cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 26-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Arrasador huracán, crea gran disyuntiva
04-09-2008, Miriam Leiva

Cubamatinal/ Dos hitos transcendentales marcaron el antes y el después en Cuba, luego de casi 50 años de poder absoluto establecido desde 1959. La cesión del poder provisionalmente por Fidel Castro el 31 de julio de 2006 y el huracán Gustav el 30 de agosto de 2008. Sus repercusiones en el régimen político, económico y social han brindado la oportunidad a todos los cubanos de continuar bajo la resignación y el inmovilismo o emplear su voluntad emprendedora para el progreso propio, de sus familias y de la Patria.

Dos años habían pasado sin cambios, suspicazmente interpretado como posicionamiento de las personalidades para ejecutar el poder en torno al nuevo presidente, sin ser echados a un lado unos y ascender otros. La incertidumbre se tornó esperanzas por las promesas de Raúl Castro, pero no llegaron y cundió la decepción. Rugió la naturaleza embravecida, que se cebó con el huracán Gustav contra el pueblo sufrido.

Con el miedo incrustado en el ADN, se susurra: ¿Dónde están los Presidentes? Fidel Castro obviamente lee para dictar sus Reflexiones, y Raúl Castro parece esperar en su oficina los informes de sus representantes sobre la horrible catástrofe para elaborar con sus ayudantes el Plan de Contingencia. Algunos esperan la gran decisión de aceptar la ayuda internacional, pero hay que convencer al Comandante en Jefe sobre la gravedad de la situación para que deponga su tradicional negativa.

Ni siquiera antes del ciclón se vio al General. Apenas se difundió que había llamado por teléfono a los Puestos de Mando de Pinar del Río y la Isla de la Juventud, pero no se escuchó su voz. Parece que habrá que acostumbrarse a la omnipresencia virtual en acontecimientos trascendentales. Quizás esté preparando a los gobernantes-herederos y a los gobernados para que se acostumbren a los relevos o que se identifique la imposible solución rápida de todas las calamidades con ellos, para que no se lesionen los mitos.

La devastación es tal en Isla de la Juventud que: ¨La Isla ha quedado expuesta al cielo.¨ El vicepresidente Carlos Lages la resumió así. Levantar una Isla Nueva fue un titular del periódico Juventud Rebelde el 2 de septiembre, y continúa ¨algunas imágenes…semejan tierra arrasada.¨ Reporta que Pinar del Río tiene unos 120 000 hogares sin techo o con graves afectaciones, y Los Palacios muestra una imagen fantasmagórica. Añade que la agricultura fue el blanco favorito de los embates del huracán en la provincia de La Habana.

A eso se unen los grandes daños en escuelas, fábricas, almacenes, hospitales, la telefonía y el sistema electro-energético con torres, condensadores y cables destruidos, en lugares donde se impuso a la población utilizar electricidad para cocinar, retirándosele las cocinas de gas y kerosén. Si hay pequeños contenedores de gas, no alcanzan para enfrentar las necesidades. De todos modos existe gran carestía de alimentos.

Los vecinos se han ayudado para cobijarse, cocinar y compartir lo poco que tienen. El escaso poder adquisitivo no permitió a la población adquirir alimentos de reservas, como tampoco tuvieron donde comprar velas o clavos porque ni en las tiendas de venta en divisa se encontraban. Ahora miran a su alrededor y despiertan a la realidad de que no tienen nada; todo era viejo y maltrecho. Allí hubo una casita de madera carcomida o con paredes delgadas y techo de ¨tejas infinitas, tanto que con un poco de aire volaron y permitieron ver el firmamento hasta que el Estado facilite otras similares y la historia se repita; nada de techo con todas las de la ley.

Pero no existen reservas para solucionar adecuadamente un embate de tal magnitud, que se acumula a los sucedidos en años anteriores, con familias albergadas en duras condiciones. La economía en declive desde hace mucho tiempo, ahora está destruida en la zona occidental, tiene que recomponerse y además auxiliar a los damnificados. La crisis abarcará el resto del país. Hasta finales de noviembre pueden ocurrir otros huracanes y tormentas tropicales en una temporada muy activa.

La situación ha dado un vuelco tan inmenso que ya nada será como hace dos años. Cuando los damnificados salgan del shock inicial, pasen los días de resignación porque al menos no perdieron la vida, y despierten a la realidad de la miseria sin esperanzas, y el resto del pueblo sienta mayores carencias, no podrán seguir las consignas políticas. Tampoco la represión será efectiva. Todos los cubanos debemos contribuir a reformar nuestro país. Es nuestro deber y nuestro derecho.

*Periodista Independiente


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com