cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 23-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Propaganda castrista ''made in Argentina'' con guión cubano
10-02-2008, Gabriel C. Salvia

¿Cómo puede ser que alguien que realiza un documental utilizando únicamente los testimonios parciales de los funcionarios de un gobierno dictatorial puede manifestar que su intención no es hacer propaganda? La referencia es hacia la ignota documentalista argentina Carolina Silvestre, quien primero había realizado una supuesta investigación para el documental "Bloqueo: la guerra contra Cuba" y recientemente produjo su propio documental titulado "Hechos, no palabras: Los derechos humanos en Cuba".

Sobre el primer documental, es tan obvio que no investigó nada que ni siquiera leyó el significado de "bloqueo" en el diccionario y mucho menos consultó el sitio web del Organismo Nacional de Estadísticas de Cuba, donde hay abundante información de todos los países del mundo con los cuales comercia Cuba, incluyendo al propio Estados Unidos. Pero además, Carolina Silvestre desconoce -o miente deliberadamente- cuando en una entrevista con el diario Página/12, al argumentar uno de los motivos del documental sobre el "bloqueo", dice intentar "aportar un granito de arena a la lucha contra este genocidio que está haciendo EE. UU. a un pueblo que es hermano y con el que nosotros simpatizamos toda la vida. Y aunque no hubiésemos simpatizado, digo: está matando gente porque no permite que ingresen alimentos, remedios ni cosas básicas que uno necesita para la vida". Precisamente los alimentos y los medicamentos están exceptuados del embargo norteamericano a Cuba y este país paga en efectivo por esos productos que se importan en la isla. A lo anterior hay que sumarle las remesas en dinero y las mercancías que ingresan a Cuba provenientes de los cubanos en Estados Unidos que por motivos políticos y/o económicos abandonaron la isla.

En la misma entrevista, Carolina Silvestre afirma: "me di cuenta de que la gente no tenía muy claro lo que es el bloqueo". Es más que obvio que ella es la que no lo tiene claro y como no es el objetivo de este artículo extenderme sobre las mentiras acerca de este tema, para ello remito al Documento que escribí con el economista Pablo Guido: "¿Y dónde está el bloqueo? El comercio internacional cubano y sus propias restricciones a la globalización" (1).

Ahora, respecto al documental "Hechos, no palabras: Los derechos humanos en Cuba", que ya presentó en La Habana -recibiendo elogios del propio dictador Fidel Castro- y recientemente estrenado en el Complejo Tita Merello, vale la pena reproducir algunos de los comentarios incluidos en una crítica realizada por Fernando López en el diario La Nación. Allí, el periodista señala, entre otras cosas, que "el problema principal con el que tropieza no es su tema ni su manifiesta toma de posición -la que limita los alcances del informe a quienes ya están convencidos de las bondades de la revolución cubana-, sino precisamente la ausencia de disonancias o controversias. Son muchas voces, pero ninguna es crítica. No hay otra campana, y cuando se da noticia de la existencia de disidentes y se incluyen imágenes de un acto público realizado por ellos, el material se presenta en un capítulo, cuyo título es bien elocuente: 'Mercenarios'".

El comentario de López está precedido de información acerca del documental, donde surge un dato que hace aún más impresentable esta propaganda barata del castrismo: junto a Carolina Silvestre colabora en el guión Orestes Hernández, nada menos que el Primer Secretario de la Embajada de Cuba en Argentina, acreditado aquí desde el 31 de enero de 2005. El otro dato sobre este documental que aporta la crítica publicada el jueves 10 de enero de 2008 en La Nación con el título "Muchas voces y demasiada unanimidad: Parcial film sobre los derechos humanos en Cuba", menciona que fue presentado por Latino Producciones, Primer Plano Film Group y el Incaa. Este último es el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, organismo público de la Argentina, por lo cual no sería extraño que con el dinero de todos los contribuyentes argentinos se haya aportado al financiamiento de un producto que le hace propaganda a una dictadura.

Finalmente, esta típica exponente de la frivolidad revolucionaria tuvo la contradicción de dedicarle su documental a los treinta mil desaparecidos en la Argentina. Es más que sabido que el régimen cubano fue precisamente el que bloqueó la condena en la entonces Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra a la dictadura militar argentina, condena que era promovida por los Estados Unidos de América. De haber prosperado la condena por violación a los derechos humanos, los militares argentinos hubiesen tenido una mayor presión internacional que los hubiera llevado a reducir la represión y de esa manera podrían haberse evitado desapariciones. Eso fue lo que pasó en Chile, de acuerdo al testimonio de opositores a Pinochet, cuya dictadura sí fue condenada en Ginebra. Sin embargo, ningún defensor de la revolución cubana en la Argentina hace referencia a la complicidad castrista con la dictadura militar, lo cual evidencia las contradicciones que tienen en la defensa de los derechos humanos. Es que, como diría el periodista Robert Cox, la "ceguera ideológica" es una enfermedad mental que hace que los seres humanos puedan ignorar aquello que no quieren ver. Y esa es la enfermedad que también padece Carolina Silvestre.

*Gabriel C. Salvia es Presidente del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL).

(1) http://www.cadal.org/documentos/nota.asp?id_nota=1576


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com