cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 28-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Chicles Adams; acerca del racismo
13-11-2006, Lucas Garve

La Habana, Cuba / Noviembre / Lucas Garve, Fundación por la Libertad de Expresión / El tema de los negros en Cuba tiene la consistencia de los famosos Chicles Adams. Al salivarlos, pierden la dulzona corteza y ya son masticables. De dos en dos, en su cajita amarilla. Cuando juntan una docena, bueno, la caja ya es rosada; al menos así ocurría en mi infancia. El rosado es un color no tan violento como puede ser el amarillo.

Después de Arango y Parreño, no hay blanco que no elucubre, ni deje de exponer su juicio sobre los negros. Distintas maneras de mirar al "otro", diríamos en lenguaje del siglo XXI. Sobre todo cuando les parece que el negro, ese "otro", puede levantar la cabeza y moverla con fuerza semejante a la de sus antepasados, cuando sacaban la cabeza del agua luego de un baño en alguno de los grandes ríos del África.

Si se examinan los mejores volúmenes de Historia de Cuba escritos hasta hoy, veremos que las menciones correspondientes al tema racial son mínimas en comparación con los hechos que los criollos blancos protagonizaron.

Ellos responden al diseño del criollo, expreso en tinta de imprenta en uno de los primeros ejemplares de un periódico de la Isla, con el fin de bosquejar el tipo de sujeto y el esquema de vida deseado por los grupos hegemónicos para el país: "Dominación de los varones blancos, nacidos en alta cuna, sobre la mujer y de ambos sobre el esclavo; eliminación de todo rasgo que arroje dudas sobre la masculinidad tradicional".

Si se toma en cuenta que los negros fueron incluidos dentro del gran fresco de nuestras luchas, acciones políticas, guerras, aparecen como figuras en bajorrelieve, en el cual algunas personalidades fuera de serie, extraordinarias, sacan la cabeza.

Ejemplo de lo anterior es la figura del Lugarteniente General del Ejército Libertador Antonio Maceo Grajales, tan virtuosa, tan infalible, convertida en un banderín político, tan destacado en poses heroicas, tan de bronce, tan despojado de aliento humano, que hoy mismo, estoy casi seguro, jamás conoceremos realmente quién fue. Sin embargo, ¿se ha dicho cuánto pesó en la vida y las acciones del Héroe el color de su piel?

Sin desmerecer el papel jugado por numerosas figuras en la historia de Cuba, es hora de mirar de otra forma a las personalidades negras. No solamente tuvieron fuerza en el brazo para levantar el machete, también debieron tener bastante fuerza de inteligencia, de espíritu, de mente, de deseos de Libertad para abandonar todo y sacrificar la vida por una Patria en que sus semejantes pudieran vivir.

¡Drúme negrito!

¡Qué negrito más simpático! ¡Qué bueno, el negrito tan inteligente! ¡Este negro tiene alma de blanco, tan refinado! ¡Drúme negrito, drúme...! ¿Se ha visto procedimiento más eficaz para adormecer el reclamo de asumir una verdadera identidad? Los negros ¡a dormir en los laureles! De todas formas andan por las ramas. Los negros siempre han sido analfabetos, brutos, etcétera.

¿Cuántos estudios se han dedicado a destacar el papel formador de la prensa negra en Cuba desde los años 80 - 90 del siglo XIX? Ejemplos tenemos en El Adelanto de Pinar del Río (1887), La Africana (1885), La Habana; El Africano (1887) La Habana; El Aprendiz (1899); El Artesano (1899); La Aurora (1887), Sancti Spíritus; El Carabalí (1888), Placetas; La Caridad (1886), Cienfuegos; el Centro de Recreo (1879), Remedios; para solamente anotar algunas publicaciones de diferentes poblados y regiones de la Isla.

¿Quién conoce y valora hoy la importancia de las mujeres negras y mestizas que escribieron en revistas, en fecha tan temprana, como ocurrió en la revista Minerva? No creo que fueran mujeres "negras y mestizas de élite" simplemente; fueron mujeres negras y mestizas que sintieron, que se integraron al inicio de un proceso de modernidad que se desarrollaba en Cuba en esa época reclamaba, precisamente, un lugar en la sociedad mediante la superación cultural. Asumieron de esa forma el ideal de la Razón como medio para afirmar su identidad, el que la Ilustración propagó como el objetivo de la cultura occidental.

Cambiar la visión

Entonces, podremos ir abandonando "el meta-relato" -muy bien construido y estructurado, es verdad- del negro analfabeto, tosco, lleno de fuerza bruta, solamente capaz de violencia, manejo del machete, musical, bailador, llevado por sus instintos, todo "hybris", sin capacidad para discernir, que se ha extendido hasta hoy.

Incluso la injusticia de la falta de valoración real del tema alcanza niveles tan escandalosos que los juicios de sabios tan reconocidos como Don Fernando Ortiz y algunos otros, merecedores de la calificación más alta, son relegados al archivo de lo etnográfico, lo folclórico, cuando ciertamente deberían ser el punto de partida de cualquier mirada indagadora en la realidad del país.

Lamentablemente, la enajenación de la identidad del negro cubano no concluyó hace 130 años, cuando la abolición de la esclavitud finiquitó su aberrante existencia en la vida cubana. Simplemente, se trató por todos los medios de hacerla perdurar y hacerla más sutil, más dispuesta a envolver "al negro en la desgracia del color de su piel".

De la visión del "buen esclavo" pasamos a la del "ciudadano correcto", a la del "veterano libertador", a la de la "artista rumbera", la Única, al Catedrático. Pero es negro y esto lo disminuye. En la actualidad, a la del revolucionario. "El negro ése es el del sindicato". "Todos los negros tienen que ser revolucionarios" por fuerza, por haber sido discriminados toda la vida, es hoy un dogma inamovible.

Para "remachacar" sobre la visión del negro abusado, desplazado, un despacho de Fernando Rasverg, corresponsal de BBC en La Habana, con fecha 10 de octubre, afirma la perdurabilidad del racismo en Cuba, y expresa que, aunque haya "cambios", no alcanzan la dimensión necesaria. En la página, incluye una foto de un babalawo, Pablo Linares, para identificar las declaraciones del entrevistado, quien afirmó categóricamente: "El 99 por ciento de los negros vino a tener refrigerador a partir del año 1975, cuando empiezan a darlos por méritos laborales. Nacimos sin refrigeradores, sin televisores, sin radios. Antes de 1959 teníamos la mente en tinieblas, no había cultura, el 90 % éramos analfabetos y creíamos que éramos analfabetos porque éramos brutos, y no por un sistema bien montado basado en el racismo".

La visión del maltrato, del despojo de la identidad, del valor humano ahora se convirtió en la piel del negro. La tendencia igualitaria del cubano impuesta por la Revolución obligó al negro a tener un pasado más negro que su piel, no detrás de él, sino dentro de él. Quien se atenga a lo declarado por el babalawo entrevistado por el periodista de la BBC, seguramente pensará que todos los negros cubanos nacieron en un solar (una ciudadela con condiciones de vida precarias), que no hubo ningún negro profesional, que los negros en Cuba eran brutos, echados al rincón más oscuro de la sociedad, que nunca poseyeron un libro, ni siquiera lo tuvieron en sus manos, ni pudieron expresar sus ideas, su identidad.... hasta el 1959. ¡Gracias a la Revolución somos personas. Drúme negrito! El Sr. Pablo Linares ignora por lo visto las muchas personalidades negras y mestizas que existieron antes de 1959. El es un ejemplo vivo del escamoteo de esta zona de la historia cubana.

Por lo expresado en el artículo del periodista mantendremos la misma visión del negro bueno e indefenso, hasta que llegó "alguien" y ¡nos ofreció la luz! ¿Un tinte "prometeico" para el lente actual que nos facilita la visión cubana de hoy del negro? O mejor, de racismo encubierto.

La enajenación más terrible del tema negro en Cuba se trasmite a través del "relato de tragedia y sufrimiento". Cuánto de ignorancia sobre el tema y de borrar la verdad existe en la manipulación del tema negro en Cuba.

Una idea es cierta en todo este asunto: hasta que no desterremos para siempre esa visión, seguiremos dando traspiés de un lado y del otro.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com