cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 27-05-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
El Kremlin habla español
24-08-2008, Pablo Gamez

Cubamatinal/ Días atrás, la Casa Blanca expresaba su "curiosidad" ante el anuncio del Kremlin acerca de la visita de una flota rusa al Caribe y Venezuela. Es la última de una serie de informaciones que apunta a que Rusia vuelve a interesarse por América Latina.

El anuncio de la visita naval rusa la hizo el presidente Hugo Chávez en su programa radial Aló Presidente, hace una semana. "Rusia nos ha informado acerca de la intención que tiene de visitar Venezuela, es decir, de la intención de que una flota rusa venga por el Caribe", dijo Chávez.

Nada es casual. En su última visita a Moscú (la sexta en diez años en el poder), en julio pasado, Chávez logró sellar un acuerdo estratégico con Moscú. En su primer cara a cara con Dmitri Medvedev, se firmaron acuerdos de cooperación con las petroleras rusa Lukoil y la ruso-británica TNK-BP y el gigante energético Gazprom para proyectos en territorio venezolano.

De esta forma se tejía una nueva relación entre Caracas y Moscú en materia de seguridad, energía y defensa.

Cabe recordar que, bajo la presidencia de Vladimir Putin, se inició un proceso de modernización del armamento de las fuerzas militares venezolanas.

Putin había ofrecido a Chávez un crédito superior a los 800 millones de euros para modernizar su arsenal. Entre el 2005 y el 2006, Venezuela compró armas a Rusia por valor de cuatro mil millones de dólares.

Sin mencionar la compra de fusiles rusos AK, de 24 aviones de combate y 35 helicópteros, además de equipamiento y tecnología para instalar una fábrica que, en el 2010, será capaz de producir aproximadamente 30 mil fusiles automáticos anuales.

La luna de miel entre Chávez y el Kremlin ha sido también utilizada por Bolivia. Las amistades tejidas por el Presidente venezolano permitieron a Evo Morales sellar un acuerdo con Gazprom para la exploración de yacimientos de gas en Bolivia durante el 2009.

Más hacia el Caribe, en La Habana, el Kremlin ha vuelto a lanzar balones de prueba para medir el interés de la isla en canalizar nuevas relaciones con su viejo padrino.

Es conocida la carta que Dmitri Medvedev dirigió a Raúl Castro, en la que se refiere a la "necesidad e interés" de Moscú en incrementar la cooperación económica y comercial con La Habana.

"Impulsar la cooperación en ámbitos como la extracción y refinado de hidrocarburos, energía, transporte, informática, bio-tecnologías y farmacéutica", reza la misiva.

Fue en 2006 que, gracias a un crédito extendido por Moscú a La Habana, se reactivaron las relaciones entre los viejos aliados. Y desde entonces se multiplican los rumores sobre planes rusos para volver a instalar sistemas de espionaje de última tecnología en la Isla, dirigidos a Estados Unidos, y de que los bombarderos rusos de largo alcance incluyan a Cuba en sus ejercicios militares.

"Moscú quiere volver a Latinoamérica", asegura el Dr. Vladimir Zudarev, vicedirector del Instituto de América Latina de la Academia de Ciencias de Rusia.

Pregunta: Es claro que Rusia quiere ser de nuevo un factor de peso en la arena internacional. ¿Hasta qué punto es América Latina atractiva para los nuevos intereses geopolíticos de Moscú?

Respuesta: Hay que comenzar con el hecho de que la política rusa de índole pro occidental en los años noventa fracasó. Es algo evidente, porque Rusia no recibió ninguna compensación, a pesar que Moscú hizo muchas concesiones. Recuerde las operaciones en Afganistán, además del silencio que guardo Rusia ante la creciente actividad de Estados Unidos en el espacio post-soviético. Segundo, la de los noventa es la década perdida para la política latinoamericana de Rusia, porque, salvo algunos contactos esporádicos y convenios, prácticamente Rusia no logró nada, a pesar de la gran comisión que en su momento constituyó con Brasil, la cual, en sus diez años de vida, ha aportado muy poco en términos cualitativos de relación entre el gigante del Sur y Moscú. Tercero, a la dirigencia del Kremlin se le ocurrió que, si Rusia quiere navegar con éxito en la política internacional, debe entonces ser multifacético, y América Latina puede ser un socio muy provechoso. Creo que la reacción de Latinoamericana sobre la guerra en Iraq abrió ojos al Kremlin.

P: En el sentido de que se escuchan nuevas voces en América Latina, me refiero a los nuevos Gobiernos de tendencia izquierdista que llegaron al poder.

R: Sí, claro. Hubo un viraje importante hacia la izquierda que Moscú captó, a pesar de que esos Gobiernos son muy distintos entre sí. Nosotros pensábamos que iba a ver un frente unido, pero empezaron los conflictos entre vecinos. Un dato interesante se deriva de un estudio que realicé tiempo atrás. Tras el viraje a la izquierda en la región, los latinoamericanos quieren una Rusia más activa en el espacio del hemisferio occidental, porque América Latina se quedó sola con Estados Unidos a principios de los años noventa, y Rusia huyó de Cuba, abandonando sus instalaciones e historia, con lo que demostró que el continente no era una prioridad para el Kremlin. Rusia ha entendido que debe tener muchas prioridades, y América Latina está nuevamente entre ellas.

P: Ud. se refirió a América Latina en términos de un socio provechoso para Rusia. ¿En qué sentido?

R: En la ‘complementaridad' económica y científico-técnica entre Latinoamérica y Rusia. Moscú posee altas tecnologías, y muchas economías de su continente están a apunto de re-estructuración y necesitan esas tecnologías que siempre tuvieron problemas para adquirir en el oeste.

P: ¿Es aquí donde América Latina podría sacar mejor provecho de Rusia en estos momentos?

R: Es uno de los campos de batalla. Otro es la cooperación técnico militar. Muchas fuerzas armadas de Latinoamérica están en el punto de cambiar sus viejos modelos por los nuevos, y Rusia puede ofrecer armamento defensivo de mayor calidad y más barato.

P: Venezuela es el país que, en América del Sur, mejor ha aprovechado esta relación con Moscú, pues le ha permitido renovar todo su lote militar. Aquí parece asomarse el plato más fuerte que Moscú le puede ofrecer a la región: armas.

R: Primero que todo fue por Estados Unidos que Venezuela tuvo que llegar a Rusia. Recuerde el embargo que Washington impuso a Caracas. En ese sentido, Venezuela no tuvo otra alternativa que dirigirse a Putin. Pero Venezuela mantiene relaciones con quien quiere. Gracias a su relación con China, pronto lanzará un satélite al espacio. Posiblemente, los 4 mil millones de dólares que suman la venta de armas rusas a Caracas, en cierto sentido, pueden abrir puertas a otros mercados, como los de Brasil y Argentina. Pero Rusia no quiere, de ninguna, manera alterar el balance de fuerzas en América Latina.

P: En términos generales, ¿podemos decir que son Venezuela y Cuba las puntas de lanza rusas en el continente latinoamericano?

R: Brasil também. Espero que nuestro presidente visite ese país tras la Cumbre de la OPEP, en Lima. El diálogo con Brasil es muy interesante.

P: ¿Sería un desacierto de Moscú reactivar su relación con La Habana de Raúl Castro?

Como dijo Ricardo Cabrisas, co presidente de la comisión mixta de cooperación Cuba-Rusia, en mayo pasado, éste es el momento más adecuado para renovar las relaciones. A pesar de la década perdida, Rusia aún mantiene intereses en la Isla. Putin dijo que tenemos que renovar las relaciones con Cuba y con otros países de la región. Creo que Putin apuesta por Raúl Castro, quien siempre fue más cercano a la Unión Soviética y a las Fuerzas Armadas rusas, menos crítico que su hermano Fidel Castro respecto a lo que sucedía en Rusia.


*Radio Nederland

 


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com