cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 28-05-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
PRENSA Y ANIVERSARIO 44 DE UNA CRISIS NUCLEAR.
21-10-2006, Miguel Leal Cruz

Una vez que la fuerza aérea norteamericana confirmó la existencia de rampas para misiles en la zona de Pinar del Río (Cuba)el presidente Kennedy aclaró que "la secreta, disimulada y extraordinaria construcción de bases de lanzamiento en la isla caribeña [1] constituye una medida deliberada, provocativa e injustificada en el “statu quo” actual, que no puede ser aceptada por los Estados Unidos, si queremos que tanto amigos como enemigos sigan creyendo en nuestro coraje y en nuestros compromisos". Informó, además, que los primeros informes negativos acerca de la construcción de bases soviéticas en Cuba y de la entrega por la URSS de bombarderos capaces de transportar armas nucleares, la obtuvo el pasado martes por la mañana.

“Radio Moscú” ha lanzado un fuerte ataque dialéctico contra los Estados Unidos y su política bélica contra Cuba, que pone en peligro la paz mundial.

Mientras tanto Fidel Castro da la alarma de combate y ordena movilizar a cientos de miles de cubanos en poco tiempo. Un comentarista de la televisión cubana captada en Cayo Hueso ha requerido a sus compatriotas para que se adiestren en el manejo de las armas que se hallan a nuestra disposición. El comentarista oficial, que se identificó como Luís Gómez, después de anunciar las medidas acordadas por los Estados Unidos para llevar a cabo el bloqueo, ha declarado que “debemos preparar todas nuestras fuerzas para rechazar este tipo de agresión dirigida contra nosotros. Es necesario, por tanto, que nos adiestremos en el manejo de cuantas armas disponemos, a fin de demostrar al Presidente Kennedy, en caso necesario, de lo que estamos dispuestos a hacer los cubanos”.

Pero desde Radio Habana en emisión a todo el país cubano se ha manifestado que “la creciente actividad en Washington no es más que un inútil intento de hundir la revolución cubana”, pero que, a pesar de todo, los cubanos están tranquilos. Después, el propio Fidel Castro, se refirió a los proyectos cancelados de llevar a cabo un ejercicio práctico de desembarco de marines en la isla de Vieques, añadiendo, según la prensa, que “es una muestra de la política de provocaciones agresivas y descaradas que desarrolla contra Cuba el Gobierno de Kennedy”.

Mientras tanto el gobierno soviético en una declaración que ha dirigido a los Estados Unidos, expresa una seria advertencia a Norteamérica como consecuencia del anuncio que ha hecho el Presidente Kennedy en torno al caso de Cuba. En dicho documento se dice que “los Estados Unidos asumen toda la responsabilidad de la suerte que pueda correr el mundo. Si un agresor comienza una guerra, la Unión Soviética llevará a cabo un poderoso golpe de respuesta”. En el comunicado se califica de “hipocresía la afirmación norteamericana según la cual Cuba supone una amenaza para los Estados Unidos”. Por todo ello se hace un llamamiento a todos los gobiernos y pueblos para que protesten por las acciones agresivas de los Estados Unidos. El gobierno soviético (añade la declaración) hará todo lo que está en su poder para obstruir los planes agresivos de los círculos norteamericanos, para puntualizar a continuación que “que se están tomando medidas precisas para que la Unión Soviética no sea cogida desprevenida y pueda repeler a cualquier agresor”.

El gobierno soviético hace también un llamamiento para que se reúna inmediatamente el Consejo de Seguridad de la ONU, petición que también ha solicitado Norteamérica, y que es aceptada con urgencia por el citado Organismo. Se califica la actitud norteamericana de “perjudicial para las relaciones internacionales y de constituir un reto y amenaza para todos los pueblos amantes de la paz”, e insiste en la pretensión de que las armas enviadas a Cuba tienen carácter únicamente defensivo.

El proyecto de resolución que la delegación de los Estados Unidos someterá al Consejo de Seguridad de la ONU en relación con la situación de Cuba, contiene una grave preocupación de amenaza para la seguridad del Hemisferio Occidental y la paz del mundo. Es consecuencia de la continua y acelerada intervención extranjera en el Caribe, en especial por la instalación de proyectiles nucleares y otras armas ofensivas que han sido instaladas en suelo cubano, que motiva la medida de cuarentena naval adoptada.

El rotativo grancanario en crónica desde Norteamérica de la Agencia Zardoya exclusiva para dicho diario, nos añade (con numerosos errores informativos) que: “sobre la cuestión de ir a una guerra con Cuba, tanto por el bloqueo impuesto como por invasión posterior, se dispone de los datos que obran en poder de los servicios de inteligencia norteamericanos”. Se deduce de lo mismo que por ahora la decisión del presidente Kennedy se limita a medidas que no llegan hasta la guerra. Los hechos presentados a la Comisión de la Cámara implican el bloqueo de exportaciones, según ratifica el subsecretario de Estado George Hall. La apreciación de los servicios de inteligencia, se basa en un meticuloso sistema de vigilancia por mar, tierra y aire, con la plena seguridad de que su eficacia es muy alta, ya que Cuba es una isla de fácil control desde las costas de Florida y a través de las fuerzas aéreas y navales de los Estados Unidos. A todo esto se suman los modernos aparatos electrónicos y fotográficos de investigación, así se conoce con entera exactitud qué cosas se han desembarcado en los puertos cubanos o lo que vaya a ser construido en territorio de la isla vecina. “Lo sabemos”, afirma el autor de la citada crónica, Walter Lippmann, “y quien ponga en duda las bases de nuestra política debe comenzar por probar que las deducciones de la Inteligencia son erróneas, de modo que citaré completo el testimonio del señor Balí sobre la cuestión crucial de los preparativos militares en Cuba, a saber: Desde julio, cuando el volumen de los embarques militares soviéticos, repentinamente aumentaron, han llegado a puertos cubanos 85 barcos. Muchos de ellos llevaban artículos militares, equipos, personal y armas convencionales además de equipos pesados. Pero la mayor parte de embarques recientes han sido proyectiles dirigidos y equipos para su uso, habiéndose instalada hasta hoy (23 de octubre, fecha de la crónica), quince bases de lanzamiento en toda la isla y calculamos que el total llegará eventualmente a veintiocho. Estos son proyectiles contra aeroplanos que tienen un alcance de 20 a 25 millas. Además, han sido identificados tres y posiblemente un cuarto, instalaciones de lanzamientos nucleares similares a otros que tiene la Unión Soviética en sus costas, para lanzar proyectiles contra embarcaciones con un alcance de 30 a 35 millas y es probable que otro tipo de bases similares sean también instaladas en Cuba. Se calcula que en territorio cubano pueden hallarse, en estos momentos, unos 90 aparatos MIG anticuados de fabricación rusa, a propulsión a chorro (sic), y parece que han recibido más equipados con proyectiles infrarrojos. Además, en embarques recientes fueron incluidas dieciséis embarcaciones de patrulla de la clase Komar provistas de proyectiles de alcance medio. Hemos de considerar los cuatro a cinco mil especialistas militares soviéticos incluyéndose en ellos constructores y técnicos”. Los preparativos militares consisten en armas para el ejército cubano, proyectiles antiaéreos, cañones para la defensa de las costas, entre otras. ¿Para qué es todo esto, para atacar a los Estados Unidos?, se pregunta el articulista. Es obvio que no, puesto que los norteamericanos usando sólo de armas convencionales podrían terminar la situación cubana en cuestión de horas. ¿Es para invadir a otros países latinoamericanos? Se aprecia que es una opinión personal y poco fundamentada del cronista...

Pero sí es claro que Fidel Castro se preparaba, en aquellos momentos, para una hipotética invasión y se armaba contra una repetición de la que tuvo lugar por Bahía de Cochinos en abril de 1961. Si bien, sin la ayuda complementaria de la URSS, no sería suficiente para una acción ofensiva a territorio norteamericano, ni igualmente para frenar una fuerte ofensiva por parte de la poderosa maquinaria bélica de los Estados Unidos.

Pero la URSS interviene en Cuba por que ha prometido ayuda revolucionaria. El régimen de Castro se ha sometido a la primera prueba pública acerca de la veracidad de la solidaridad del comunismo internacional, y a menos que triunfe en Cuba la propaganda revolucionaria será universal, los países retrasados se verían grandemente esperanzados, y este es el gran problema de los Estados Unidos.

“El mandatario ruso, Kruschef se ve mezclado en los asuntos de Cuba, a la que tiene que proveer de petróleo y maquinaria, así como de materias primas y alimentos, técnicos y dinero. Toda esta parafernalia para demostrar que el comunismo puede hacer en Cuba algo mejor y más rápido que lo que los Estados Unidos y la Alianza para el Progreso, llevan a cabo en los países de la América Latina”.

Pero tras toda esta escalada peligrosa se vislumbra un posible enfrentamiento de dos grandes potencias, fuertemente armadas, que pueden conducir a una posible guerra mundial aunque a partir del día 25 las conversaciones pasaron a ser "puro teatro" (entre Kennedy, Kruschef y sus respectivas cúpulas militares y políticas que conocían el riesgo) para así calmar, paulatinamente, el fuerte temor que preocupaba en todo Mundo una guerra nuclear, que sí parecía viable cuando unidades militares soviéticas en Cuba días antes ordenaron la destrucción del avión U-2 norteamericano, en misión de información sobre territorio cubano.


[1] El Día, 24, p.1 y 5 y 6. Primera plana a toda página: Kennedy, ante las cámaras de la TV. de su país, denuncia el desarrollo del poderío militar ruso en Cuba. Ya se muestra contundente cuando dice que en "la aprisionada isla" se están construyendo una serie de instalaciones de lanzamiento de proyectiles dirigidos y que bombarderos a reacción soviéticos, que pueden llevar armas nucleares, están siendo situados en Cuba. Esto constituye una amenaza para la paz y la seguridad de toda América. Nuestra política ha sido de paciencia, como corresponde a una nación fuerte, pero ha llegado el momento de tomar decisiones. Se refuerza la base de Guantánamo e invita a Kruschef a que suspenda y elimine la provocadora amenaza para la paz.

 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com