cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 24-05-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
EL DESCARRILAMIENTO DE CHÁVEZ.
08-12-2007, Carlos Rodríguez Duarte

En 1998 ganó las únicas elecciones sin fraude, con mayoría, aunque con una abstención de cerca del 40%. En aquel momento fue electo para sustituir democráticamente a un sistema de gobierno corrupto y desprestigiado, con la esperanza de muchos de que sería el enviado divino que usando el realismo mágico hispano americano, arreglaría todos nuestros problemas, y todos terminaríamos felices y comiendo perdices.

Pero resultó que esos no eran precisamente sus planes, sino que por el contrario su programa era desestabilizar la democracia, cambiar las reglas del juego, establecer una asociación profunda con el desastre comunista cubano, incendiar el continente y catapultar una ristra de gobernantes de la región que, en una dependencia económica aprovechada, que terminaría en una asociación dirigida por su ego y que tendría como objetivo único y final la destrucción del Imperio de los Estados Unidos de Norteamérica.

Para poder alcanzar a corto plazo esos objetivos planteó jugadas electorales consecutivas, necesarias para consolidar la victoria final. En ese camino ha obtenido éxito en encontronazos electorales de diferente marca, siempre con el mismo porcentaje de abstención, y aplicando mecanismos fraudulentos, manejables de manera grotesca, por factores asociados de Venezolanos aduladores y aprovechadores, equipos técnicos miserables, y la colaboración de una Empresa Española de informática que articuló los mecanismos necesarios para poder contabilizar un voto que expresaba exactamente el sentido contrario del que lo sufragó.

Patria, Socialismo ó Muerte fue su loca consigna, arrasando todo lo que se presentara, y que pudiera significar, aún superficialmente, la oposición a sus caprichos y deseos de lograr los fines de una sola nación Americana que estaría, lógicamente inspirada, dirigida y gobernada por su persona como si se tratara de una propiedad concedida por los Dioses con la aprobación del Libertador Simón Bolívar y la dirección técnica del dictador cubano y su cohorte de canallas y asesinos.

Nacionalizó los teléfonos y la electricidad, invadió las fincas en estado de producción, destruyó las cadenas de distribución de alimentos, sustituyéndolas por una empresa miserable y contaminante, cerró una cadena importante de radio y televisión, devaluó la moneda teniendo la necesidad de reducir su valor físico, invadió los medios de educación cambiando los baremos a todos los niveles, destruyó los servicios médicos y humilló a los médicos venezolanos sustituyéndolos por paramédicos cubanos mono-recetantes, cambió el sistema de atención médica primaria por una pantomima que era en realidad centros de informática ilegal en comunicación directa y constante con Cuba, se apoderó de la Asamblea Nacional, los poderes Judicial, Popular y Electoral, derrochó cantidades enormes de dinero en misiones programadas para tener cogidos por el cuello a los ciudadanos de clases sociales bajas sin ningún rendimiento apropiado, propició la invasión cubana en el País a nivel informático y de seguridad personal, ciudadana y militar.

Así se transformó en la única mente y voz del País, organizó gobiernos en Bolivia y Ecuador, desarrolló una política exterior deleznable, provocando incidentes por su expresión soez y grosera en contra de los que consideraba sus enemigos, transformándose en noticia permanente por su estilo patán y su payasería. En fin capeó por su respeto sin siquiera tener en cuenta las advertencias de los conocedores de la dinámica política, sobre todo socialista, los cuales le llamaron la atención de la falta de una plataforma programática entramada ausente de tanto personalismo y acción directa.

En estas condiciones decide eliminar todas las cortinas que pudieran existir y lanzar de una vez por todas una reforma constitucional que le permitiera ser gobernante de manera indefinida, que acabara definitivamente con la propiedad privada, que despojara al Banco Central de sus actividades, que reformara las estructuras de poder a todos los niveles, destruyendo al estilo cubano la diversidad de oponentes, en fin, que se implantara en Venezuela una copia del sistema cubano, contando para ello con su apoyo y con una renta petrolera multimillonaria que los llevaría al éxito indiscutible, siempre con él como el líder absoluto e irreplicable de toda la trama político administrativa de Venezuela y de Hispano-América.

Aquí le saltó la liebre, y, con la misma abstención de siempre, perdió la consulta por la reforma. Los estudiantes desmarcados de dirigentes políticos obsoletos y corrompidos, emprendieron la conquista del pueblo que en este momento sufre de ausencia de los más elementales nutrientes como leche, huevos, pollo, carne y que se negaron a aceptar tamaña barbaridad que hubiera hundido a Venezuela en la mayor miseria de su historia.

No hay virtud de ningún tipo en el hecho de que haya aceptado la derrota, ES SU OBLIGACIÓN. Esto no limpia ni en una pequeña gota la falta de libertad de expresión, de educación, salud y alimentación que sufre el pueblo Venezolano, que sigue existiendo de manera execrable, y que mina peligrosamente para él y sus aliados cubanos el futuro que hasta hace muy poco veían con ilusión y felicidad.

Él mismo ha dicho, con acento cubano, que continuará con sus propósitos, y que la mierda de la oposición no podrá obstaculizar su fin último. Por otra parte el débil mental de Pérez Roque ha expresado que Chávez es presidente hasta el 2013, y que todavía hay tiempo para pensar en ello. Todo esto significa que no hay posibilidad de diálogo, convivencia ni ningún tipo de acuerdo. Chávez y sus socios cubanos son el enemigo que en este momento fue derrotado, y que deberá en el futuro seguir siéndolo, sin posibilidad de parlamento. Está probado históricamente cómo él se aprovecha de estas posiciones blandengues para transformar en victoria las derrotas.

El tren de Chávez descarriló en esta ocasión, no ha tenido tiempo de arreglar las vías aún, no le demos esa oportunidad además de que es tiempo de que se preocupe y recapacite, porque a los comunitas cubanos no les gusta que sus socios descarrilen, solo basta recordar a Allende y Ochoa.

El que tenga oídos que oiga y el que tenga ojos que vea.

*Médico Cubano-Venezolano residente en Madrid.
e.mail: mochoa60@yahoo.com

 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com