cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 28-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Cubanos en el mundo, Uníos
04-01-2009, Roberto de Jesús Guerra Pérez

Cubamatinal/ Cubanos en el mundo, se aproxima la más gloriosa festividad del planeta cristiano: el aniversario del día en que el Hijo de Dios se hizo hombre mortal y vulnerable para venir a predicar la buena nueva, a rescatar de la ignorancia y del pecado los corazones sensibles y creyentes, y a morir torturado en un madero, ¡ofreciendo su sufrimiento en holocausto por la salvación de la humanidad!

Cubanos, para quienes con fervor lo invocan, Cristo renace cada año, con el candor y la ternura de un niño, a la vez que con la majestad de un Dios. Pero, por triste y doloroso que resulte confesarlo, ¡qué poco dignos de El somos los cubanos y los preparativos que con tanta frecuencia solemos hacerles los que en el queremos festejar su advenimiento anual!

Cubanos, la época de la Navidad se ha convertido para nosotros en época de regalos trocados en un febril y un presuroso intercambio. Regalos que a veces hacen honda mella en el presupuesto familiar, y que tantas veces parecen escogidos al azar, o comprados al por mayor, sin dedicar el más mínimo pensamiento a las circunstancias o gustos de aquellos a quienes están destinados. ¡Que bello, y que digno de la fecha conmemorada, seria que el augusto aniversario fuese celebrado con regalos, todos los que cada cual pudiera donar, pero destinados todos a seres desventurados, de quienes no se puedan esperar reciprocidad alguna de intercambio!

Cubanos, la mayoría de los que festejan la Pascua no se molestan en ir a adquirir una sabana para una anciana que tiene frió, o un sweater para una pobre mujer que tiene que madrugar para ir a su trabajo en toda clase de tiempo, o una muñeca y unos bombones para una niña que no tiene ni juguetes ni dulces. Tranquilizan su conciencia con dar una cantidad en efectivo a instituciones benéficas organizadas, que posiblemente en su vida han visitado, y en esta forma se privan así mismo de la enorme satisfacción que hay que poner un poco de nosotros mismos-de nuestro pensamiento, de nuestro tiempo, de nuestro esfuerzo- en toda dadiva que tenemos la inmensa dicha de poder hacer.

Cubanos no perdamos de vista que la mejor celebración de la Nochebuena, o sea, de la noche radiante en el que el infante divino descendió a la tierra a predicar el amor entre los humanos, debe revestir nuevamente forma de amor, pero no del amor egoísta que nos han inculcado durante 50 anos, sino del de amarnos a nosotros mismo del amor amplio y impersonal, que unge a todo prójimo, en quien vemos un hermano, y transciende en su generosidad hasta nuestros enemigos, convirtiéndose en única venganza a que debemos aspirar: la que devuelve bien por el mal recibido.

Cubanos pocas veces, en las turbulencias del mundo, ha estado la humanidad tan necesitada de amor, lo que equivale a decir comprensión y buena voluntad. Al terminar dentro de unos días el Ano Santo, la incógnita que siempre representa un nuevo año se torna pavoroso.

Cubanos apenas abandonamos los crespones de luto por los caídos en la recién espantosa conflagración, escuchamos siniestros vaticinios y nada tranquilizadores comentarios, que nos hablan de la proximidad de la Tercera Guerra Mundial, ¡y hasta afirman que ha estallado ya!

Cubanos para las naciones que supieron del paso del Delfín, sito Libro "Presiones y Diamantes" del escritor cubano Virgilio Piñera, por su suelo con tanques ¡a cuyo lado las piedras del caballo cobran suavidades de caricia de céfiro!-, y que aun hoy sufren hombres, frío y el quebranto de aquel para quien toda esperanza ha muerto, esta Nochebuena, con hostilidades bélicas desencadenadas en Cuba, será, sin dudas, en vez de noche buena, noche de insomnio o pesadillas.

Cubanos; para las esposas y las madres cubanas americanas, en muchos de cuyos hogares este día habrá vacíos que nadie podrá llenar, la perspectiva de una nueva guerra representa un nuevo llamamiento al sacrificio de su existencia tranquila y cómoda- aunque rara vez muelle o indolente-, y, sobre todo, la exposición de sus seres más queridos a los horrendos riesgos imaginables.

Cubanos en el mundo, si alguna plegaria interesada han de elevar nuestros corazones atribulados hasta el pesebre transformado en cuna para albergar al redentor de la humanidad hecho niño, ¡que las únicas plegarias de esta Navidad sea por la Paz, la Libertad y el CAMBIO!...


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com