cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 24-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
Vista para Imprimir   Enviar por Email
Responsabilidad proactiva del exilio
07-08-2006

La actual situación en Cuba requiere de parte del exilio cubano una actitud, más que de cautela y discreción expectante, de responsabilidad proactiva. Es la hora de actuar, no de esperar pasivamente. Es momento no de fomentar el miedo, sino de enviarle al pueblo cubano un mensaje de esperanza en el cambio inevitable, dirigido sobre todo a aquellos que estén más dispuestos a quitarse la camisa de fuerza del terror. A los que perciben que es la cúpula gobernante la que realmente tiembla de espanto ante el histórico giro de los acontecimientos.

A las voces cautelosas que se alzan pidiendo calma, hay que recordarles que la calma en la Isla no puede ser mayor ni más generalizada. Sólo que es la calma tensa del que está amenazado por una fiera y sabe que cualquier movimiento le puede costar la vida. Es, por decirlo en términos del habla popular, la ‘tranquilidad de tranca’ que estremece y paraliza. La del que teme que en la esquina haya un policía al acecho o un grupo parapolicial de las Brigadas de Respuesta Rápida listo para aporrearlo sin piedad al menor asomo de inconformidad o rebeldía.

Los disidentes cubanos, localizados y controlados las 24 horas, se hallan atrapados en su enfrentamiento abierto y público contra el régimen. La valiosa disidencia interna, que en más de quince años de lucha desafiante ha mostrado al mundo su dimensión heroica, debe ir pensando en otras formas de lucha y oposición más acordes con el momento histórico. El clandestinaje no violento, la resistencia pacífica y la desobediencia civil son opciones que no deben descartarse por temor al incremento de la represión castrista. Aparte de que el castrismo nunca ha necesitado de argumentos para reprimir porque sabe inventárselos, estimular temores desde el exilio haciendo llamados excesivos a la prudencia no es la mejor fórmula de contribuir a la transición.

Los propulsores del miedo son los mismos pudibundos que predican la tolerancia sin fronteras, incluso oponiéndose a la libre expresión de los sentimientos más íntimos de los cubanos. Condenar el supuesto mal gusto de las manifestaciones de celebración en Miami ante la noticia del traspaso de poderes y la probable muerte de Castro, no es ninguna muestra de superioridad intelectual, sino de mojigatería religiosa o política.

Las manifestaciones en Miami fueron una espontánea explosión de júbilo, caracterizadas por el orden y la mayoritaria participación de jóvenes. Contrario a lo que machaca la propaganda castrista, diversas fuentes en La Habana han señalado la identificación de la inmensa mayoría de los cubanos en la Isla con los festejos cubano-miamenses que allá no han podido tener.

Festejar la muerte del tirano, aunque sea anticipadamente, es mucho más que un simple acto de catarsis colectiva. Es la más legítima expresión de alivio de un pueblo que está cansado de esperar esa noticia.

En estos momentos, la política cubana no es el ‘arte de la espera’ ni ‘el arte de lo posible’, como les complace repetir a los timoratos del posibilismo minimalista. Es el arte de hacer posible lo que hasta ahora había parecido imposible. Es oponerse ya al hecho consumado de la sucesión hereditaria.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com