cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 28-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Créditos argentinos a Cuba: ¿Cobraremos a 25%?
28-10-2006, Juan Carlos de Pablo

Para los intereses argentinos; ¿no sería mejor que el diputado Miguel Bonasso, en vez de tratar de que el gobierno argentino le perdonara al cubano 75% de la deuda existente, lograra que el gobierno cubano comenzara las negociaciones pagándole al nuestro el 25% restante?

A la espera de estas gestiones, que por supuesto durante el reinado de los hermanos Castro no espero que ocurran, no está de más refrescar el origen de la deuda que Cuba tiene con nosotros. Personalizando, la misma está relacionada con José Ber Gelbard y con Raúl Ricardo Alfonsín. La asimetría de un ministro de Economía en el primer caso, y un presidente de la Nación en el segundo, no es casual. Porque en el primer caso, Perón la habrá tolerado, pero no la inspiró, sino que la idea fue de Gelbard; de la misma manera que en el segundo, Grinspun o Sourrouille la habrán tolerado, pero no formaron parte de sus objetivos de política económica, sino que la iniciativa surgió de Alfonsín… o de Caputo.

La siguiente síntesis referida al período Gelbard se basa en trabajos publicados por Oscar Camilión, Guido Di Tella, Gerardo López Alonso y Daniel Muchnick, recogidos en La economía argentina durante la segunda mitad del siglo XX (La Ley, 2005). "Gelbard tomó personalmente en sus manos el proyecto de abrir Argentina al comercio con el mundo socialista, y llevó a cabo con éxito negociaciones comerciales con Cuba, la Unión Soviética y Polonia... Las exportaciones a los países socialistas pasaron de u$s 60 millones en 1972, a u$s 475 millones en 1975… El 24 de febrero de 1974 viajó a Cuba una misión oficial encabezada por el ministro de Economía, para asistir a la llegada del primer embarque de productos argentinos a ese país.

Julio Broner, titular de la CGE, declaró que ya se habían firmado 35 convenios comerciales con Cuba… En ampulosa y costosa visita, Gelbard viajó con 240 acompañantes… El Convenio estipuló que "el gobierno argentino le otorga al de la República de Cuba una línea de crédito por u$s 200 millones., que deberá ser utilizada en un plazo no mayor de 12 meses, para adquirir productos argentinos, pagaderos 15% al contado y el resto a 8 años y medio, con vencimientos semestrales, y 6% anual de tasa de interés… El acuerdo fue rotativo durante 6 años, totalizando u$s 1.200 millones."... Nada caracterizó a Gelbard, quien realizaba operaciones políticas tan manifiestamente vinculadas con intereses soviéticos, como el crédito a Cuba. Una operación que estaba destinada naturalmente al fracaso que posteriormente se registró".

En el caso de Alfonsín, "a comienzos de la década de 1970 el Estado argentino desarrolló líneas especiales de crédito llamadas Bilaterales, o País-País... La gran mayoría nunca fueron cobrados... La exposición neta argentina por créditos bilaterales pasó de u$s 541,4. millones a fines de 1983, a u$s 1.926,3 millones a fines de 1989. Casi la mitad del total de créditos vigentes en abril de 1990 eran contra... Cuba... A fines de 1983 era claramente previsible para cualquier observador especializado, que conceder créditos a largo plazo a esos países era aún más riesgoso que en el pasado... Estas operaciones causaron al país pérdidas por u$s 2.200 millones", afirmaron en 1991 R. Conejero, D. Efkhanian, D y N. Arganaraz.

La operatoria merece ser explicitada. El productor argentino que exportó a Cuba, cobró. Porque los documentos que recibió de Cuba se los vendió al Banco Central. Este tiene entre sus "activos" la deuda de Cuba, como mi cuñado tiene entre sus activos, el "préstamo" que alguna vez me hizo, que no sólo no le pienso pagar, sino que cada vez que me lo reclama los familiares lo miran mal, por su falta de sensibilidad humana.

De manera que, a través de nuestros representantes (fíjese que en ambos casos se trata de gobiernos elegidos en las urnas, democráticos o no), fuimos cada uno de nosotros quienes quedamos bien con alguien en Cuba, a quien –sin apuro, por lo que se ve– pretendemos cobrar.

¿Cobrar con o sin quita? Recuerdo que cuando, durante la gestión Kirchner, el gobierno argentino hizo su primera oferta de canje de deuda, ni corto ni perezoso el gobierno cubano pidió que, por razones de congruencia, también se aplicara 75% de quita a la deuda que ellos tienen con nosotros. De manera que lo que el otro día hizo el diputado Bonasso fue en realidad hacer suya una iniciativa existente. A propósito: seguramente que quien en la Argentina opera en favor de los intereses del gobierno de Estados Unidos, es automáticamente tildado de vendepatria, pero si opera a favor de los intereses del gobierno de Cuba, forma parte del movimiento mundial de liberación. Así estamos.

No es fácil, a la luz de la quita impuesta por Argentina a sus acreedores, decirle que no a los cubanos. Pero como medio en chiste medio en serio digo en el título de esta columna, cínicamente la noticia podría ser interpretada como una buena, si implicara que al menos cobraríamos el 25% restante. Porque la percepción que tenemos hoy en la Argentina es que no vamos a cobrar nada. Por lo que cabría considerar la siguiente propuesta: ya que esperamos tanto tiempo; ¿qué tal aguardar un poco más, y cuando "la biología haga lo suyo", y el régimen político cubano se transforme, de repente nos pagan todo? Recuerdo que no hace muchos años, vía una solicitada publicada en The Economist, el gobierno ruso invitó a los tenedores de títulos emitidos por los últimos zares, para que se presentan a negociar.

Los "créditos" a Cuba son un ejemplo de un costoso deporte que le gusta practicar a algunos argentinos: llamar a las cosas por pretendidos sinónimos, "política y socialmente correctos". Nos gusta hablar de créditos con garantía hipotecaria, los cuales llegado el momento la Justicia impide ejecutar; nos gusta hablar de humildes, para referirnos a quienes tienen pocos ingresos, como si humildad fuera sinónimo de pobreza; y a las pérdidas las denominamos "rentabilidad negativa". Como digo, si fuera gratis sería fabuloso, pero no lo es.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com