cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 30-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
De los delitos obsoletos en Cuba y de mi pena por el juez Juan Guzmán Tapia.
04-01-2009, Juan Escandell Ramírez

Cubamatinal/ Cuando la Revolución cubana de enero de 1959 invadió el templo de la diosa Themis, la dama huyó despavorida de la Isla y se fue al exilio en compañía de más de dos millones de cubanos.

Decenas de miles de cubanos fusilados, más de cien mil prisioneros políticos, sancionados en juicios penales sin garantías procesales, persecución, hostigamiento, y cárcel para todos aquellos que se oponen al gobierno son pruebas fehacientes de la continuada ausencia de la diosa de la justicia.

Hace pocos días el mundo celebró el 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La República de Cuba fue promotora y gestora de ese noble y loable empeño. Los destacados juristas cubanos Ernesto Dihigo y Guy Pérez-Cisneros representaron a nuestra patria. Afortunadamente se ha rescatado el audio del histórico discurso de Pérez-Cisneros el 10 de diciembre de 1948.

Como era de esperar, esta fecha se celebró en Cuba de manera totalmente contraria a los objetivos y principios del documento aprobado por la ONU. El Ministerio del Interior a cuyo mando se encuentra el General Abelardo Colomé Ibarra desato a lo largo y ancho de la Isla un operativo, amenazando, coaccionando, lesionando y privando de libertad a más de un centenar de activistas pro Derechos Humanos. En honor a la brevedad, y por citar solo algunos casos fueron hostigados y encarcelados: Jorge Luis García Pérez <Antúnez>, Guillermo Fariñas, Idania Yánez, y Lázaro Alonso. Este último recibió una golpiza por parte de la policía que le hizo perder el conocimiento.

Mientras estos atropellos contra los derechos humanos se producían, el periódico Trabajadores publicaba un artículo del periodista Luis Jesús González donde, en parte, dice : “Con la visión crítica que falto en muchas partes del mundo, el aniversario 60 de la proclamación de la Declaración Universal de Derechos Humanos fue recordada en el Palacio de las Convenciones....”. Nos preguntamos ¿Puede haber más cinismo?

Por otra parte, la servil prensa cubana ignoró violaciones flagrantes de los derechos humanos por parte de la tiranía comunista. Entre ellos, las palizas en prisión propinadas a Luis Enrique Ferrer García, José Daniel Ferrer García y el abogado Rolando Jiménez Pozada. La acción de coserse la boca por parte de Juan Carlos Hernández Acosta en señal de protesta por la arbitrariedad donde cumple prevaricadora sentencia. La falta de atención médica y el peligro de muerte en que se encuentran los médicos Oscar Elías Biscet, Alfredo Pulido López y José Luis García Paneque; así como los opositores Normando Hernández González y Víctor Rolando Arroyo. Las torturas físicas y psicológicas contra los periodistas Ricardo González Alfonso, Adolfo Fernández Sainz, Fabio Prieto Llorente. Los constantes acosos y privación de los más elementales derechos individuales de los hermanos Sigler Amaya, (apellidos solo comparado a los Maceos), el obrero de la construcción Ángel Moya Acosta, el plomero Orlando Zapata y el ingeniero y Maestro Masón Héctor Maseda.

A mayor abundamiento, el periódico Trabajadores con fecha 10 de diciembre y bajo la firma de Vivían Bustamante publico el siguiente titular: “PRISIONES CONVERTIDAS EN ESCUELAS, REALIDAD CUBANA.” Cinismo y complicidad.

¿Qué hacían los juristas cubanos el día de los Derechos Humanos, cuando más de un centenar de cubanos eran perseguidos para evitar que celebraran la fecha? Los especialistas del derecho en Cuba celebraron el IX Congreso de Ciencias Penales, con el auspicio de la Fiscalía General de Cuba y entre muchos otros temas que se abordaron estaban: El debido proceso, derecho penitenciario y derecho del enemigo. En mi modesta opinión, los dos primeros temas dejan mucho que desear en nuestra isla. Sólo habría que preguntarles a los juristas cubanos participantes, si al dar sus valoraciones pudieron anteriormente constatarlas con los prisioneros políticos que se pudren en las mazmorras cubanas.

Personalmente pienso que hubiera sido un tema de actualidad y muy beneficioso si los juristas cubanos hubiesen analizado el por qué se han hecho obsoletos o más exactamente letra muerta algunos delitos prescritos en el Código Penal vigente como: los del título IX Delitos contra los derechos individuales, privación de libertad ( art 279-283),amenaza (art 284-285), Coacción (art 286), violación de domicilio (art 287), registro ilegal (art 288), revelación del secreto de la correspondencia( 289), delitos contra la libre emisión del pensamiento (art 291), delitos contra los derechos de reunión, manifestación, asociación, queja y petición (art. 292), delitos contra el derecho de propiedad(art 293), delitos contra el derecho de igualdad(art 295).

Si los juristas cubanos y extranjeros que participaron en el IX Congreso de Ciencias Penales en la Habana, fueran honestos y probos, reconocerían que los disidentes y opositores dentro de Cuba, esos centenares de activistas que trataron de conmemorar el 10 de diciembre y que fueron amenazados, coaccionados, agredidos, y encarcelados mientras sesionaba el evento de profesionales del derecho son las víctimas, los sujetos pasivos de los delitos anteriormente señalados y que sus autores y cómplices gozan de una institucional impunidad.

 

En cuanto al tema del Derecho Penal del enemigo –entendido este como un sistema de normas jurídicas excepcionales, que se caracterizan por un incremento de las penas y la supresión de garantías jurídicas aplicables a los enemigos—es práctica constante por parte de la Fiscalía General y su representante Juan Escalona. Ahora bien, a diferencia de Gunter Jacobs, el penalista que las propone, Escalona cambia a los sujetos. Lo que para Jacobs serian los terroristas, narcotraficantes y miembros del crimen organizado, para Escalona son los adversarios políticos. Cubanos y cubanas, que luchan en de forma pacífica para el establecimiento de una Cuba democrática, y de un Estado de Derecho.

La nota o la tapa al pomo como bien diría un cubano de a pie, en el pasado día de los Derechos Humanos en Cuba la dio el juez chileno Juan Guzmán Tapia. Durante la celebración del día de los derechos humanos el jurisconsulto chileno dijo a los medios de comunicación lo siguiente: “me apenaría si en Cuba se detiene a alguien por manifestarse pacíficamente”.

Personalmente siento pena por este hombre de ley que se desempeño como juez en Chile y donde descubrió los crímenes de la dictadura Pinochet e investigo varias querellas contra el dictador chileno por homicidio en 1998 relacionadas a la Caravana de la muerte, y su doctrina del “secuestro permanente”.

Juan Salvador Guzmán Tapia, el juez de referencia, ha sido juez, abogado, profesor de Derecho y hasta marzo del 2008 se desempeño como decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Central de Chile. Ha sido además autor de magnificas monografías como: La sentencia y Ética profesional del abogado. ¿Puede este profesional del derecho con semejante currículo ignorar que Amnistía Internacional ha reconocido varias decenas de prisioneros de conciencia en Cuba? Y más aún, ¿puede este letrado ignorar que efectivamente en Cuba no solo se detiene sino se sanciona a largas penas, en procesos sumarios, sin las garantías que requiere el debido proceso a inocentes activistas que demandan los derechos a asociarse, reunirse, manifestarse, crear partidos y en definitiva participar en la actividad cívica, económica y política del país.?

El juez Tapia debiera conocer que los derechos que pudieron ejercitar los chilenos para querellarse contra Pinochet en 1998 por el delito de homicidio, y que él se encargo de tramitar, e investigar es un derecho que solo lo pueden ejercitar los cubanos en caso de los delitos contra el honor, pues la fiscalía ejerce un monopolio cuasi absoluto de la acción penal. Ello significa, a diferencia de los familiares chilenos de las víctimas de la Caravana de la muerte, que los familiares de las víctimas del Remolcador 13 de marzo y los familiares de los cuatro pilotos asesinados en el aire en aguas internacionales de Hermanos al Rescate el 24 de febrero de 1996 no pueden tener directamente el acceso a los tribunales en demanda de justicia, como sí lo tuvieron los ciudadanos chilenos.

 

En febrero del 2007 Guzmán Tapia fue entrevistado por Radio Nederland por la periodista Reyna Fresco, quien en el curso de la entrevista le pregunto como quería ser recordado, si como abogado, escritor o magistrado, el juez respondió que prefería ser recordado como el juez Guzmán.

A su arribo a nuestro país, para participar en un taller Internacional por los 60 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y su cumplimiento en Cuba, el Juez Guzmán Tapia declaró: “Es un tema muy controvertido, es un tema que me interesa mucho y es una de las razones también que me ha traído acá, pero antes de opinar deseo ver”.

Espero que como juez haya escuchado a todas las partes, pero de pronunciarse a favor de la dictadura de izquierda entonces, volveré a sentir pena porque el juez habrá prevaricado.

Nota: Pido disculpas a los héroes que yacen en las ergástulas cubanas por la omisión de algunos nombres en el presente escrito, pero están presentes en mi indignación.

 

 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com