cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 24-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
Vista para Imprimir   Enviar por Email
Confirmada la ridiculez del timo
03-12-2006

En sus buenos tiempos como bestia de la manipulación, Fidel Castro lo habría hecho mejor; sólo que al salir del juego son otros los que intentan imitarle y aunque lleven en la sangre los mismos genes, se necesita un especial don de mentiroso compulsivo para lograr vender humo.

Recapitulemos; es evidente que el dictador cubano es casi un cadáver físico en el mejor de los casos. Más evidente aún, que el sorpresivo agravamiento de una dolencia conocida –y por tanto bien atendida con todos los recursos a su disposición- cogió de sorpresa a su entorno, que intenta por todos los medios seguir un guión preestablecido con un solo objetivo muy concreto; conservar el poder en manos de la cúpula que lo detenta.

Sólo que la monstruosa imagen mediática del dictador acapara una parte importante del poder totalitario alcanzado – y no sólo dentro del país- por lo que perder esa “artillería” puede tener un precio difícil de pagar.

El entorno cubano está montado sobre redes cuya urdimbre es muy compleja y su extensión abarca la casi totalidad del planeta. Se mantiene transitando constantemente sobre el filo de una navaja, por tanto los aliados y peones, pueden de la noche a la mañana dejar de serlo o pretender una vida protagónica propia en detrimento de los “herederos” de la revolución cubana.

Esta máxima también es aplicable hacia el interior del país y nadie mejor que el estado totalitario para saber que esa “masa” silenciosa que dominan es, a fin de cuentas, como cualquier colectivo humano. Un “out” mal cantado en el estadio del Cerro puede generar la hecatombe, aunque es poco menos que imposible que la oposición interna ni los llamamientos del exilio lo logren, mucho menos mientras más estridentes o virulentas sean las convocatorias.

La misma población que se aterra ante la idea de enfrentarse a la policía por temas políticos, con más frecuencia de lo que suele pensarse –debido al bloqueo informativo- se enfrenta a esa misma fuerza represiva ¡Con éxito!

Existen numerosos casos documentados de enfrentamientos masivos de vecinos con la policía -sobre todo en la ciudad de La Habana- que han terminado con la autoridad en estampida y las patrulleras ruedas arriba en medio de la calzada pública. Sin contar que existen barrios a los que la guardia no se atreve a entrar a menos que lo haga fuertemente artillada e incluso son frecuentes –más de lo que pueda suponerse- el intercambio de disparos entre patrulleros y miembros de esa gran masa -mitad delincuente, mitad buscavidas con vocación machista- que integra la gigantesca economía sumergida cubana.

Aunque el estado tiene los medios para someter a la población movilizando al ejército, puesto que este no es básicamente un ejército profesional, corre el riesgo de armar a quien no siente precisamente amor por el estado.

Por tanto la situación ideal, tanto en lo exterior –con sus peligrosas alianzas de un lado y con la claque de tontos útiles de otro- como en lo interior -acostumbrados a obedecer por inercia una sola voz de mando- sería traspasar a manera de mutante clónico los “dones” del omnipresente tirano.

Como ello no es posible, tienen que conformarse con erigir el templo de su adoración y traspasar, al menos simbólicamente, los poderes a su representante en la tierra y ello es mucho más fácil si en vida la propia deidad santifica el traspaso de la fuerza al elegido.

Sólo que Fidel Castro siempre fue rápido en los golpes de efecto y el “cancerbero” y sus acólitos suelen ser lentos por lo meticulosos. Ya lo dice el refrán que “lo perfecto es enemigo de lo bueno” y la búsqueda de la perfección en el traspaso de poderes lleva en primera instancia al ridículo más bochornoso.

¿Puede alguien que conozca medianamente cómo se mueve la psicología avasalladora de Fidel Castro, suponer que se encuentra lúcido en una cama siguiendo las orientaciones médicas?

Eso, además de insultar la inteligencia de las personas no hace más que sumir a la cúpula gobernante en el ridículo más absoluto; quizás no perceptible por los aún más ridículos alabarderos que desde todas partes del mundo concurren a hacer de “palas”.

Terminen pues de construir el mausoleo, obelisco, pirámide o como quieran llamarle a la tumba de quien como cualquier mortal –menos mal- tendrá que descansar -sobre todo dejar descansar a los demás- y acaben ¡Por favor! Con la ópera bufa de leer proclamas escritas por un muerto al que de vez en vez resucitan para demostrar su carácter inmortal. Es vieja técnica esa de las “desapariciones” y vuelta a aparecer, sólo que esta vez la ausencia va en serio.

Por otro lado la vieja técnica de “dar señales” no parece disgustarles, el tiempo dirá si es sólo retórica o si como en la época de Roma pretenden dar “pan y circo” y puesto que ahora retienen el pan y solo dan el circo, sería al menos algo por donde empezar, para variar.

Esperamos que los medios internacionales terminen de convencerse que la noticia está en lo que pasa con el pueblo cubano y no en si un anciano termina de rendir cuentas a su creador, corren el riesgo de caer en el vicio de las peores telenovelas; aburrir por reiterativas, aunque bien pensado, ese ha sido siempre el estilo de la revolución fidelista.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com