cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 29-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Maquiavelo y el Bicentenario de Chile
07-09-2008, Gonzalo Bustamante Kusche

Cubamatinal/ Toda independencia nacional siempre es recordada por los ciudadanos como una gesta de libertad. Se deja atrás una dominación y se pasa a adquirir la libertad propia de quienes son dueños de sí mismo. Nuestro país –Chile- se dispone a celebrar sus 200 años de "libertad no-dominada". Contados autores han escrito sobre el sentido de la libertad republicana con la penetración y agudeza que lo hizo Maquiavelo.

De igual forma pocos igualan su influencia. Su pensamiento se dejó sentir en el nacimiento de los Países Bajos y sus Golden Age, en el republicanismo de Harrington en la English Commonwealth y en los padres fundadores de América. Hoy en día se encuentra vigente en autores de la talla de Quentin Skinner, Jon G. Pocock, Philip Pettit y Maurizio Viroli, entre otros. ¿Que nos enseña el republicanismo de Maquiavelo sobre la Libertad que pueda ser útil para una joven nación que se alista a celebrar sus 200 años de no-dominación?

Maquiavelo recoge la tradición de las repúblicas romanas y a la luz de ellas analiza las condiciones para generar una república libre y próspera. El primer supuesto del florentino es la importancia de reflexionar sobre la Historia. Esta sería un libro de conocimiento, no sobre sucesos pasados, sino sobre la naturaleza humana, la cual poseería elementos constantes que se reflejan en la Historia. Por eso mismo, esta última sería una fuente de aprendizaje, ensayo-error, sobre lo conveniente o no en política y en la organización de una república.

A juicio de Maquiavelo, hay dos elementos centrales de la vida humana: que ésta solo se desarrolla como tal, humanamente, cuando se vive en libertad y no se está bajo el dominio de otros y que los hombres tenemos tendencia natural a adquirir bienes, a desear y algunos, más que otros, a influir, a ejercer el poder. Es en esa tensión: Libertad para todo ciudadano, deseo de posesión, aspiración y condición de algunos para dominar, que una República se juega su destino.

El Maquiavelo de los Discurso de la Primera Década de Tito Livio, defiende la idea de una República en la cual su grandeza militar y su Gloria se encuentren al servicio de la libertad de sus ciudadanos. Para esto, la protección contra el enemigo, el respeto a la ley, una actitud de compromiso cívico y la prosperidad general de la población serán requisitos indispensables. La Libertad-Republicana, a juicio del autor italiano, implica una libertad cooperativa entre los ciudadanos y a la vez resilente frente a posibles interferencias contra ella. Es por eso que los "padres fundadores" de América, que recogen sus fuentes del republicanismo, al igual que Harrington en el caso de las repúblicas inglesas, combinarán para la mantención de la República: la idea de una sociedad próspera con la de ciudadanos iguales que además se comprometen cívicamente en su propio destino.

La libertad para Maquiavelo, al igual que para el político y pensador norteamericano Thomas Paine, es una tarea ardua la cual requiere de acción. Es justamente la defensa de esa Libertad la que supondrá un civismo de corte humanista que de sustentabilidad a la vida política. Esta última, para el florentino, no es tarea sólo de quienes "profesionalmente" se dedican a ella, sino de todo ciudadano.

Esa Libertad, como no-dominación, implica la generación de una comunidad sin siervos, de ciudadanos activos y comprometidos con la Res Publica, de una cultura de respeto a la ley y una suficiente dispersión del poder que garantice la no servidumbre de unos para con otros. Esa dispersión del poder lo es de todo medio de influencia, de toda capacidad generadora de asimetría: político, económico y cultural.

Maquiavelo consideraba el comercio como un pilar de la prosperidad pero también el compartir la riqueza general como un elemento clave de la estabilidad.

Chile puede aprender del autor florentino la importancia del estudio reflexivo de la Historia, no para engrandecer actos y personajes. sino para la comprensión de nuestra propia realidad como un elemento central de la educación, el fomento de ciertas virtudes cívicas básicas, sin las cuales no hay régimen político sustentable y de las condiciones para la libertad como no dominación base para la durabilidad de una república, dentro de lo cual el rescatar el valor de la política es un elemento central y avanzar en desafíos pendientes para el futuro: es necesario generar mayores grados de participación ciudadana para que a partir de la celebración de nuestros 200 años de no-dominio podamos proyectarnos a futuro con grados mayores de desarrollo y sustentabilidad. Es lo que expresa Quentin Skinner en "A Third Concept of Liberty", haciendo alusión a la libertad neorromana que defendió Maquiavelo, como la necesidad de:

"Ser libre como ciudadano, requiere por tanto que las acciones del estado reflejen la voluntad de todos los ciudadanos, ya que, en caso contrario, los excluidos se verán en una situación de dependencia respecto de las voluntades de aquellos que impulsan la acción del Estado". Maquiavelo ya lo tenía claro en su época –en el 2010 se cumplirán 500 años de su tercera legación en Francia y 478 de la publicación de Los Discursos de la Primera Década de Tito Livio, del Príncipe y de la Historia de Florencia, todas obras que más de algo le pueden enseñar a nuestra joven República.

*Gonzalo Bustamante Kuschel es Profesor de Filosofía Política en la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez y miembro del Consejo Académico de CADAL.


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com