cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 23-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
¡De novela!
20-09-2008, Odelín Alfonso Torna

Cubamatinal/ SDP/ En 1999, las lomas arenosas de la finca La Media, en el municipio capitalino San Miguel del Padrón, despertaron el interés del Estado. Un funcionario del Ministerio de la Construcción se personó en la propiedad y le propuso a Jorge Luís Pérez Benítez, hijo del propietario, un negocio redondo.
Consistía en ceder la arena de las lomas, utilizable como material de construcción, a cambio de fabricarle a Jorge Luis una casa con todas las de la ley. Todo salió a pedir de boca. El Estado cumplió con su parte y la arena fue utilizada en la construcción de las comunidades de tránsito, Comodoro y Cambute.

La otra parte de la historia comienza cuando un día de enero de 2008, Jorge Luis Pérez Benítez descubrió a los cincuenta años de edad su verdadera identidad.

Camino a casa, después de terminar su agotadora jornada laboral, escuchó los gritos de una anciana que, aparentemente, se dirigía a él.

-¡Francisco, Francisco!

Jorge Luis era el único que transitaba por el frente de la finca Varela, propiedad que colinda con la finca Blas Casares, ambas en San Francisco de Paula, municipio capitalino de San Miguel del Padrón. Al escuchar el llamado de Delia Varela, de noventa años, y actual propietaria de la finca, Jorge se volvió hacia ella y le preguntó:

-¿Usted habla conmigo?

-Sí, con usted mismo. ¿Con quién más?

Ante la perplejidad de Jorge, la señora lo convidó a pasar. Fue ahí que Jorge Luis Pérez Benítez conoció, por boca de la anciana, su verdadera historia.

En realidad se llama Alberto Francisco Casares Nufert y nació el 7 de noviembre de 1959. En 1961, sus padres biológicos, Hazel Nufert Cabrera y Jorge Casares, emigraron a los Estados Unidos. Viajaron con sus hijos Jorge, Maria y Vivian Casares Nufert. Por razones desconocidas, decidieron dejar al pequeño Alberto al cuidado de Armando Pérez Álvarez e Isabel Benítez Vélez, antiguos criados en una de sus propiedades, la finca Los Pinos, en el municipio Cotorro.

No fue hasta 1982 que los padres adoptivos de Alberto decidieron asentarlo en el registro civil con el nombre de Jorge Luis Pérez Benítez. Se registró con el número de carné de identidad 64110727942 (tomo 120 y folio 363), pero no aparece plasmado en el mismo el lugar de nacimiento. Para los efectos legales, Jorge Luis aparece como un ciudadano de veintiséis años cuando en realidad tiene cincuenta.

La vida de Jorge Luis, o Alberto Francisco Casares, ha sido un calvario del que seguramente cualquier escritor pudiera trazar el guión de una novela. Los trágicos episodios de convivencia en un seno adoptivo y la revelación de Delia Varela, marcaron, para quien fue secuestrado de por vida, el inicio de una búsqueda infructuosa.

Isabel Benítez Vélez decidió abandonar la finca Los Pinos, en el Cotorro, en 1961. Se trasladó con el pequeño Alberto y tres de sus hijos a la finca La Media, supuestamente propiedad de su esposo, Armando Pérez Álvarez. Su propósito consistía en que sus padres biológicos Hazel y Jorge, no dieran con Alberto Francisco (hijo), si estos decidieran emprender la reclamación desde el exilio.

Actualmente, Isabel Benítez Vélez vive en la finca La Media, en San Francisco de Paula. Rehúsa revelar a Alberto su verdadera identidad. Esconde con recelo títulos de propiedad a nombre de Hazel, pasaportes y viejas fotos en las que aparece él junto a sus padres biológicos.

Hazel Nufert Cabrera dejó Cuba cuando tenía cuarenta y dos años. Hoy tiene noventa y radica en Texas. Su hija mayor, María Teresa Casares Nufert, visitó Cuba en 1989 y no dio con el paradero de su hermano Alberto Francisco.

Hasta el presente, Alberto Francisco no ha conseguido comunicación alguna con sus familiares en el exilio. Producto de las revelaciones de la anciana Delia, fue expulsado por sus secuestradores padres adoptivos de la finca La Media.

Deambula por las calles de La Habana con una identidad falsa y con la esperanza de recuperar a sus padres. Los de allá o los de acá. Qué más da, si se acabó la arena.

 


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com