cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 23-05-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Raúl Castro: Lo peor de los dos mundos

25-07-2008, Jorge Hernández Fonseca

Cubamatinal/ Durante la guerra fría del pasado siglo XX se acuñó la denominación “tercer mundo” referido a los países en vías de desarrollo, y los subdesarrollados. Esto suponía la existencia de un “primer mundo” conformado por los países ricos y desarrollados. Por decantación, el “segundo mundo” quedó para los países que abrazaron el comunismo, sobre todo en la Europa Oriental, conocidos en la época también como países del “campo socialista”, encabezados por la URSS.

La Unión Soviética implotó y con ello prácticamente desapareció el “segundo mundo”, y aquellos países como Cuba, que seguían la cartilla comunista, quedaron huérfanos en medio del camino incierto por el experimento fracasado. ¿Qué hacer, después de haber sometido a sus sociedades a sufrimientos innecesarios en la búsqueda de una quimera inexistente?

La Cuba de Castro lleva 18 años en esa disyuntiva. Los detentores del poder saben su fracaso, pero no quieren reconocer su error para no perder el poder. Los comunistas lanzaron a la miseria a un país próspero y la Cuba de los hermanos Castro es hoy una verdadera calamidad.

En la actualidad, que el dictador mayor ha llegado a su ocaso, su hermano sustituto comienza a dar pasos en el sendero de la subsistencia, tratando de no cuestionar la triste herencia de su anciano antecesor, encaminando al país por un camino detestable que conjuga lo peor del capitalismo salvaje, sin controles ni frenos, con lo peor de la política dictatorial, represiva y sin libertades. Raúl está construyendo en Cuba un régimen mezcla de “lo peor de los dos mundos”.

Como se sabe, el sistema capitalista de mercado es, en el actual estadío del desarrollo humano, lo mejor que la sociedad en su conjunto históricamente ha podido desarrollar, cuando de producir bienes y servicios se trata. El capitalismo actual no fue inventado por ningún teórico, como tampoco es un sistema social, es sobre todo un sistema económico. Fue el resultado de los más eficientes métodos y formas de producir bienes y servicios, que llega hasta hoy cada vez más perfeccionado, aunque no es todavía un sistema ideal. Posee sus leyes y su ética económica basada en la ganancia sobre el capital invertido, sin lo cual se va directo al fracaso.

Junto a la adopción por la sociedad humana del sistema capitalista de mercado --como mecanismo eficiente de producir bienes y servicios-- surgió la democracia en otro terreno diferente al económico, en el terreno político. La democracia trajo la libertad, leyes y controles que permiten el accionar capitalista en dos sentidos: por un lado, garantizan la libertad económica, política y social, sin las que no puede haber sociedad capitalista, y por otro lado, imponen los frenos éticos y morales --en forma de leyes-- que nos protegen del accionar de la ganancia bruta, organizando la sociedad mediante asociaciones libres y leyes consensuadas.

En el estadío actual de desarrollo, el sistema capitalista en la economía implica generación de riquezas y crecimiento económico. Por su parte, la democracia en la política garantiza el ejercicio libre de las potenciales sociales mediante representantes electos libremente, garantizando la libertad de asociación política y social y respaldando a los emprendedores en su libertad económica. La dupla correcta es: capitalismo en economía, democracia en política.

Raúl Castro en Cuba ha comenzado un accionar que hace suponer que su equipo sabe del error socializante previo. El comunismo fue un fracaso, no sólo en Cuba, como en todos los países donde fue impuesto. Sin embargo, Raúl pretende hacer una mezcla para la cual no existe cemento. Quiere imponer el capitalismo en la economía y continuar con la dictadura marxista en la política. Algo similar a lo que se ha hecho en la actual China comunista.

El socialismo ensayado en Cuba por Fidel Castro realmente era un capitalismo de estado. Un capitalismo sin capitalistas y sin libertad, de ahí su estrepitoso fracaso. El capitalismo necesita capitalistas, que no son más que ciudadanos emprendedores en el disfrute pleno de la libertad económica; que les permita decidir lo que mejor resulta en su interés propio, mediante la oferta de bienes y servicios al resto de la colectividad necesitada de los mismos.

La sociedad capitalista de mercado ofrece un futuro de riquezas que la sociedad debe saber distribuir adecuadamente mediante leyes, tributos e impuestos. Deben existir sindicatos independientes del estado, como contrapartidas a las asociaciones empresariales de clase y al poder hegemónico de políticos ambiciosos. Tanto en las relaciones capital-trabajo, como en los sistemas tributarios, un estado democrático en necesario como garantía de control y libertades.

La sociedad comunista ofrecía un paraíso terrenal (que nunca nadie vio realmente) pidiendo a cambio la cesión total de la libertad individual y colectiva, entregada como pago al “futuro luminoso” prometido. El sistema político es de dictadura unipartidista, lo que además de limitar las potencialidades que la sociedad posee, jerarquiza la sumisión al poder un grupo autoritario.

¿Qué suerte de mandato --nunca dado-- esgrime la elitista dirección comunista cubana? ¿Qué consulta popular de los ciudadanos cubanos libres ha decido que se debe continuar en la mediocridad de un presidente incompetente y genuflexo, apoyado en una tribu de incapaces que ha sumido la isla en el peor de los desastres jamás visto en la historia de sociedad alguna?

No es difícil deducir tras la decisión de Raúl al tratar de crear un sistema mezcla de los peor de los dos mundos, un intento por continuar detentando el poder político. Cuba sufre una simple dictadura más, con características ya descarnadamente familiar y hereditaria, retrotrayendo la isla al peor de los sistemas superados en varios siglos de historia humana, cuyo último capítulo se escenificará enterrando junto a Fidel y a Raúl el vestigio final del comunismo en Cuba.


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com