cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 27-05-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Detrimentum Dicionem. La derrota del imperio
03-11-2008, Oswaldo Yañez.

Cubamatinal/ Solo los electores norteamericanos pueden impedir que la tiranía de los Castro ultime la derrota de lo que ellos llaman el Imperio, si Barack Hussein Obama vence en las próximas elecciones norteamericanas los planes de la inteligencia habrán culminado con éxito y una de las últimas naciones que se oponía a la dictadura castrista pasará a ser su nuevo aliado y los Castro proclamarán a los cuatro vientos la victoria, pudiendo constituir, el final del mundo libre, mi única esperanza radica en que el veterano de guerra, John MacCain y su mano derecha Sarah Palin consigan los votos necesarios para impedir una hecatombe a nivel mundial.

La estrategia de la inteligencia castrista ya ha conseguido que la Unión Europea se doblegue ante ellos de la mano de los españoles con el mamporrero Desatinos a la cabeza; por supuesto, la justificación de los socialistas españoles es que trabajan para ampliar el régimen de libertades en mi patria, pero eso es una tremenda falacia reconocida ampliamente en privado por unos u por otros; la inoperancia del desgobierno de Zapatero I el Illuminati y sus posiciones radicales hacen que el papel de España en el panorama internacional sea casi nulo, incluso Correa se atreve a echara a una petrolera española sabiendo que no habrá respuesta alguna.

En mi patria ya se ha implementado los planes en orden a que el pueblo solo pueda malvivir en el criminal sistema imperante para el que únicamente se contemplen dos salidas o colaborar con la tiranía o la salida de la patria, pero solo hacia la yuma. Los acuerdos de Castro II el Empecinado con México y otros países centroamericanos y caribeños en inmigración han conseguido que el único destino posible de los cubanos que desean escapar a la pesadilla que vivimos a diario sean los Estados Unidos de América, con el único objetivo de que una oleada de balseros fuerce, al que ellos piensan que será el próximo presidente, a levantar todas las sanciones a la tiranía cubana y negociar con ellos, esta sería la victoria de los Castro.

La oleada de golpizas, detenciones y deportaciones a los disidentes pacíficos cubanos se complementa con la más fiera ofensiva contra la bolsa negra que se recuerda en mi patria y cuyos objetivos son dos: eliminar cualquier esperanza de subsistir fuera del sistema y proveer a los cuerpos represivos de alimentos e insumos, procedentes de los injustificados decomisos, para mantener la moral alta y que sigan realizando su criminal labor a diario.

 


Internamente el polvorín en que se ha convertido mi patria no tiene parangón alguno en la historia de la nación, el hambre, el descontento y la violencia se ha adueñado de punta a cabo del archipiélago y el temor a las pequeñas revueltas es más que evidente, la prueba palpable de ello es que cualquier atisbo de protesta más o menos populosa es reprimida con una saña indescriptible, solo es cuestión de tiempo que en alguno de los episodios cualquiera de mis compatriotas pierda la vida pues los cuerpos represores han perdido completamente el norte.

Para mi pobre persona resulta de todo punto incomprensible que la Unión Europea se haya tragado el cuento del policía bueno y el malo, pensar que cuando el Uno haya fallecido el Dos va a implementar cambios es de una ingenuidad que raya lo criminal; ni las pruebas de que la ayuda humanitaria se le vende al pueblo, ni la constatación de que se está asesinando lentamente a los presos políticos, ni la represión contra la disidencia pacífica, ni la completa ausencia de libertades, ni el secuestro de la internet y la mordaza a los periodistas independientes, ni la constatación de que el gobierno es cómplice por acción u omisión en casos de prostitución, incluyendo la infantil, ni la verificación de que los medios productivos no están en manos del pueblo sino de la camarilla de adlátares de los hermanos tiranos han sido suficientes argumentos para plantarse ante la dictadura cubana.

El pueblo, como siempre, debe esperar por su libertad o luchar por ella contra un sistema que los eliminará al menor asomo de peligro, todo ello sin ayuda exterior, no solo es injusto sino que es históricamente un Crimen contra la Humanidad, en todas las dictaduras del mundo siempre ha habido ayuda externa para los que se oponían al régimen excepto en la cubana, las absurdas acusaciones a voz en grito de injerencia han bastado para que se corte cualquiera ayuda a los opositores al régimen castrista, una tremenda victoria de la tiranía.

Los norteamericanos aceptan con normalidad que los partidarios de Hussein Obama le den su apoyo sin mesura, desde cantantes a gobernantes extranjeros se han decantado por el candidato sin que nadie los acuse de injerencia, si es válido el argumento en una dirección porque no se aplica en la otra, yo se lo diré, todo lo que esté envuelto en la bandera de la izquierda es aceptado por muy falaz que sea el argumento, todo ello disfrazado convenientemente de un supuesto beneficio para el pueblo al que se olvida en cuanto deposita la boleta.

Por supuesto la complicidad necesaria de los medios de comunicación estaba asegurada de antemano, el 80 por ciento de la prensa plana, cadenas de radio y televisión, blogueros y sitios de la Internet son partidarios de Hussein Obama, las cotas alcanzan mayor porcentaje en el exterior y nada ha importado que se constaten sus tendencias proislamistas, sus conexiones con la inteligencia cubana, su desprecio por su propia familia a la que desatiende, su radical posición con los que no lo apoyan expulsándolos hasta de su avión de campaña, nada importa; todo este servilismo y clientelismo me recuerda demasiado a el apoyo a otros líderes que se convirtieron en funestos para sus pueblos, no les daré nombres, solo busquen a los gobernantes que llevaron el lema cambio en sus campañas electorales.

La libertad en el mundo está más amenazada que nunca, los cubanos llevamos cincuenta años sin ella pero yo quiero que mis compatriotas en Estados Unidos no la pierdan, porque les necesitamos para liberar a nuestra patria y eso será imposible con un hombre en la Casa Blanca que llegue a acuerdos con la tiranía y que solo servirán para perpetuar el sistema ab in eternum, poco a poco se implementarán las medidas que amordazarán a los que no estén a favor del mismo y cambiarán lo que haya que cambiar.

No sé si se habrán percatado allá, pero aquí ha sido muy significativo constatar que ya se habla de ampliar el mandato del demócrata cuando ascienda a presidente, es la prueba de que las leyes inmutables en la yuma tienen los días contados y los que hoy apoyan sin mesura al candidato se darán cuenta demasiado tarde de su error. Solo cuando intenten expresar su disenso y no puedan, se percatarán de lo que han hecho, entonces se sentirán como los cubanos y quizás lleguen a entendernos, hasta la fecha ha sido imposible.

Por todo lo anterior me atreveré a pedir a mis compatriotas con derecho a voto en los Estados Unidos de América que voten a la única persona que ha pedido la libertad para los presos políticos y para el resto de mis compatriotas, John MacCain que conoce bien lo que es perder la libertad, acaso el último reducto de esperanza de los cubanos para impedir una implosión que riegue de sangre mi patria de norte a sur y de este a oeste.

Rebus augustis animosus, atque fortis appare.

En las cosas adversas, condúcete con ánimo y con fortaleza.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com