cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 29-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Viva la Ley de Ajuste Cubano
09-06-2008, MANFRED ROSENOW

El Nuevo Herald/ De todos los capítulos de las leyes de inmigración de EEUU el más generoso, expedito y de mayor aplicación ha sido, y probablemente seguirá siendo por muchos años, la archiconocida Ley de Ajuste Cubano(Cuban Adjustment Act), técnicamente designada como Pub. L. 89-732 del 2 de noviembre de 1966.

Esta especialísima ley ha sido la base para que la inmensa mayoría de los cubanos que han logrado pisar tierra estadounidense adquieran el estatus de residente legal permanente, cuya evidencia física consiste en la "tarjeta de residencia", comúnmente llamada la green card. (Hoy día las tarjetas dejaron de ser verdes y son de fondo blanco con ribetes rosados y azules, y respaldo neutro de tono bronceado.)

Los requisitos esenciales para poder "aplicar" a la residencia bajo la Ley de Ajuste Cubano son:

¤ ser nacido en Cuba o ciudadano de ese país;

¤ haber cumplido "un año y un día" de presencia física en EEUU. ¡Nada más!

La presencia física exigida antes de 1978 era de dos años (en lugar de uno solo), pero la actual es la nombrada y puede ser continua o discontinua (es decir, acumulada). Tampoco (después de 1994) se le exige al cubano haber entrado legalmente a EEUU; si llegó sin visa, por la frontera, etc., el gobierno le concede parole (admisión bajo palabra) y de esa manera también cumple con lo exigido por la ley.

Por otra parte, el solicitante de "ajuste cubano" no necesita demostrar que no va a ser carga pública, es decir, no se le pide presentar affidavit of support (garantía de sostenimiento) por parte de una tercera persona. Además, como si todo lo anterior fuera poco, el solicitante de ajuste cubano recibe la residencia con 30 meses (dos años y medio) de retroactividad, limitada tan sólo por su fecha de llegada a este país. El resultado de este regalo es que, en la práctica, se le reduce a la mitad el término de 5 años que se exige para la naturalización.

Por último, y a diferencia de otras leyes parecidas, pero mucho más restringidas, la Ley de Ajuste Cubano rige igualmente para el cónyuge (o la cónyuge) y para los niños del cubano cualesquiera sean su nacimiento o nacionalidad. (Compárese, por ejemplo, con la ley NACARA, que beneficia a los nicaragüenses, pero que exige la misma nacionalidad del marido para la mujer, o viceversa).

La Ley de Ajuste Cubano ha servido para que un millón de cubanos (y posiblemente, más) se incorporen a EEUU con todos sus problemas inmigratorios resueltos. Excepciones son las de un pequeño porcentaje de cubanos de conducta social indeseable, vale decir, criminales, que son excluibles de EEUU por derecho.

Pero aun así, ni siquiera al cubano delincuente se le hace efectiva la deportación, dado que Fidel Castro decretó que no los recibía de regreso. De ahí que, o pasan tiempo indefinido en las cárceles norteamericanas (si sus delitos son muy graves) o sencillamente siguen presentes en medio de la población general, virtualmente todos con permiso de trabajo para así evitar males aun mayores.

Todas las cosas buenas del mundo (excepto la gracia de Dios) tienden a agotarse y extinguirse, y así también la Ley de Ajuste Cubano ha sido objeto de intentos de anulación por parte de sectores menos tolerantes del Congreso en Washington. Así y todo, los representantes a la Cámara Lincoln Díaz-Balart y su hermano Mario, igual que la representante Ileana Ros-Lehtinen y el senador Mel Martínez (todos cubanos de la Florida) han dado con éxito la gran batalla por la defensa de esta ley y han logrado detener la extinción de la Ley de Ajuste Cubano, condicionando la abolición a que "se establezca en Cuba un régimen democrático", cosa que, como todos sabemos, no ha ocurrido todavía.

¡Viva --pues-- la Ley de Ajuste Cubano y tenga larga y saludable vida!

MANFRED ROSENOW es un abogado y periodista de Miami especializado en temas de inmigración. Escríbale a El Nuevo Herald, 1 Herald Plaza, Miami, FL 33132.


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com