cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 24-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
Vista para Imprimir   Enviar por Email
La soledad de un pueblo
16-05-2007

Indiscutiblemente, ¡estamos solos!, se van a cumplir 19 años de la caída del muro de Berlín y todavía soporta el pueblo de Cuba la dictadura comunista más antigua del hemisferio occidental.

Nuestra tragedia no es realmente comprendida y lo que es peor, los que se suponen nuestros “aliados” anteponen intereses económicos y geopolíticos propios a la solución de un problema que a no dudarlo, puede llegar a ser también el suyo.

Y no es que se desconozcan las violaciones de absolutamente todos los derechos que comete a diario el gobierno cubano; los últimos 20 años han sido especialmente prolíficos en la transmisión de información por parte de la oposición interna, que paga por ello un precio extraordinariamente alto.

Tampoco desconocen las clases políticas de los estados democráticos las barbaries cometidas a lo largo de muchos decenios de existencia de los regímenes totalitarios de corte comunista; de ello se encargaron los propios archivos que se abrieron a la luz pública y que procedían de los centros de represión de los estados “democráticos” del llamado “socialismo real”.

El cáncer político que nos corroe en la Isla desde hace casi cincuenta años no es autóctono de Cuba, aunque es cierto que en nuestra tierra ha adquirido tintes tropicales; es autóctono de esa gran fábrica de ideologías que es Europa.

Fábrica de ideologías que puede atribuirse indudablemente la paternidad teórica del iluminismo, de la moderna democracia, pero también de las dos peores plagas – si exceptuamos el actual fundamentalismo islamista- que ha sufrido el planeta; el fascismo y el comunismo.

Sólo que el comunismo se las agenció -por obra y gracia de las necesidades de la lucha global contra el nazi-fascismo- para quedar como aliado de los estados democráticos durante un período de tiempo, el suficiente para extenderse como una metástasis y quedar como principal contrincante, sólo que mucho más potente y realmente peligroso que el nazi-fascismo, por la sencilla razón de que el comunismo como sistema es extremadamente mimético y ultra-pragmático, a la vez que conserva una base ideológica exageradamente dogmática.

Ese pecado original de alianzas con una ideología como es la comunista, la pagan los estados democráticos insertando como si fueran verdaderas fuerzas de la democracia a partidos y agrupaciones que tienen como único fin ¡confeso! el de demoler al propio régimen democrático que le da cobijo; véase si no el caso de Venezuela o las propias manipulaciones en España de agrupaciones pseudos democráticas para dar amparo legal a los brazos políticos de organizaciones terroristas de ultra-izquierda. La estrategia comunista no se detiene ante nada ni ante nadie y no duda –lo hace a diario- en mentir, mientras suscribe pactos y acuerdos con otras agrupaciones a las que siempre han denominado “compañeros de viaje”. Mientras organizan bajo cuerda a las masas de tontos útiles anti-sistema, que viajan por todo el mundo desestabilizando sociedades sin saber que de triunfar la idea que preconizan serían los primeros en lamentar lo que se les vendrá encima.

El colmo de los despropósitos no es ya el hecho instaurado de una enorme masa de intelectuales, pseudos intelectuales o simples clientelas políticas de las subvenciones que fluyen sin parar, que apoyan incondicionalmente la idea comunista, mientras viven ¡como no!, al amparo de lo que denominan “Democracia Burguesa”, sobre todo de aquella parte que les garantiza la libertad total de expresión y movimiento, así como la propiedad y dividendos económicos, que muchas veces no se limitan a los derechos de autor, pasan también por las especulaciones en bolsas y hasta con el tráfico de obras de arte –patrimonio nacional de terceros países- obtenidas a precios de miseria, por ejemplo, a familias cubanas. Esta Redacción tiene conocimiento testifical de varias de esas transacciones leoninas ejecutadas por un muy laureado escritor de izquierdas que se dice “amigo del pueblo cubano”

Sin embargo lo peor, es que a fuerza de propaganda y de nombrarse a sí mismos como representantes del “progreso” han convertido en algo políticamente incorrecto atacar teóricamente a las agrupaciones comunistas. Como si la Historia no hubiera demostrado fehacientemente los crímenes del estalinismo, los del maoísmo, el exterminio de una parte irremplazable de la población kampucheana, la existencia del Muro de Berlín, el pacto secreto Rhibentrop- Molotov de reparto de Polonia, previa la agresión nazi de 1939, la invasión soviética a la Praga de 1968, la existencia de Cuba como una verdadera “Isla cautiva” con sus miles de ejecuciones pseudos judiciales y extrajudiciales –reconocidas por el propio Guevara en algunos de sus escritos, discursos y entrevistas- , incluida la masacre de familias con niños pequeños, tal y como fue registrado por Amnistía Internacional al investigar los hechos del Remolcador 13 de Marzo el 13 de julio de 1994, al calificarla de “ejecuciones extrajudiciales”.

Decididamente, estamos solos, o casi. Es necesario conocer al comunismo en carne propia para saber que es irreductible, que mientras se les permita la existencia dentro del tejido político de las naciones democráticas tratará por todas las vías posibles en convertir ese tejido social en una masa sanguinolenta irreconocible porque de la misma forma que el fundamentalismo religioso no concibe nada más que la extensión de su fe a toda costa, el fundamentalismo político-filosófico comunista no tiene otro objetivo estratégico que el de implantarse como sistema mundial. Mientras los estados democráticos se entretienen en defenderse de las fintas dialécticas e incluso pactan con los que desean su destrucción, aquellos preparan la estocada a fondo para dar muerte a la democracia, imperfecta ¡es cierto!, pero la única forma de organización social conocida que ha logrado llevar a numerosas poblaciones del orbe al estado de bienestar.

Pronto veremos a Venezuela, país de recursos donde los haya, carecer de los más mínimos suministros de artículos de primera necesidad. De eso sabemos los cubanos, que tuvimos una nación rica, con desigualdades ¡también es cierto!, pero que supimos sobreponernos a guerras y a una clase política corrupta ¡hasta que llegó el régimen comunista!, desde entonces somos un país mendigo y soportamos las miradas de superioridad de aquellos que no son conscientes que nada es irreversible en sociedad, ni las riquezas, ni los regímenes sociales, ¡menos mal! porque, ¡si no podemos las generaciones actuales, lo harán las siguientes! con ayudas o sin ellas revertiremos el cáncer social que nos ha tocado soportar.

Mientras tanto, ¡seguimos solos!, o casi, porque muchos demócratas del mundo conocen a la perfección el drama de la población cubana y saben que coquetear con una dictadura así equivale a dejar entrar una serpiente en el saco de dormir, ¡tarde o temprano nos sorprende el mordisco envenenado!


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com