cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 23-05-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
El régimen contra un joven
01-04-2008, Yaxys D. Cires Dib

En la última semana de febrero La Habana firmó el Pacto de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el de los Civiles y Políticos. Resulta que en esos días la Universidad de Pinar del Río, de orientación comunista como todas en Cuba, expulsaba por motivos políticos al joven Néstor Pérez, estudiante de segundo año de Derecho. Esta acción totalitaria que viola los derechos refrendados en los convenios recientemente firmados es muestra de la verdadera situación de la isla y desmonta esa imagen de “dialoguero” y “autocrítico” que pretende ofrecer el gobierno cubano, y que otros se empeñan en ver para así justificar su aquiescencia ante lo que realmente pasa en Cuba.

Néstor Pérez pertenece a una familia campesina y hospitalaria, como casi todas las del occidente de cubano. Tiene 25 años de edad y desde adolescente ha estado comprometido con la Iglesia Católica. Néstor fue injustamente expulsado de su centro de estudios por expresar opiniones diferentes al dictado oficial, dogmas que la universidad sigue al pie de la letra, pareciéndose más a una fábrica de productos en serie que a un hervidero de ideas y debates que es lo que una institución de educación superior debe ser. Los representantes de la ortodoxia comunistas le señalaron un artículo que había publicado en la revista digital CONVIVENCIA, que dirige el líder católico Dagoberto Valdés, donde comentaba un documental sobre la Transición Española, preparado por Victoria Prego. En sus reflexiones Néstor invita a poner los ojos en el proceso de tránsito hacia la democracia en España, cosa que nos puede dar un impulso para el necesario cambio en Cuba, aunque como él señala, no se trata de copiar modelos. Ciertamente, la propuesta de este estudiante de derecho contenía una fuerza liberalizadora que por lo menos en aquella universidad no podía generar otra cosa que solidaridad por parte de sus compañeros de estudio y reprimenda por parte del poder.

Para que tengan una idea. El historial de la Universidad de Pinar del Río en materia de ataques a la libertad de conciencia y expresión no tiene desperdicio. Por solo mencionar algunos casos: en el año 2000 al Ingeniero en Telecomunicaciones Sergio Lázaro Cabarrouy le fue retirada su categoría docente por su labor en la Iglesia, específicamente en el Centro de Formación Cívica y Religiosa; en la primavera de 2003 fue destituido del puesto de Jefe de la Carrera de Derecho el Dr. Eurípides Valdés Lobán, por permitir debates sobre temas políticos y fomentar un ambiente de “libre pensamiento” –con ciertos límites- entre el alumnado de primer año de derecho. El profesor Valdés Lobán, además era tutor de una investigación de dos estudiantes que entró en consideraciones sobre si la oposición formaba parte del sistema político cubano. ¡Pecado capital!; en esa redada también fue expulsado quien les escribe. Mi categoría docente era de profesor instructor. Estaba contratado por la Universidad para impartir seminarios y clases prácticas a las carreras de Derecho y de Economía. El día 5 de mayo la decana de la Facultad de Humanidades me anunció que no podía seguir dando clases en la universidad porque había firmado el Proyecto Varela, no pertenecía a los Comités de Defensa de la Revolución y por mis compromisos en la Iglesia. Me dijo que me reconocía mi labor como profesor, cosa en la cual coincidía con mis alumnos, pero que la universidad era para los revolucionarios. A todo ello siguió un acto de repudio con los ingredientes de siempre: llamar contrarrevolucionario al despedido y decir que es de la “quinta columna” -y eso cuando navegas con suerte.

Dagoberto Valdés, un ingeniero agrónomo condenado por el gobierno a ser recogedor de yaguas –hojas de palmas- y, después, a formar parte de las filas del desempleo, es el fundador y director de Convivencia, revista de la cual Néstor es colaborador. Convivencia ya está dando frutos, tanto en cuanto a número de lectores como en el debate que está generando. Pero también ya se está sintiendo en la nomenclatura estatal que teme hasta a lo que puede escribir un nada poderoso joven campesino.

Esta realidad: el régimen contra un joven, demuestra que aunque estén pregonando la inminencia de algunas medidas populistas y firmando cuanto papel se les ocurra, en el plano político la nota característica seguirá siendo el absolutismo. Sin embargo, esta realidad también puede tener otra lectura. Es la certeza de la existencia de aquello que un día Václav Havel bautizó como “el poder de los sin poderes”.


* Jurista y becario de FAES


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com