cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 30-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Cuba y Venezuela: ¿Caminos paralelos?
04-10-2006, Miguel Leal Cruz

 

 

 

 

En estos momentos en que los dos mundos ideológicos de siempre se hallan nuevamente enfrentados; los de la libertad económica y el orden clásico versus los de la izquierda social sin libertades reales y "reparto a ojo" de los presupuestos estatales de sus países (dónde se aplica aquella máxima de los Borbones franceses "todo para el pueblo pero sin el pueblo"), nos hace reflexionar en torno a la visita que Hugo Chávez efectuó a las Naciones Unidas (sólo ante el peligro, al parecer, como Gary Cooper), cuya exposición pública ante el mundo estuvo llena de "sus verdades", pero ocultando otras en especial aquellas que pretende para su país: Venezuela (que de seguro no le permitirá la misma ONU ni la OEA).

En consecuencia recordamos otra visita que este presidente venezolano realizó por España (a fines de 2004) para celebrar su séptima victoria electoral consecutiva (entre otros países de su periplo político),que nos obliga a rememorar el fracaso de otro proceso que jamás ha usado normativa democrática alguna en su desarrollo: Cuba (a pesar de las promesas de Fidel ante el pueblo de llevar a cabo elecciones libres hace cuarenta y siete años), camino que Hugo pretende seguir con la misma metodología de Fidel a través de un partido único (si se lo permiten) que manejará al modo feudal. Y nunca mejor dicho, por que el venezolano en una visita (médica dice él) al cubano en una de sus clínicas particulares (dónde dice se recupera) le dijo "Caballero..." para más tarde decir públicamente que tiene perfil del Quijote y posteriormente le llamó "El Quijote de La Habana" (textual).

La democracia de Fidel es la misma de los antiguos griegos en el Ágora (etapa más antigua), por unanimidad previa al griterío. En aquella lejana época los representantes del grupo multitudinario que más gritara en la plaza pública era aclamado ganador para la democracia ateniense (aunque el resto permaneciera callado). Sin embargo, una gran potencia económica y social cómo es China invertirá casi 500 millones de euros en la industria cubana del níquel y financiará hospitales, escuelas y televisiones, e incluso potenciará el turismo, según apuntaba la prensa por aquellas fechas.

Todo lo contrario que la “revolución” patrocinada por Hugo Chávez para Venezuela, de tipo “caudillista” sí, pero bajo cánones democráticos y de libertades (hasta ahora), comparado con otros países del entorno (pero que ahora pretende aglutinar en el dicho partido único al modo comunista clásico aunque ciertos sectores reaccionarios digan otra cosa, que posiblemente se lo impedirán como sea…). La patrocinada por Fidel Castro con toda buena intención y en loor de multitudes, hace más de 45 años, hace aguas por todas partes prácticamente a los tres años de su inicio (en que marchó de la Isla lo más granado de la potencialidad intelectual y empresarial cubana).

Claro que constituyó un proceso "espejo de la realidad palpable" (en toda la América del momento), para terminar en una ilusión teórica, filantrópica que efectivamente fue viable. Por ello, en principio, fue apoyada por varias democracias del llamado mundo libre entre ellas Estados Unidos que permitió el derrocamiento de Batista, otrora amigo y colaborador, como es sabido.

Pero ahora, más de 45 años después, el Premio Nóbel de Literatura, portugués residente de lujo en Lanzarote (Canarias-España) reitera una vez más no hace mucho el distanciamiento hacia el régimen de Fidel Castro (con el que comulgaba frenéticamente), un año después de haber discrepado públicamente (como también han hecho otros), por el fusilamiento de disidentes políticos que pretendían abandonar la Isla. José Saramago reitera con énfasis que sigue opinando lo mismo “porque disentir es un derecho. Hay disidentes que son personas honestas, no así cuando esas personas están al servicio de una determinada potencia...”. Claro seguidor de otro disidente cubano culto de lujo: Guillermo Cabrera Infante, de origen palmero (Canarias), fallecido en Londres no hace mucho, quién en vida luchó con la pluma para derrocar el régimen sin conseguirlo.

Efectivamente, hemos dicho que “ hoy lejos de constituir un estado normal de derecho, el régimen cubano puede considerarse una soberana utopía, más próximo a un régimen medieval europeo (el feudalismo) o al ya caduco régimen comunista, que a un estado heredero de la división de poderes propugnado por Montesquieu”, que el castrismo olvida (En semejante trama Fidel es el Señor, su plana mayor serían los caballeros, escuderos y vasallos, y el resto, la mayoría que sufre los errores del mismo, será lo que se llamó la plebe, los siervos, “tercer estado” o proletariado sin apenas derechos personales y menos aún institucionales, que ya es una barbaridad hoy en día).

Cuba es hoy gobernada por un régimen dictatorial impropio de los tiempos actuales y, por tanto, negado para ser aceptado en los Organismos Internacionales que han de propiciar una solución inmediata a través de una transición pacífica y democrática.
El presidente del gobierno español Rodríguez Zapatero, en no dudosa buena intención, a través de su Ministro de Exteriores, ha confirmado estos pasados días (y ahora en septiembre de 2006) la inminente y perentoria necesidad de ese cambio democrático en Cuba. En esto sí coincide con los dirigentes del Partido Popular que rompió relaciones diplomáticas con la Isla (tras enrevesada enemistad Aznar-Castro) y que más tarde retoma el PSOE.

Pero, ¿y la realidad cubana, qué? ¿Y los cubanos en mayoría cultos pero con necesidades elementales básicas y con total falta de libertades reales, de qué les vale un socialismo inviable aunque se pretenda una mínima dosis aperturista…?


*Miguel Leal Cruz. Licenciado en Historia y Periodismo. La Laguna de Tenerife (España).


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com