cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 28-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
¿...y los públicos?
17-05-2008, Víctor Garrido Peralta

Servicios públicos, términos de significación abstracta para los ciudadanos (as) de la República Dominicana; entre otras cosas porque no sirven al público; pero es que, además, no pertenecen al Estado. Todo lo opuesto, son auto suplidos como resultado de su ausencia, o es una corporación extranjera la que ejerce su voluntad comercial, agravando de esta forma el persistente menoscabo de la soberanía nacional.

Agradeciendo la gentileza de su lectura, me permito invitarle a deliberar sobre uno de estos servicios, las telecomunicaciones. Es incuestionable la ausencia del servicio básico de líneas telefónicas públicas, privadas y comerciales en una gran parte del territorio nacional. Esto debe llamar nuestra atención pues fruto de esta carencia se obliga a 56 de cada 100 dominicanas (os) a recurrir al gran negocio de la telefonía móvil, por tarjeta o prepago en su mayoría. De tal forma que para el año 2007 existían 40,135 unidades análogas, de las que 39,406 son prepago y 729 postpago; para la de tecnología digital la proporción es aún mayor 4,292,257 prepago y sólo 723,000 postpago.

El interés programático prioritario de las prestadoras de servicios de telecomunicaciones y, la entidad gubernamental responsable de instituir las políticas regulatorias del sector, el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (INDOTEL), han concentrado sus esfuerzos en la proliferación extemporánea de las llamadas salas tecnológicas; esto, en lugares donde paradójicamente no existe lo básico: Un teléfono público y/o líneas fijas de telecomunicación. La relación de incremento existente entre las líneas públicas y móviles para el período comprendido entre el año 1996 al 2007 fue de 82,547 para el primero llegando a 5,050,730 líneas móviles el año pasado, en tanto que las líneas de teléfonos públicos para el decenio 1996-2006 partieron de 6,523 líneas para sólo arribar a 13,897 correspondientemente.

El contraste que evidencia esta distribución ha ido en detrimento del modelo de desarrollo natural que históricamente ha primado en los países llamados del primer mundo, donde los gobiernos se empeñan en el logro de sociedades más justas y equitativas. Por el contrario, la vigente administración pública dominicana se salta los pasos obviando el proceso natural de la existencia misma de cualquier ser viviente de este planeta, donde pasamos por una serie de cambios y ajustes hasta alcanzar potenciar nuestras habilidades para a través de ellas, dar cumplimiento a las aspiraciones de vida. No tenemos teléfonos fijos en toda la geografía dominicana, pero si salas digitales hasta en la isla Saona, donde por supuesto los teléfonos públicos son dispositivos por conocer.

Entiendo que existe un tiempo para todo, y que estos tiempos demandan de nuestros "servidores públicos", desde el más humilde hasta el más encumbrado el asimilar esta noción, para con ello revertir la desmedida práctica de saltarnos los ciclos. El denominado "inmediatismo" de nuestra gente -procura de satisfacciones inmediatas- no es más que el fruto de éste y otros mensajes erróneos que desde el gobierno se envían. De ahí que, se quiera nacer, antes de ser fecundado; acumular riquezas materiales ya, ahora, hoy, sin considerar las capacidades, la formación, el trabajo honesto o los sacrificios y esfuerzo que conlleva dicho objetivo. Pienso que el beneficio productivo de las corporaciones extranjeras no debe ser el único parámetro a tomar en cuenta.

Sabemos, que las precariedades y ausencia de los servicios básicos activan una cascada comercial con pocos beneficios reales para nuestro pueblo. De ahí la intransigencia de Estados dignos, a entregar totalmente el sector servicio, entre otros, a corporaciones extranjeras. Conocemos de las espinosas gestiones vigentes del gobierno español en aras de impedir que una empresa extranjera controle el sector eléctrico de aquella nación. Sin embargo somos testigos en nuestro terruño, de la expansión de capitales foráneos en las telecomunicaciones, esto no es casual, los dividendos han de ser alentadores. No es fruto del azar, el abandono y desproporción de crecimiento entre las líneas fijas y móviles de prepago, que es el sistema que más beneficios deja a esos capitales foráneos que controlan el sector.

Creo que a través de acciones claras desde la administración pública se puede educar al ciudadano (a) en cuanto a los pasos que deben primar en aras del progreso individual y colectivo; ese proceso natural a seguir, el que habría de existir por y para un proyecto de nación soberana, donde el norte sea la conformación de una sociedad sustentada en los honorables principios de nuestros orígenes. En el que la visión y voluntad política este regida por el logro del bienestar común de nuestros hermanos (as). Es pues tiempo de reorientar los recursos de todas (os) hacia revertir la brecha tecnológica, pero empezando por lo más elemental para que nuestro avance como nación se cimenté sobre plataformas consistentes. Sin prisas pero sin pausas…Llegaremos.


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com