cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 23-05-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Nunca solucionarán el problema porque ellos son el problema
23-01-2008, Pablo Docimo

A lo largo del tiempo, en nuestro País, se fueron sucediendo Presidentes militares y civiles, Radicales y Peronistas; muchos más Ministros de Economía con distintos planes económicos e innumerables Legisladores, pero las crisis se sucedieron una tras otra.

Es evidente que todavía nadie pudo encontrar la solución, a pesar de que cada vez que escuchamos hablar a alguno de ellos parecería que, según su óptica, realizan un perfecto diagnostico del panorama, como si en vez de ser quienes tendrían que solucionar los problemas fuesen perfectos analistas políticos.
Pero lamentablemente, mientras no se ataquen a las verdaderas razones de nuestros males, nunca vamos a encontrar la solución.

El primero de ellos, el que podríamos denominar como el “ABC” de la cuestión, y del cual nuestros mandatarios forman parte, es el gigantesco sistema burocrático administrativo del Estado. Un Estado que cuenta con A) muchos más empleados de los que tendría que tener, B) una ineficiencia notable, y C) un derroche excesivo de recursos económicos y propicio para crear un terreno harto fértil para fomentar hechos de corrupción de todo tipo y color.

En segundo lugar, nuestro país cuenta con uno de los sistemas impositivos más perversos del mundo, donde encontramos impuestos realmente distorsivos, como por ejemplo el IVA del 21% y otros que se pagan varias veces y de distintas formas, como Ingresos Brutos y Ganancias, siguiendo con una extensa lista de obligaciones provinciales y municipales.

Todas estas “contribuciones” fiscales, no hacen otra cosa que encarecer los productos o servicios, produciendo un lógico deterioro en el poder adquisitivo y tentar a la evasión a quienes deben pagar. Toda esta ineficacia redundará, inevitablemente, en el Endeudamiento del Estado, que es, en definitiva, la forma más eficaz de determinar la evolución económico social de un País.

EL ESTADO NACIONAL ES COMO UNA GRAN EMPRESA DEL ESTADO.
Si el Estado nacional se endeuda, es por que sencillamente hay un déficit, por lo tanto algo funciona mal. Esto, dicho en otras palabras, significa que los egresos son mayores que los ingresos.

Es indiscutible que absolutamente todas las empresas estatales eran deficitarias, y esto se debe a tres razones: A) Exceso de personal, B) Ineficiencia en el servicio y C) Despilfarro de recursos.
Estos tres problemas que tenían las empresas estatales, son extensivos, en nuestro País, a todo lo relativo al Estado, ya sea una dependencia del Anses, pasando por cualquier Concejo Deliberante, Congresos Provinciales, municipios, Afip, Rentas, etc.

En cierta manera, el Estado nacional, funciona como cualquier empresa del Estado, o sea que es una “Gran Empresa Estatal”; por consiguiente, tendremos los inconvenientes antes señalados, exceso de personal, ineficiencia en el servicio y despilfarro de recursos.

Nuestro País, como dijimos, posee uno de los sistemas impositivos más perversos del mundo, tal es así que cualquier persona de clase media, aporta, directa o indirectamente, el 40% de sus ingresos a impuestos.
El mediático recaudador de impuestos, Santiago Montoya, sostiene que el problema de nuestro País es la evasión, y esto no es así de ninguna manera. Entonces, ¿donde radica el problema? Precisamente, que en nuestro país el Estado gasta más de lo que recauda.

Cada vez que alguien enciende la luz, abre una canilla, utiliza una hornalla, o habla por teléfono, está aportando impuestos; ni hablar del que compra un paquete de cigarrillos, consume una bebida alcohólica o carga combustible en su auto, incluso el chico que está en una esquina limpiando vidrios, cuando juntó unas monedas y compra un sándwich, paga impuestos.

CONCLUSIÓN

El señor Santiago Montoya, en primer lugar, debería reconocer que tenemos un Estado parasitario, del cual él y toda su repartición forman parte.
Para comenzar a solucionar el problema, deberíamos, en primer término, eliminar el personal de más existente en todo lo que al Estado respecta, luego, deberían ser eficientes en sus obligaciones, y por último, no derrochar los recursos con los que cuentan.

Por supuesto que a esta problemática también deberíamos agregar una reforma impositiva, para que, finalmente, el Estado recaude lo que realmente corresponde, de una forma eficaz, y destinarlo correctamente donde realmente deba ser destinado, y no a la gran burocracia administrativa a la que estamos sometidos.

De ser así, el impacto sería muy notorio, ya que en primer término, al tener menos carga tributaria, cualquier producto reduciría hasta en un 20% su valor. En segundo lugar, al aportar menos impuestos, se podrá destinar ese dinero en consumo de bienes y servicios, por último, estos dos factores se potenciarán mutuamente, generando un impacto significativo en la economía, generando un circulo virtuoso.

Estos son los verdaderos males que nos aquejan, pero nuestros dirigentes siguen empeñados en decirnos que somos un país sometido, oprimido, hostigado por el FMI, el Banco Mundial y las empresas multinacionales, en vez de aplicar una economía moderna, abierta, que aliente a las inversiones y genere empleo, con un sistema impositivo justo y equitativo que distribuya los ingresos de una manera ordenada, transparente y sin despilfarro, a través de un Estado eficiente y que responda de una manera efectiva a las necesidades de la gente.

Como podemos apreciar, no es muy difícil solucionar el problema “general” en la Argentina, que está compuesto, básicamente, por el déficit del Estado y el perverso sistema impositivo, pero casualmente, quienes tendrían que solucionarlo, los políticos, son parte del problema.

*Locutor Nacional, Periodista, con múltiples apariciones en Grafica, Radio y Televisión


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com