cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 30-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
La tiranía castrista y los huracanes
03-11-2008, Corzo, Humberto (Bert)

Cubamatinal/ El huracán Gustav de categoría 4 con vientos de 240 km/h, que atravesó Cuba el 30 de agosto, causó los mayores destrozos en Pinar de Río. De acuerdo con informes oficiales, los vientos del ciclón, tuvieron rachas ocasionales de hasta 340 km/h.

Se han reportado hasta este momento sólo 19 heridos y lesionados, ninguno grave, que dejó a su paso el huracán Gustav, según fuentes oficiales. Cinco pescadores que se encontraban desaparecidos desde el 28 de agosto fueron encontrados y rescatados. La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), había manifestado su inquietud, ya que no ha habido un reporte de las autoridades de la desaparición. Familiares de Jesús Valier informaron su desaparición en el río Toa, Guantánamo, el domingo 31 de agosto tras las fuertes lluvias ocasionadas en zonas de la región oriental del país por el huracán Gustav. En los informes oficiales no se reportaron desapariciones.

Es increíble que no se hayan producido muertes por accidentes a causa del huracán, lo que contrasta con las 96 víctimas fatales reportadas en otros países del Caribe azotados por Gustav.

El huracán Gustav destruyó total o parcialmente 140.000 casas el sábado 30 de agosto en la provincia occidental de Pinar del Río, 370 escuelas, centenares de kilómetros de tendido eléctricos y telefónicos y arraso numerosos cultivos.

El huracán Ike de categoría dos con vientos máximos sostenidos de 160 kilómetros por hora atravesó de este a oeste Cuba desde el 8 al 10 de septiembre. Más de 200,000 estructuras fueron dañadas por el huracán, de las cuales los medios oficiales reportaron 30,000 derrumbes totales. Los expertos afirman que por lo menos el 70 por ciento de las viviendas de La Habana están en un estado precario.

Se han reportado hasta este momento 7 muertes causadas por el huracán Ike. El diario oficial Granma informó que “la pérdida de las siete vidas humanas… no fueron solo consecuencia directa de los efectos de Ike, sino de la falta de observancia estricta de las medidas orientadas por el sistema de la Defensa Civil”. El cinismo de la tiranía no tiene límites al atribuir que las muertes ocurridas se debieron a la irresponsabilidad de las víctimas.

El régimen ha estimado las pérdidas causadas por los huracanes Gustav y Dennis en $5,000 millones de dólares. Fuentes no gubernamentales estiman las pérdidas en $10,000 millones de dólares.

El Gobierno de Estados Unidos reiteró el 10 de septiembre su oferta de ayuda a Cuba.
“El Gobierno cubano rechazó el 6 de septiembre nuestra oferta inicial de enviar un equipo para evaluar los daños causados por el huracán ‘Gustav’, pero nuestra propuesta sigue en pie tras el paso del huracán ‘Ike’”, explicó el Departamento de Estado en un comunicado.

El régimen lo criticó alegando que el equipo de evaluación era un pretexto innecesario y solicitó un levantamiento temporal del embargo. El Secretario de Comercio Gutiérrez explico que levantar el embargo, aunque fuese temporalmente, requiere la aprobación del Congreso.

El 15 de septiembre, el gobierno de Estados Unidos revelo que el gobierno cubano rechazó $5 millones de dólares de ayuda a las víctimas de los huracanes, no obstante haber eliminado el requisito de enviar un equipo de evaluación.

El 17 de septiembre en las “Reflexiones de Fidel”, la respuesta oficial del régimen señaló que lo que el país realmente necesitaba era la autorización de créditos para comprar materiales de construcción. En dicha reflexión Castro dijo: “la dignidad de un pueblo no tiene precio”’ y más adelante “Se equivocan rotundamente los que en nuestro país se disgusten por ello”, en obvia referencia a la decisión del régimen de no aceptar la ayuda de Estados Unidos. Según él la dignidad es más importante que la ayuda a los victimas cuando estas más lo necesitan. La última cosa en su mente es el bienestar del pueblo cubano.

Su verdadera intención es la de usar los desastres causados por los huracanes como una oportunidad para extraer concesiones del gobierno de Estados Unidos, tales como la suspensión del embargo comercial y la autorización de préstamos y líneas de crédito que no serán pagados y los contribuyentes norteamericanos serán los que han de pagar las deudas, al mismo tiempo que la dictadura no hace concesión alguna.

El régimen cubano no ha respondido a la última oferta incondicional de ayuda gratis de Washington del 19 de septiembre de entregar $6.3 millones en materiales de construcción y albergues para unas 48,000 personas víctimas de los huracanes. “Nuestra oferta más reciente fue una respuesta directa al pedido del Gobierno cubano para materiales de construcción”, explicó Gutiérrez.

"Es difícil entender, muy difícil, cómo ponen la política por encima del sufrimiento", dijo Carlos Gutiérrez, Secretario de Comercio, en una entrevista telefónica con The Miami Herald el lunes 22 de septiembre. El régimen ha rechazado tres ofertas anteriores, y no ha respondido a la última oferta. Estados Unidos es el primer proveedor de alimentos y ayuda humanitaria de Cuba y el número dos en el envío de dinero.

El 24 de septiembre, la Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó la inclusión de $100 millones de ayuda a las víctimas de los huracanes y para la asistencia en la reconstrucción de Haití y otras naciones del Caribe. La Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID) ha asignado $30 millones en ayuda de emergencia a Haití hasta la fecha. De seguro que la ayuda que se le hubiese asignado a Cuba seria mucho más que los $30 millones asignados a Haití, ya que Estados Unidos aceleraría, durante un periodo de 90 días, la tramitación de solicitudes para asistencia humanitaria inmediata por un importe de hasta 10 millones de dólares por cada Organización No Gubernamental (ONG).

Castro estimo en $1,400 millones las pérdidas causadas por huracán Dennis de categoría 3 que atravesó Cuba el 8 de julio de 2005, el cual dañó más de 120,000 viviendas. Las crecidas de los ríos excedieron a las ocurridas durante el ciclón Flora.

Un profesor universitario e investigador del sector económico admitió al El Nuevo Herald que "los cálculos del desastre parecen incompletos en consideración con las imágenes vistas''.

No obstante la magnitud del desastre, Castro dijo que no aceptará ninguna ayuda que ofrezcan Estados Unidos y la Unión Europea para mitigar los daños causados por el huracán. Sin embargo el 5 de septiembre de 2005 Castro ofreció enviar una brigada de 1586 médicos cubanos a Estados Unidos para atender a las víctimas del huracán Katrina. Su hipocresía no tiene límites.

Estados Unidos agradeció pero rechazó la oferta de Cuba de enviar unos 1,600 médicos para atender a víctimas del huracán Katrina ya que suficientes médicos estadounidenses se ofrecieron como voluntarios para atender las víctimas.

El gobierno castrista estimó en $1,800 millones las pérdidas causadas por el huracán Michelle en el 2001; en $1,223 millones las pérdidas causadas por Charley y en $923 millones las causadas por Iván en el 2004. Los daños causados por dichos huracanes han sido menos catastróficos que los causados por Dennis.

Las estadísticas del régimen han estimado el número de víctimas mortales causadas por los huracanes en: George 6, 1988, Irene 4, 1999, Michelle 5, 2001, Isidoro 2 y Lili 1, 2002, Charley 5, 2004, Iván 0, 2004, y Dennis 17, 2005.
Partes de la Agencia de Información Nacional (AIN) cubana durante y después del paso de Iván, anunciaron entre 8 y 12 pulgadas de lluvia y una marea de entre 8 y 10 pies, con olas de 20 pies de altura. Las crecidas de los ríos se asemejan mucho a las ocurridas durante el huracán Flora, sin embargo ni una sola pérdida de vidas humanas fue reportada.
Estas cifras son de muy dudosa veracidad. Nunca las estadísticas son reflejo exacto de la realidad, y hasta se prestan a manipulación. Las estadísticas en la tiranía castrista se deforman deliberadamente con fines publicitarios, manipulando o simplemente escondiendo la información, como en las estadísticas de los muertos causados por el huracán Flora, como se demuestra a continuación:

El ciclón “Flora” causo grandes estragos en Cuba. Se reportaron 100 muertos según el parte del Gobierno. Periódico Revolución, octubre de 1963.

Flora ocasionó cerca de 1,000 muertos. Discurso de Fidel Castro, mayo 27 de 1969.

El huracán Flora arrasa Cuba: 1,159 cadáveres y cuantiosos daños. elmundo.com, 25 de julio de 2001.

Un monumento para recordar a las víctimas del huracán Flora, que ocasionó la muerte a más de 1, 200 cubanos. Juventud Rebelde, 7 de octubre de 2003.

El más mortífero, sin embargo, fue Flora, en 1963, que dejó casi 2,000 muertos por las inundaciones que produjo en el oriente de la isla. La Habana, 13 de septiembre de 2004 (EFE).

Las estadísticas de la tiranía castrista hablan por sí mismas.

¿Cuántos años han de pasar para realmente conocer las pérdidas materiales y de vidas humanas ocasionadas por los otros huracanes? No está lejano el día en que podamos comprobar la veracidad sobre dichas estadísticas.

* Humberto (Bert) Corzo nació en Matanzas, Cuba. Graduado de La Universidad de La Habana con el título de Ingeniero Civil en 1962. Desde su arribo a los Estados Unidos en 1969 como exiliado se estableció en Los Ángeles, California, obteniendo la registración como Profesional Engineer en 1972. Cuenta con más de 45 años de experiencia en la rama de la Ingeniería Estructural. Miembro de la American Society of Civil Engineers y la Cuban-American Association of Civil Engineers.


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com