cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 24-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Un lugarcito que se las trae
03-10-2008, González, Oscar Mario

Cubamatinal/ No es que uno sea supersticioso ni nada por el estilo pero hay lugarcitos que se las traen. Que parecen como maldecidos; como si atrajeran lo malo o estuvieran “salaos”.

Tal es el caso del edificio situado en la calle P entre las avenidas 23 y 25, a un costado del Ministerio de Comercio Exterior y donde por algunos años funcionó el restaurante Moscú.

En este lugar radicó el primer cinódromo de nuestro país en los años veinte del siglo pasado. Fue uno de los primeros edificios construidos en esa zona que hoy conocemos por La Rampa, y que por aquel entonces servía para el pastoreo de las vacas luego del ordeño matutino.

Un mal día su dueño y promotor apareció ahorcado en el lugar atribuyéndose tan desgraciada decisión al raquítico estado de sus finanzas. Tras este suceso el local fue cerrado. Ello es comprensible por la aversión que siente el cubano hacia el ahorcamiento. En Cuba usted puede darse candela, que es una muerte horrible, o envenenarse con salfumán, y no impacta tanto como si amanece con la soga al cuello.

Posteriormente se construyó un esplendido edificio en el que durante años funcionó el cabaret Montmartre. En octubre de l956 fue baleado allí el jefe del Servicio de Inteligencia Militar (SIM), Antonio Blanco Rico. El SIM era el órgano dedicado a la inteligencia y represión durante el régimen de Fulgencio Batista, homologo del actual Departamento de Seguridad del Estado (DSE). Este asesinato, catalogado en el léxico revolucionario como “ajusticiamiento”, mantuvo cerrado el lugar por un corto tiempo.

Al triunfo revolucionario de 1959 la “canalla” oportunista, esa que aplaudía a Batista en la víspera y era indiferente o crítica con los barbudos, arremetió contra las puertas, ventanas y mesas de juego del lugar. Durante años el inmueble permaneció abandonado.

A finales de la década de l970 se reparó y acondicionó para que abriera otra vez sus puertas, ahora como el restaurante Moscú donde, justo es decirlo, podía ir la familia a disfrutar de la cocina de los pueblos que conformaban la difunta Unión Soviética. Mucho insistió la propaganda oficial para vendernos y casarnos con aquellas culturas tan ajenas y distantes. Pero, como lo que no nace no crece, hoy nadie echa de menos (porque ni siquiera recuerda) aquellas sabrosas “saliancas” de la cocina indoeuropea, o los “borsh” de la gastronomía eslava.

Lamentablemente, y casi coincidiendo con la Perestroika y el fin de nuestro romance con la Unión Soviética, el popular restaurante Moscú ardió en llamas sin que hasta el día de hoy se sepa si el incendio fue accidental o intencional. Todo ha quedado bajo un velo de misterio y, como se trata de algo que pudiera involucrar a la Seguridad del Estado, se le echó tierra al asunto y de eso no se habló más. Porque, en Cuba, se le teme más a los “segurosos” que al mismísimo demonio.

Ahí está el otrora elegante edificio después de tantos avatares, vacío según dicen, pero manteniendo casi intacta su fachada, pintada ahora de blanco con pintura barata. Nos habla de su pasado en el que se mezclan el esplendor y la fama, con el misterio y fatalidad.


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com