cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 26-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Los pobres; entre el ofuscamiento y la trascendencia
03-10-2006, Fausto Cantú Peña

Construyó su candidatura a la Presidencia de la República desde el Gobierno del DF, con todos los recursos a su alcance. Votaron por él 14.683.096 mexicanos o sea, alrededor del 20% del Padrón Electoral; su rival en la lucha por la cabeza del poder ejecutivo le ganó legalmente por muy reducido margen.

Creyó que tenía seguro el triunfo, se ensoberbeció y descuidó varios frentes que le pudieron aportar muchos más votos.

Ahora se reputa Presidente “legítimo” a mano alzada en una llamada Convención Nacional Democrática que cuenta según sus organizadores con cientos de miles de “delegados” aglutinados en el Zócalo de la capital. En el corazón del país maneja hábilmente la figura simbólica de abanderado de los pobres y de otra República, con un gobierno paralelo.

Lo acompañan en su empeño desde el lumpen organizado y el pueblo irritado, hasta un selecto grupo de intelectuales y políticos, pasando por facciones de la dividida “izquierda”, sectores de la pequeña burguesía, periodistas, sindicalistas y varios elementos radicales. Se sigue empeñando en mandar al diablo a las instituciones de los privilegiados de las que participó electoralmente con un enorme despilfarro monetario. Hasta ahora ha conducido su movimiento pacíficamente.

El Presidente legal –también insuficientemente legítimo en cuanto al similar porcentaje de ciudadanos que por él sufragaron dice que rebasará a su ahora rival permanente por la izquierda; seguramente se refiere al principal asunto económico social del país: combatir la pobreza y hacerlo por el camino del empleo. En esto coinciden desde el hombre más rico hasta el pobretólogo más famoso de México.

No hay estadísticas disponibles para calcular cuantos de los 70 millones de pobres en edad de votar, favorecieron a cada candidato; no obstante, es posible inferir que millones de ellos se abstuvieron de acudir a las onerosas urnas.

Por cuanto al combate a la pobreza me veo obligado a hacer preguntas y dar las respuestas siguientes:

¿Cómo lograrlo? –Con empleo productivo y equitativamente remunerado.

¿En qué rubros? –En los que ocupan mano de obra intensiva y masiva para producir satisfactores básicos y realizar obras de infraestructura.

¿Con que recursos de inversión? –Públicos, privados y sociales, nacionales y extranjeros.

¿Con qué políticas laboral - ocupacional - social? –Asimilando las propuestas de la oposición.

En este sentido, lo trascendente radica en construir una oposición progresista y responsable, la cual deberá proponer y exigir al nuevo gobierno que atienda con prioridades acertadas la compleja Agenda Nacional, en nutrición, energía, salud, educación, seguridad pública, etc., todo dentro del Sistema Nacional de Planeación democrática y participativa, reflejado en una ley de Ingresos y Presupuesto, con carácter redistributivo de la riqueza y de las rentas, lo cual exige de partida, una Reforma Hacendaria integral, otra Monetaria Financiera y otra Laboral.

Por ejemplo, programar dentro del Plan Nacional de Desarrollo la inversión-empleo, fundamentalmente en el campo y la agroindustria para recuperar parte de nuestra capacidad de autodeterminación alimentaria y dentro de esto, el aprovechamiento Integral y Desarrollo Sustentable del Trópico Húmedo y Subhúmedo Mexicano (30% del territorio y de la población nacional donde se localizan decenas de millones de pobres), dando particular atención al rescate y modernización de la cafeticultura –generadora de millones de jornales-, en la que íbamos camino a ser potencia y ahora somos menores.

Ahora bien, tal oposición trascendente no podrá lograrse si la encabeza un “Presidente” paralelo quien finca su legitimación en la ofuscación al no aceptar su derrota personal, que acabará finalmente por deslegitimar ante la opinión pública, los triunfos que obtuvo su partido en el Congreso de la Unión.

De facto hubo nulidad abstracta, de jure el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) no la reconoció.

Ante tal fragilidad y eficacia de las instituciones es tiempo de la búsqueda de unidad en la lucha racional de los contrarios para sintetizar estadios superiores de crecimiento económico y progreso social.

Fausto Cantu Peña, es economista I.T.E.S.M. Coordinador Nacional de Constitución y República, Nuevo Milenio, A.C. Agrupación Ciudadana de Análisis y Propuesta (Protocolizada ante Notario Público No. 116 del DF. con 8.000 afiliaciones)


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com