cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 30-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Nicaragua: la deriva somocista de Daniel Ortega
19-10-2008, Carlos Malamud

Cubamatinal/ Todavía permanece en el recuerdo de muchos europeos la aureola heroica de la Revolución Sandinista. La historia de los "muchachos" expulsando por la fuerza de las armas a la dictadura sultanística y familiar de Anastasio Somoza se convirtió en un clásico de la literatura política de las dos últimas décadas del siglo XX. La desigual lucha contra los Estados Unidos amplificó aún más los contenidos míticos de la leyenda. Por eso, cuando en noviembre de 2006 Daniel Ortega, el candidato del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), ganó las elecciones con el 38% de los votos y se convirtió en el nuevo presidente nicaragüense, gracias a su particular sistema de doble vuelta, muchos hablaron de un nuevo triunfo de la izquierda latinoamericana.

Su victoria fue saludada desde Caracas por un Hugo Chávez exultante que acaba de incorporar una nueva pieza a su proyecto de construcción continental del socialismo del siglo XXI: "Vean, ganó Daniel, vuelve el FSLN al gobierno, Daniel humilde, valiente". En línea con esa idea del retorno de los revolucionarios al poder, aunque ya no tanto, el propio Ortega se comprometió al confirmarse la noticia de su victoria a mantener la "estabilidad" del país y a trabajar para "sacar a Nicaragua de la pobreza" y por la "reconciliación" nacional. Tres promesas, como tantas otras, que casualmente no cumplió.

Sin embargo, ya desde el principio había cosas que no cuadraban, especialmente aquellas derivadas del incestuoso pacto con el también ex presidente Arnoldo Alemán. Si Daniel Ortega había sido el símbolo de la piñata, el asalto sandinista a las riquezas nicaragüenses, parcas y pobres pero riquezas al fin, Alemán era el símbolo por antonomasia de la corrupción gubernamental. Entre los dos habían decidido repartirse el poder del Estado y dominar de esa manera todo lo dominable, empezando por el Ejecutivo y terminando en las estructuras judiciales y electorales. En esta oportunidad el ya pío Daniel Ortega, prácticamente de misa y comunión diaria, junto a su ya legítima esposa Rosario Murillo, supo conquistar el alma del cardenal Miguel Obando y Bravo, ayer azote de sandinistas y hoy comilitón de Ortega y presidente del "Consejo de Paz y Reconciliación".

Cómo no podía ser de otro modo, monseñor Obando no podía permanecer insensible al discurso ecuménico de Rosario Murillo. En plena campaña electoral señaló que: "Nosotros estamos profundamente comprometidos con la fe; pensamos que los valores religiosos son el consuelo, el amparo; la fe es la forma en que los seres humanos encontramos la paz; los valores religiosos son la fortaleza que necesitamos para lidiar con la vida cotidiana... Nosotros, precisamente porque tenemos fe, tenemos religión; porque somos creyentes, porque amamos a Dios sobre todas las cosas es que hemos sido capaces de sobrellevar tantas tormentas". Por eso, el matrimonio Ortega decidió abolir, en uno de sus primeros actos de gobierno, la ley del aborto terapéutico, vigente en Nicaragua desde 1893.

El próximo 9 de noviembre se celebrarán elecciones municipales en Nicaragua. Se trata de un momento clave para el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Ellas podrán dotarles de un plus de legitimidad de origen negado en 2006, y que fue incapaz de obtener vía legitimidad de ejercicio. Ante esta situación la pareja gobernante ha decidido ir a por todas y para eso poco importa que se hayan quitado la careta. Hoy el gobierno sandinista deriva irremediablemente hacia el autoritarismo. Ex fieles y leales revolucionarios, como Carlos y Luis Enrique Mejía Godoy o Ernesto Cardenal son perseguidos de forma sistemática desde el poder. Y lo mismo ocurre con periodistas independientes, como Carlos Fernando Chamorro, en lo que se ha convertido en un esfuerzo sistemático por acallar cualquier voz disidente.

El tendal de víctimas es más amplio. A los partidos Movimiento de Renovación Sandinista (MRS) y Partido Conservador (PC) se les canceló su personería política. Los periódicos La Prensa y El Nuevo Diario fueron sometidos a juicios, presiones económicas y ataques continuados, en la misma manera que se intentó acallar programas independientes y críticos de televisión. La dirigente del movimiento de mujeres, Sofía Montenegro, fue amenazada. La guinda que coronó tanto despropósito fue la violenta represión sandinista, que no policial, de la manifestación que se iba a producir en León para protestar contra los abusos de poder del matrimonio Ortega.

El pasado fin de semana las sedes del Centro de Investigaciones de la Comunicación (CINCO) y del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM), dos prestigiosas ONG locales, fueron allanadas por la fiscalía ante las denuncias de lavado de dinero y triangulación emanadas del gobierno. Junto a ellas están amenazadas otras ONG, como Intermon Oxfam o Forum Syd, que deben comparecer ante el gobierno, constituido en órgano político para autorizar las actividades de la cooperación al desarrollo. Se da la circunstancia que todas estas organizaciones reciben dinero de la cooperación europea y, de acuerdo con la interpretación gubernamental, el dinero blanqueado es de esa procedencia.

Ante semejante atropello el MRS y otros grupos políticos perseguidos han decidido convertir las elecciones locales en un plebiscito contra Ortega. Habrá que ver cuánto éxito tienen. A tenor del escaso entusiasmo que recibe la gestión gubernamental, y en el caso de que no haya fraude, extremo que no hay que descartar, dado el dominio que tiene el gobierno de los órganos de control electoral y de su negativa a admitir observadores electorales nacionales o internacionales, es posible que la alcaldía de Managua y la de otras ciudades importantes de la costa pacífica caigan en poder de la oposición. En ese caso, el principio del fin del gobierno del matrimonio Ortega, un gobierno cada vez más sultanista, en la línea de los Somoza, estará más cerca.

*Fuente: Infolatam, Madrid, 13 de octubre 2008.

 

 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com