cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 29-04-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
EL ESTABLECIMIENTO DE UNA ECONOMIA DE MERCADO EN CUBA
21-01-2008, Heriberto Portales Rodríguez

El establecimiento de una economía de mercado, durante la posible etapa de transición, no se puede suponer como un proceso de fácil realización porque hay que tener presente la posibilidad de que dicho proceso chocaría en primer lugar, con los obstáculos que representa conformar una economía de mercado a partir de una centralizada socialista y en segundo lugar con la oposición que surgiría de algunos sectores sociales a este tipo de cambio, oposición q1ue se apoya en el desconocimiento por un lado y en perjuicios ideológicos establecidos ya como patrones estereotipados por el otro..

Este rechazo estaría fundamentado principalmente por la errónea idea que se ha creado de que el sistema de producción capitalista, es un sistema depredador, devorador del hombre, idea esta que fue fijada mediante los manuales de Marxismo Leninismo que circularon por Cuba, y que fueron objeto de estudio hasta más allá del año de 1989, creando con esto el desconocimiento sobre los principios de la economía de mercado la cual está sujeta a leyes que protegen y defienden no solo el derecho de propiedad, sino también la libertad de comercio, la libre competencia en la sociedad y la protección al trabajador.

Romper con este esquema del pensamiento es una tarea harto difícil que debe ser enfrentada por el gobierno que asuma provisionalmente la dirección y organización de la sociedad, tarea esta cuyo grado de dificultad estará en dependencia de la voluntad y conocimientos en cuestiones de dirección que posean las personas que integren este equipo amén de la ayuda material y metodológica que se reciba del exterior, para que sean capaces de montar eficientemente los mecanismos de relación de mercado apoyado por la elaboración de un conjunto de correctas políticas públicas.

Una de las primeras tareas que se debe acometer, es la creación de empresas que impulsen el crecimiento económico, de forma tal, que lleguen a convertirse en la principal fuente de desarrollo económico, cuestión esta factible debido a la existencia de un potencial capital humano nacional, tanto en la isla como en el exterior.

Todo esto debe contemplarse desde dos puntos de vistas convergentes uno con el otro. Uno de ellos es el imperativo de la realización de reformas, por parte del gobierno, en el plano jurídico, político y social, y el otro es la estimulación para la creación de empresas creadoras de bienes y servicios, su desarrollo, e interrelación entre ellas y la sociedad.

Estos cuestiones son el aspecto creativo donde se desarrollaran las relaciones empresariales, basadas en las leyes que rigen el mercado aunque hay que reconocer que estos cambios, por si solos, no serán capaces de crear por si solos empresas no solo rentables sino también de alto grado de competitividad sino que también es necesario la intervención de funciones independientes al mismo, que la interrelación que debe existir entre los intereses individuales y los comunes, dinamicen de tal forma La productividad de forma tal que sean capaces de justificar el logro de altas tasas inversionistas en las diferentes ramas económicas, minimizando el posible riesgo gracias a la supervisión estatal del cumplimiento de las leyes establecidas y de los contratos que se realicen entre las partes o sea en otras palabras. Actuando el Estado como árbitro y no como director.

Otro aspecto que no se debe abandonar es la creación de fuentes de empleos y la debida gratificación que serviría como mecanismo estimulador de maximización de la productividad con lo que se elevaría tanto el nivel como la calidad de vida de la población. Cuestión esta que fuera de toda lógica, algunos aún ponen en dudas su realización imponiendo sus criterios temeroso de que este proceso lo que haría es retrotraer más aún los niveles de ingreso y por asociación se marcharía, según estos timoratos, en sentido contrario a lo que es espera lograr, sin tener en cuenta que este proceso estaría respaldado, entre otras cosas, por:

• Una revitalización de sector financiero.

• Un aumento progresivo de los sectores de comercio y servicios con una política estimuladora para la creación de las PYME.

• Un restablecimiento de las leyes del mercado y el comercio para incentivar tanto la calidad como la cantidad de los bienes y servicios que se oferten.

• Desarrollo eficiente de la aplicación de un sistema de precios en el mercado donde los mismos sean producto de la ley de la Oferta y la Demanda.

• Una replanificación y dirección del comercio exterior y las relaciones con los organismos crediticios tanto nacionales como internacionales.

• Establecimiento de las condiciones para la realización de tratados comerciales con diferentes naciones.

Todo este paquete de medidas, es lógico suponer que de ellas surjan otras sobre la marcha, bien implementadas traería como resultado el establecimiento y desarrollo de la autonomía empresarial la cual estaría preparada para ejercer el manejo de los recursos financieros y materiales, la realización de gestión de mercado, el desarrollo tecnológico, el establecimiento de contratos comerciales, y la política laboral, todo esto sujeto a las leyes que estén vigentes en ese momento.

Ya, en la actualidad, es conocido las condiciones en que debe realizarse una economía de mercado por lo que las discrepancia que han surgido sobre este fenómeno se han reducido hasta un punto tal que las manifestaciones de oposición solo son manejadas por aquellos que como Don Quijote, defienden a ultranza las posibles e ignoradas ventajas que da el establecimiento de una economía planificada, esto puede reafirmar en cierto modo la afirmación de que el paso de una economía a otra será un parto doloroso en extremo pero realizable, para beneficio de las próximas generaciones.


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com