsará un pedido a Interpol para su captura con fines de extradición”.

Por otra parte hay informaciones de que Granda en el momento de su captura estaba gestionando un acercamiento entre las FARC y el gobierno de Francia con el propósito de reestablecer relaciones entre el grupo armado y tres países europeos (España, Francia y Suiza) que mediaban por la liberación de Íngrid Betancourt y otros secuestrados, y que esta mediación no contaba con el consentimiento del gobierno colombiano.

En una sorpresiva declaración a periodistas en la puerta de la sede de la Conferencia Episcopal Colombiana en Bogotá, Granda después de ser liberado manifestó que Sarkozy "es un hombre que representa la derecha en Francia y desde luego eso significa que ni las FARC ni Granda somos ni terroristas, ni narcotraficantes, ni delincuentes comunes", en alusión a la condición de organización terrorista que la Unión Europea le adjudica a las FARC. Agregó "Francia puede estar tranquila que están aportando mucho en cuanto a una solución política y dialogada en el país"….."Estamos dispuestos a buscar una salida política negociada y a entrar y agilizar, si el gobierno despeja (militarmente las poblaciones de) Florida y Pradera (suroeste), la cuestión del intercambio humanitario de prisioneros en poder de las partes", dijo al respecto…..Finalmente Granda afirmó que él no ha solicitado ser indultado por el gobierno de Uribe, pero indicó que "yo siempre he luchado por la paz de este país (...) y nadie puede equivocarse que seguiré en ese trabajo". *

En otro gesto unilateral que sin dudas reafirma su compromiso de buscar la paz el jefe de estado colombiano decidió la excarcelación de 193 guerrilleros previa la firma de un documento que les comprometía a no volver a delinquir. El presidente de Colombia aseguró que esperaba que los guerrilleros de las FARC presos por delitos no atroces que iban a ser liberados se convirtieran en “gestores de paz” para terminar el conflicto armado. Paralela a esta declaración el mandatario defendió las razones por las cuales propondría al Congreso un proyecto de ley que beneficiaría con la excarcelación a legisladores y políticos investigados bajo la acusación de
tener vínculos con los grupos paramilitares.

Uribe, en alocución por radio y televisión, con presencia del cuerpo diplomático, dijo que liberaría a guerrilleros de las FARC, a cambio de que ese grupo dejara en libertad a los 56 políticos, policías, soldados y estadounidenses de los cientos que tiene secuestrados. En su denodado esfuerzo por cuadrar el circulo, el mandatario colombiano hacia concesiones en la confianza de que los terroristas respondieran con igual generosidad.

 

 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com