cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 27-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
Vista para Imprimir   Enviar por Email
El discurso de Bush ante la disidencia cubana
02-11-2007

La disidencia cubana (una gran parte de ella, al menos) tiene complejo de parecer pronorteamericana. Si por un lado critica al jefe de gobierno español por despreciarla y encima cooperar con la tiranía de los Castro, por otro lado rechaza la "injerencia" del presidente Bush en los asuntos cubanos.

Es un grave error. Lo que más necesita la oposición anticastrista en este momento decisivo es el apoyo internacional. Si duele la insensibilidad del mundo ante el drama de Cuba --- especialmente por parte de España y América Latina ---, ¿por qué nos tiene que molestar también la postura radicalmente diferente de Estados Unidos? Nada se gana rechazando las propuestas de Bush por el prurito de no ir contra la corriente del antiamericanismo irracional tan de moda en el mundo.

El discurso del presidente norteamericano no debe ser acogido con reservas. No hay que preocuparse absolutamente porque nos pongan el rótulo de proyanquis. En definitiva, los Estados Unidos han sido el garante número uno de la democracia mundial contra los totalitarismos del siglo XX y lo que va del XXI.

Lejos de ser un gesto simbólico, las palabras de Bush fueron una prueba de amistad concreta en un momento en que Cuba mucho la necesita. Más que retórica de ocasión, constituyen un programa embrionario para una transición democrática que las democracias occidentales deben propiciar con su apoyo. El llamado a la cooperación internacional para la creación de un fondo de ayuda, junto a otras iniciativas anunciadas, puede ser instrumental en la reconstrucción poscastrista.

En momentos en que el propio canciller castrista declara ante el mundo las intenciones del régimen cubano de renunciar a la soberanía nacional en aras de una descabellada integración con Venezuela y otros países del área, menos que nunca la disidencia debe exagerar sus escrúpulos soberanistas ante las propuestas del presidente Bush.

Estados Unidos no alberga ninguna intención anexionista sobre Cuba, como hace creer la propaganda castrista agitando el viejo fantasma imperialista. No se trata de una intromisión con segundas intenciones, sino de un mensaje dirigido al pueblo de Cuba, incluyendo a funcionarios y militares, con el fin de promover el cambio. La injerencia en los asuntos de otros países se justifica en los casos de dictaduras viejas e incorregibles como la de los hermanos Castro.

Por otro lado, el principio de no intervención ha sido desvirtuado hasta el absurdo para cohonestar las tropelías de los regímenes dictatoriales. Las Naciones Unidas se han convertido en un club para la protección de las satrapías tercermundistas más impresentables. Ha quedado sólo para pomposas asambleas inoperantes en que se suele justificar (e incluso aplaudir) la esclavitud del pueblo cubano.

Mientras que la comunidad internacional confunde frívolamente a Cuba con el régimen castrista y en no pocas ocasiones la reduce a la figura del odioso dictador, los Estados Unidos se han portado como el único país amigo del pueblo cubano. Y eso es algo que hay que agradecer y saber valorar.

Es hora de que la oposición interna madure y aprenda una lección política elemental: los demócratas cubanos no tenemos demasiados amigos como para darnos el lujo de morder la única mano que se nos tiende solidaria.

Eso sería quedarnos solos de una vez y no habría nada que agradara más al régimen de La Habana y a sus alabarderos; la fiesta de quienes no nos quieren bien y el pretexto ideal de los indiferentes.


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com