cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 26-05-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
Dama de Blanco y esposa del periodista y preso de conciencia Normado Hernández
"Quiero que sepan que vamos a seguir. Que no desfalleceremos y que vamos a seguir hasta que estén todos fuera”

Entrevistadora: María Ángeles Altozano*


Yarai vive sola con su hija Daniela de cinco años, de quien dice haber heredado el fuerte y testarudo carácter de su padre. Viven solas en un pequeño municipio de Camagüey desde que en marzo de 2003 se llevaran preso a Normando, el esposo de Yarai y papá de Daniela.

Normando fue apresado y condenado a 25 años, acusado por el gobierno cubano de “haber atentado contra la integridad del estado”. Normando atentaba sí, pero atentaba con su pluma, porque es periodista, no contra la integridad del estado –como consideraron las autoridades cubanas- sino contra la falta de libertades y derechos en Cuba. Ese es realmente su delito.

Yarai describe a Normando como un hombre firme, “firme en sus creencias, firme en sus convicciones”. Ella bromea y dice que la menuda complexión física de su marido la contrarresta la grandiosidad de su espíritu. Y seguro que es cierto, porque este periodista, director de la agencia independiente Colegio de Periodistas Independiente, ha trabajado duramente, y pese a toda la represión, por informar acerca de la verdadera realidad de Cuba.

Normando Hernández es uno de los prisioneros de la Primavera Negra de Cuba más jóvenes, tiene tan sol 37 años y ya ha pasado cuatro años en prisión. Ha dejado tras de sí un hogar huérfano, una esposa desolada y una hija pequeña de cinco años que cada año, al soplar las velas de cumpleaños, pide el mismo deseo: que en el próximo cumpleaños su padre esté ya con ellas.

Daniela y Yarai quieren mucho a Normando. También le quieren bien todas las personas que han tenido la oportunidad de conocerle, y aquellos que saben de su trabajo y que, como Normando, desean un futuro mejor para Cuba.

Yarai es una mujer discreta y humilde que dice sentirse tan orgullosa de su esposo, pero tanto tanto, que casi le da vergüenza decirlo. Tiene realmente muchas razones para enorgullecerse y ni una sola para avergonzarse, y seguro que su esposo y su hija también están orgullosos de la dignidad y valentía con que Yarai afronta el día a día que le ha tocado vivir.


María Ángeles Altozano (MAA) – Buenas tardes Yarai, ¿cómo está?

Yarai Reyes (YR) – Hola buenas tardes. Bien gracias – la voz de Yarai suena lejana y dulce-.

MAA – Yarai, sabemos que su esposo, como tantos otros presos de conciencia, está muy delicado de salud, cuéntenos qué tal está.

YR – Pues ayer por la tarde me llamó – Yarai aclara que a Normando sólo le permiten llamar a casa los jueves de cada semana-. Está muy difícil, en una situación bastante grave. Le ha vuelto a dar una de sus crisis intestinales, con las cuales se deshidrata mucho, y no absorbe los alimentos. Cada poco tiempo entra en crisis, y se queda muy débil, sin nada en el estómago y además se le hincha el vientre. Normando pesa cincuenta y cuatro kilos y mide uno setenta. Su peso normal sería sesenta y ocho kilos. Él ahora mismo es una persona desnutrida, y encima cada vez que sufre una crisis baja aún más de peso – nos cuenta preocupada-.

Está muy delgadito…..el próximo día veinte tengo visita –las visitas son cada dos meses porque está en régimen severo- a ver cómo está de salud. Se me está destruyendo…-concluye con tristeza-….Así que fíjese.

MAA – Teniendo en cuenta su grave estado de salud, ¿qué trato recibe en prisión?

YR – Prácticamente la atención médica primaria, como me dice él, es aceptable, pero no tiene la dieta que debe llevar y entonces no se recupera.

Normando rechazó los alimentos del penal porque en febrero recibió un golpe de uno de la seguridad de prisión y quiso hacer una denuncia formal por la vía legal, pero no le dejaron, y por eso renunció a alimentos, desde febrero, en señal de protesta. Así que come los que le comparten algunos compañeros de la prisión, y de lo que yo le llevo que se lo va administrando para los dos meses.

MAA – Manuel Vázquez Portal acaba de publicar un libro acerca de sus vivencias en prisión y habla mucho, y con mucho cariño de Normando.

YR – Sí –se sonríe- es que Manuel lo aprecia mucho. Le dice que es como su hijo mayor. Ellos compartieron en Boniatito. La verdad es que Manuel lo aprecia mucho, aprendieron a quererse mucho. El de ellos es un cariño mutuo. Manuel alguna vez me ha llamado para interesarse (Manuel Vázquez Portal, reconocido periodista y escritor, fue excarcelado por motivos de salud y actualmente vive en Estados Unidos).

MAA – Normando es uno de los prisioneros de la Primavera Negra más jóvenes

YR – Sí así es. Tiene ahora treinta y siete años. Sólo treinta y tres cuando lo cogieron preso. Y está condenado a veinticinco años, es al que más años le han caído de los que fueron arrestados de aquí de Camagüey, acusado por atentar contra el estado, como la mayoría – nos cuenta con resignación-.

MAA - ¿Cómo está Normando de ánimos?

YR – Ahora mismo está decaído de ánimo. Se desanima mucho cuando sufre las crisis intestinales. Pero se mantiene porque tiene fe de que algo va a suceder, de que algo va a salir. Sus principios son muy fuertes, es un hombre muy firme, cuando cree en algo no hay quien le haga bajar la cabeza. Y por ser así ha tenido tantos problemas, porque tratan de doblegarlos e ir contra los que son firmes.

MAA – Y usted Yarai, ¿cómo está? Supongo que nos es fácil llevar esta situación.

YR – (Yarai resopla antes de contestar). Llevo ya cuatro años aguantando……

Ahora por lo menos está en Camagüey, pero antes estaba en Santiago y era muy difícil ir allí. Y además tenemos una hija pequeña, de cinco años, que solo tenía un año cuando se llevaron preso a su padre. Los viajes con la niña chiquita, treinta kilómetros hasta prisión, no son fáciles.

La situación es difícil, sí la verdad. Ahora ya la niña cada vez pregunta más por su papá y quiere que esté con ella, en cada cumpleaños pide como deseo que en el próximo cumpleaños su padre pueda estar. La situación se me hace engorrosa. Mi hija cada vez necesita más a su padre, y encima vivimos las dos solas.

MAA - ¿Qué piensa usted de su esposo?

YR – Yo, yo estoy muy orgullosa de él, porque no hay quien lo conozca que no lo admire, que lo aprecie…me enorgullezco tanto de él, mucho mucho, que me da vergüenza decirlo - ríe, efectivamente, avergonzada-.

MAA - ¿Y cómo es el trato con la gente, con sus vecinos?

YR – Hay de todo. Hay gente que te da la mano, que te admiran por el valor, la valentía. Pero también hay otra gente que me ha hecho cosas feas; me han robado ya tres veces aquí en la casa, y estando sola con mi niña me da mucho miedo. Y a algunas de esas personas he tenido que pararles el caballo, como se dice aquí en Cuba.

Hay personas que me han rechazado, por todo este asunto de mi marido, por temor a que les pueda pasar algo por relacionarse conmigo, y eso sí que me ha dolido.

Pero bueno, es mayor el apego y el apoyo que el rechazo –nos dice optimista-.

MAA -¿Recibe muchas visitas de apoyo y solidaridad?

YR – No, vienen algunos extranjeros pero pocos. Esto es un pueblo y la mayoría van a la capital y visita a las esposas de allí, pero luego no viene hasta aquí. Con eso estoy muy disgustada –confiesa tajante-. Porque van, incluso de embajadas, a la capital y yo sé que preguntan por Normando y todo pero luego no llegan hasta aquí. Yo lo digo, que me visiten. Además Normando es uno de los que más delicado está de salud y a mí me gusta que se acerquen por aquí directamente.

MAA - ¿Cómo es la relación con las demás Damas?

YR – Muy buena, ellas siempre me dicen cuando van a visitarles y le preguntan por nosotros. Tenemos muy buena relación. Nos llevamos muy bien y somos como una sola. Y a caminar con las Damas a la Habana voy cada vez que tengo oportunidad, este año por el día de la madre estuve allí.

MAA – La madre de Normando, Blanca González, al igual que usted también lucha incansablemente para que se haga justicia con Normando y con los demás presos de conciencia.

YR – Sí, ella desde Miami, donde está ahora viviendo, trabaja duro. Y estamos en contacto. Justo ahora me acaba de llamar por teléfono.

Todas estamos haciendo mucho. Ahora estamos viendo a ver qué es lo que pasa porque Costa Rica ha ofrecido acoger a Normando, le ha ofrecido visa humanitaria y está haciendo todo lo posible porque le gobierno de Cuba lo deje en libertad, por motivos de salud. Esperemos a ver si le dejarán salir. –Ojalá que esta esperanza se convierta pronto en una realidad-.

MAA – Yarai, le noto una voz dulce pero vital.

YR – Yarai ríe- Sí, soy muy optimista. Me deprimo cuando él está mal, eso sí. Pero soy de las personas que me levanto, y pa’lante.

MAA - ¿Qué mensaje le gustaría dar?

YR – Ay no sé…-ríe nerviosa-. Que vamos a seguir. Quiero que sepan que vamos a seguir, que no desfallecemos, y que no vamos a parar hasta que estén todos fuera. Y que el apoyo es muy importante para nosotras, nos ayuda a seguir. Y que muchas gracias.

MAA – Y que vayan a visitarla y no sólo a la capital, ¿no? –bromeo-

YR – Sí, eso –ríe-. Eso y que conozcan la realidad.

MAA – Yarai ha sido un placer. Muchas gracias.

YR – Gracias a vosotros por todo.

La dirección para apoyar a Yarai Reyes y a su hija es:

Buena Esperanza #18, entre H y Luz, Reparto Piñerúa, Vertientes, Camagüey
Normado padece algunas enfermedades para las que requiere tratamiento:

Acidez de estómago
Absorción de alimentos
Y su hija Daniela necesita antiparásitos para niños

*Esta entrevista ha sido realizada la tarde del 2 de abril de 2007, por la periodista autora del artículo, responsable de comunicación de la ONG española Solidaridad Española con Cuba.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com