cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 22-05-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
EL EXITOSO MODELO CHILENO y LA CAÍDA DEL MURO DE BERLÍN
13-11-2006, José PIÑERA

BERLIN y SANTIAGO, 9 de noviembre - Nunca olvidaré la portada del diario El Mercurio del viernes 10.11.89: "Cae Muro de Berlín. Alemania Oriental abrió fronteras hacia Occidente" (la tengo frente a mí reproducida en el magnífico libro "Primera Página. Siglo XX en El Mercurio"). Pues ese hecho histórico, ocurrido hace 17 años, cambió el mundo, cambió Chile y cambió mi vida.

UN NUEVO MUNDO.

El Muro de Berlín, levantado en un sólo día el 13 de Agosto de 1961, era el símbolo mundial del comunismo.

A un lado, una Alemania libre, próspera, pujante, aliada a EE.UU.

Al otro lado, otra Alemania oprimida, pobre, deprimente, oscura, aliada de la Unión Soviética.

A un lado, los Mercedes Benz y BMW, al otro lado los Trabant.

A un lado, la Alemania de Konrad Adenauer y Ludwig Erhard, al otro la de Erich Hoenecker y la Stasi.

A un lado, el modelo de libre mercado instaurado en Chile por los economistas liberales, al otro lado el sistema que adoraban las Michelle Bachelet y los Carlos Altamirano.

Al medio una muralla, no para impedir la entrada, sino para evitar una estampida de ciudadanos que querían irse de ese infierno.

Al caer el Muro de Berlín, se descorrió el velo del monumental fracaso del comunismo.

Como un dominó, fueron cayendo los dictadores de toda la Europa del Este.

Atrás quedaba el saldo de 100 millones de muertes bajo el comunismo, y se abría una nueva era con el triunfo del capitalismo democrático.

Para recordarnos el horror, ahora sólo quedan, como monstruos de un "Jurassic Park político", la Cuba de Castro y la Corea del Norte de Kim Il Yong.

 

UN NUEVO CHILE.

Cuando el viernes 9 de agosto de 1980 estábamos reunidos el Presidente de la República, la Junta de Gobierno y todos los Ministros de Estado, tenía conciencia de que era un momento estelar en la Historia de Chile.

Tras un esfuerzo épico del "equipo civil", como ha llamado el historiador Gonzalo Vial Correa al grupo que en el trienio 78-80 condujo el país hacia la Constitución de 1980, profundizó el modelo económico y realizó las siete modernizaciones, el proyecto de nueva Carta Fundamental estaba encima de la mesa. Ese proyecto no sólo establecía un Estado de Derecho, sino que también un camino gradual de construcción de las cruciales "instituciones de la libertad" (Tribunal Constitucional, Banco Central autónomo, TV privada, Registro Electoral, etc.,etc.), requisito indispensable de una transición exitosa y una democracia al servicio de la libertad.

Recuerdo que, sentado frente al general que había salvado a Chile de una guerra civil y que ahora tenía que firmar la sentencia de fin de su gobierno de reconstrucción nacional, observaba su mano y su pluma, consciente de que en el momento en que esa pluma tocara ese papel, el triunfo del proyecto de refundación de Chile estaría asegurado. Y así fue. El resto es historia.

La aprobación de la Constitución el 11.9.80, la inauguración del gobierno constitucional el 11.3.81, la construcción esforzada de esas instituciones durante 8 años, el plebiscito que abría la puerta hacia elecciones competitivas, y finalmente la entrega del poder a la sociedad civil en estricto acuerdo al cronograma y la forma sellada aquel 9 de agosto.

Todo conducente a la consolidación final del modelo que estaba creando el Nuevo Chile, pues, dada la mediocridad de los políticos que se oponían al proyecto refundacional, sólo un final cataclísmico podría haber conducido al desmantelamiento del modelo.

Pero había un riesgo complejo para el completo éxito de esta "democratización desde dentro" diseñada por el equipo civil, y ese era la existencia de una izquierda que todavía abrazaba la violencia y amaba al comunismo, y que era financiada, armada y patrocinada por la Unión Soviética.

Y entonces se produce el "milagro": a sólo meses del fin de la transición, el 9 de noviembre de 1989 le cae encima de la cabeza a los socialistas y comunistas chilenos el Muro de Berlín y se quedan sin modelo, sin financistas, sin padrinos, sin sueños.

Poco después se desploma la URSS. De ahí en adelante nada podría detener la consolidación de la refundación de Chile.

Aunque lo intentó en un gesto desesperado la extrema izquierda asesinando al líder indispensable de la centroderecha, mi buen amigo el senador Jaime Guzmán, los pilares del Nuevo Chile eran y son demasiado sólidos.

Pese a 16 años de erosión gradual y persistente, el país sigue encaminado- con altibajos, vacilaciones y confusiones y la necesidad de una "eterna vigilancia"- a ingresar al Primer Mundo, ya no el 2010 como lo soñamos pero aún es posible para el 2018.

UN NUEVO DESAFIO.

Ese 9 de noviembre de 1989 abre para mi causa mundial casi un continente de países en Europa Central y del Este ansiosos por conocer y aplicar el modelo chileno de transición del socialismo al libre mercado, y especialmente el sistema de pensiones de capitalización.

Países vacunados contra el socialismo, con gente generosa, educada y culta, y una tradición que se hunde en las raíces de nuestra civilización.

Desde el infame 11.9.01 que postergó por al menos una década la reforma del "Social Security" de Estados Unidos, esta región maravillosa es como mi segunda casa.

Trece países de esa área ya han seguido, total o parcialmente, el modelo chileno.

POSTDATAComo siempre, en Chile para celebrar el 4 de Noviembre en que triunfamos sobre el socialismo mundial (26 años desde la ley que creó el sistema de capitalización) y el 9 de Noviembre en que triunfamos sobre el comunismo mundial.

Recién he concluido una interesante reunión de dos horas con una delegación de alto nivel de la Región de Lombardía (la palanca que mueve Italia) interesada en el "modello a capitalizzazione" (el sistema de AFP). Los recibí, como a todas estas delegaciones, en un café de Avenida Isidora Goyenechea.

Como hace poco estuvimos en el Starbucks con Corea del Sur, esta vez nos apropiamos del salón interior del Coffee Factory.

El premio: una elegante colección de CD con toda la opera de Verdi y, sobre todo, la reiteración del palco presidencial del Teatro alla Scala para cuando visite Milán.

Una bella mañana en un muy bello día.-


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com