cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 25-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Reflexionando sobre otra nueva inflexión
14-11-2008, Ramón Castillo, José Gabriel

Cubamatinal/ Creo que tengo todo el derecho a opinar sobre lo que acontece en este país y lo digo por razones muy obvias cuanto no pretendo una confrontación absurda con el ministro Moratinos ni menoscabar su capacidad política como interpretó en una ocasión cuando opiné acerca de la decisión española de eliminar las sanciones diplomáticas al régimen cubano por el encarcelamiento de 75 disidentes.

Su señoría acaba de hacer unas declaraciones sobre las relaciones con Cuba y no me queda otra alternativa que ponerle morros al asunto de marras, máxime cuando se establecen vínculos menospreciando una parte de la sociedad con la cual se debe tener igual atención aunque no se comparta la misma doctrina política.

Resulta encomiástica la defensa peninsular de sus gestiones para cobrar los préstamos a los malapaga de La Habana sumamente necesarios con la crisis financiera internacional. Por cierto, allá en Cuba nadie entiende la “LA CRISIS NINJAS”, muy bien planteada por Leopoldo Abadía en su Diccionario Dinámico de Vocablos, y se preguntan cómo fue a parar su dinero a los bancos norteamericanos si Cuba está embargada por los Estados Unidos hace cuatro décadas, pero ¡cuidado! mucho cuidado apoyar un Régimen con un extenso historial violatorio en materia de derechos humanos coloca a cualquiera en una posición quebradiza ante el mundo democrático y resulta contraproducente cuando se trata de un gobierno, como el español, elegido democráticamente.

El inquilino de las Torres Norte y Sur de Serrano Galvache lo sabe muy bien y le debe resultar repugnante sentarse en la misma mesa de los responsable de cientos de prisioneros políticos, de la miseria en la que vive un pueblo entero y de los miles de desaparecidos y fusilados por oponerse a la confiscación de sus vidas.

No hace mucho alguien me dijo “aunque el Sr. Moratinos se confiese amigo de Pérez Roque nadie se lo cree”. Como él, me preguntó también, ¿Será posible semejante empatía entre el Sr. de Exteriores y ese sátrapa representante de un régimen colapsado hace mucho tiempo?

Allá no hay ningún entusiasmo sobre posibles cambios ni nada por el estilo. ¿Quién puede pensar en cambio cuando se le persigue y no tiene ni siquiera derecho a la supervivencia?

Los cubanos viven así entre el terror y la indigencia haciendo votos por la piedad y la providencia divina. De cambio no se dice nada y si se dice es para decir que el cambio con el régimen será para peor.

Los cambios, en Cuba, son fantasmagóricos y ocurrirán cuando desaparezca la “viejetud” castrista. Esa abúlica gerontocracia resistente a cualquier cambio y dispuesta a vender bien cara su desaparición del poder.

Se nos pretende presentar un régimen en transición. Ojalá fuera así para contagiarme con ese moratiniano entusiasmo, (no tiene sinónimo este apelativo), y me pondría a escribir un entusiasmadísimo artículo sobre tan anhelado proceso.

La diplomacia hispánica debe aterrizar como aterricé yo hace unos días cuando llegué a esta conclusión: España no puede entrar en la geopolítica mundial por la puerta de atrás. Si se quiere mojar tiene que mojarse bien y esa metáfora se traduce en una actuación responsable en la arena internacional.

Ante una Rusia fortalecida en el ámbito militar y dispuesta a llevar la confrontación con Occidente hasta las últimas consecuencias, España debe tomar partido con los suyos. No se concibe a la cuna del tan ilustre Ortega y Gasset fuera de la territorialidad europea ni pujando para que prevalezca la Democracia y el estado de derecho.

La apología del absurdo está condenada al fracaso como están condenados los regímenes totalitarios como el cubano sostenido por la fuerza del pánico y el embargo de las existencias humanas.

Como cualquier otro país, España debe mantener respetuosas relaciones con Cuba, y cuando hablo de Cuba me refiero tanto al Gobierno como la Oposición y el Exilio. Los cubanos esperan, y en eso me incluyo también, que España desideologice sus relaciones con los que no somos el gobierno y establezca puentes de solidaridad con todos los estratos sociales de la sociedad cubana.

 

 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com