cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 29-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Negocios olímpicos
03-04-2008, Luife Galiano

Me he despertado en estos días con la sorprendente noticia de que distintos personajes de la política —por decir algo— española muestran su sonriente adhesión al gobierno pequinés.

A pesar de la despampanante onda represiva que invade a China y sus satélites desde tiempo inmemorial, recrudecida en las últimas semanas en el Tibet, estos señores se solidarizan, una vez conseguidos los boletos olímpicos, con el procedimiento del palo y tente tieso.

¿Significa esto un alarde de sportmanship —caballerosidad deportiva— como contrapartida al cese de las hostilidades represoras? En absoluto. Este no es más que el octavo visible del iceberg deportivo.

Mientras políticos de la talla de la Sra. Merkel y del Sr. Sarkozy reniegan de la represión e instan al gobierno chino a finalizar su locura, mientras en la India un deportista designado para portar la llama olímpica rechaza el honor, en nuestra querida Madre Patria los dirigentes salivan de placer por fotografiarse con el totalitarismo oriental en la próxima temporada de primavera verano 2008 como si de un desfile de maniquíes se tratase. En vez de comunicarles a los organizadores del magno evento su repulsa por la situación, estas modelos y caballeros exhibidores deportivos se pasean orondos contando las medallas que piensan traerse a sus vitrinas federativas.

Señores, contemplan ustedes la doble moral progresista en su máximo apogeo. Se les llena la boca de democracia simplista —esa que se limita al papelito en la urna— mientras hacen la vista gorda con un gobierno represor de libertades.
Hemos visto por la red las fotos, los reportajes y los blogs denunciando los desmanes hasta que han sido neutralizados por decisión gubernativa. ¡Qué manía! ¿Es que no saben hacer otra cosa más que cortar la corriente, prohibir las iniciativas y sumirnos en el apagón informativo? ¡Ni que estuvieran en Cuba!
¿Qué pasó con la vituperada libertad de expresión? Vale que repriman los chinos, pero que lo aplauda el ínclito dirigente que dijo que el PSOE era el fulcro sobre el cual se sustenta la democracia española, no deja de recordarme a Trillo y su expresión testicular.

Que nadie se llame a engaño. Los siete octavos ocultos del iceberg son producto de la globalización —montaje de abraza dictadores— consumista de la estulticia. Los dirigentes, ya se sabe, hacen gala de una obstinación que consiste en dejar que, por mucho que proteste la razón, ésta termine por ceder y rendirse a la necedad. Hace pocas horas en España sacaron del almacén de la tramoya al Sr. Samaranch para regalarnos varias perlas seniles. Cito textual: “Nosotros no podemos presionar. Estamos en nuestro mundo; un mundo maravilloso en el que doscientos cuatro países se reúnen. Razas distintas, tradiciones distintas, sistemas políticos distintos, todos conviviendo en paz”. Le faltaría añadir: de gángsteres distintos y dictadores distintos para completar el repertorio así como finalizar diciendo que conviven en paz acallando las voces y enterrando los cadáveres de quienes exigen Libertad.

Pero no. Serán doscientos cuatro países de ese ‘Mundo Feliz’ —algunos ya se van cayendo de la lista— en estrecho concubinato con las injusticias que se cometen a cambio de los dólares pequineses. Detrás de todo ello no pernocta sino el bisnecito de siempre; ese de los grandes dividendos a cambio de doce horas de trabajo y un bol de arroz; en jornadas de siete sobre siete; año sobre año. ¿Es ese el capitalismo a la China que doctos maestros de grandes universidades occidentales pregonan a los cuatro vientos?

Tiemblo al pensar que nuestro Asere Supremo —el de las computadoras sin softwares comprometedores— señala la alternativa asiática como el modelo idóneo en la nueva ofensiva revolucionaria para el bienestar. Resulta que no hay sistema más apropiado para Cuba que la economía oriental de mercado. ¿No querían el capitalismo los opositores de la Revolución? Pues aquí van dos tazas —dos boles— parece decir el magnate del mercado vertical. El patrón dominante de la nueva economía antillana repleta de inasequibles pesos convertibles —la plata, el oro y el bronce— al que sólo acceden los privilegiados. El Gran Hermano —Gran Mermado— que nos gobierna reverdece los vetustos laureles orwellianos otorgando carta cabal de identidad al doblepensar y a las neolenguas de baratillo.

Así, acalla las voces disidentes, reprime las posturas democráticas y da bombo y platillo a las novedosas tecnologías de la información y el conocimiento. Es el doblepensar del te doy algo que te haga sentirte libre pero que no puedes usar. O la neolengua del celular de prepago; hasta que decidan no venderte saldo porque así lo decide la autoridad competente.

No obstante, una vez en posesión de los nuevos dones, su funcionamiento deberá solucionarse en los oscuros caminos de la ‘resolvedera’ porque, ¿de dónde vienen los pesitos convertibles para comprar las computadoras? ¿Vienen de la loma o pululan en el llano? Mamá, yo quiero saber. Eso sí, solucionado el primer paso, habrá que dar otros hasta la consecución de la conectividad total; empresa nada fácil en un país en el que los límites entre el dentro y el fuera se establecieron al principio de los sesenta pero nadie dijo hasta dónde.

No me cabe duda que conectarse a Internet en Cuba será un anhelo espiritual. ¡Vamos!, una experiencia religiosa. Ahora entiendo yo lo de Bertone y la satisfacción de las necesidades espirituales de las que se hacía eco el ‘Granma’; ese vocero gubernativo tan críptico en sus explicaciones.

Y a todas estas, inasequible al desaliento, el Asere Supremo está en candela. A cada hora una nueva sorpresa, como cuando cambiaron la moneda de la noche a la mañana al principio de la Revolución y la isla se hundió en la miseria. Por fin entraremos en los hoteles; esas posadas para extranjeros privilegiados contempladoras de oscuros deseos. Resucitará el Mercado Libre Campesino y los agricultores dominarán el mercado primario hasta una nueva metida en cintura. Se facilitará, asimismo, la venta de medicamentos gracias a que ya no está prohibido enfermarse.

Lo que nadie puede negar es que todo el efluvio mercantil desplegado necesitará de un bien engrasado sistema monetario que lo ponga en movimiento; sistema que, por el momento, no se vislumbra en el panorama de la isla salvo que pretenda financiarse con las remesas de emigrantes y gusanos del exilio o surja del entramado secreto un santón capitalista que ahogue aún más al sufrido pueblo cubano. Si es que en el país, desde la efeméride del traspaso dictatorial, no paran de producirse las sorpresas.

Lo que ya no es tanta sorpresa son las condiciones infrahumanas en los campos de concentración. El Máximo Jubilado ha descartado la puesta en libertad de los opositores alegando que no se doblegará a las presiones externas y se dirige, por su parte, a los yanquis para que erradiquen al terror islámico detenido en Guantánamo.

Resulta kafkiano todo este guaguancó. El líder se desgasta en un juego de dimes y diretes sin solución de continuidad, el mundo percibe impasible el toma y daca que a nadie importa y la población se pregunta que pasará a continuación.

Lo triste es que los edecanes del totalitarismo represor seguirán somatizándonos con el triunfo de los dioses del consumo dentro de sus zonas de seguridad y apariencia estable en las cuales —al tiempo— seremos procreados in vitro a semejanza del ‘Second Life’ en esta ‘First Life’. A veces pienso si no será que se quiere colocar al ‘Ángel Expendedor de los Placeres Consumistas’ a las puertas del Paraíso para que nadie se marche al destierro.

Eso sí, en China seguirán muy de cerca el deambular de la antorcha olímpica a través del orbe frotándose las manos ante tanto incauto aplaudiendo a su paso. Y los gobiernos, eliminada la competencia, rellenarán las vitrinas propias e impropias con el oro, la plata, el bronce y la sangre de las víctimas.

¿No creen que vaya siendo hora de una rebelión en la granja?


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com