cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 28-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email

La Flauta Mágica
Llanto por la muerte del París-Dakar


07-01-2008, Thermidor

Debate 21/ El Rally París-Dakar es un símbolo de mi particular memoria histórica. De mi época de insobornable motero... ¡pilotar una moto de gran cilindrada!...y sobrevivir. Uno de los grandes placeres de la vida. Quien no lo ha probado no puede comprenderlo.

...Primavera de 1982 ...la carretera es revirada, pero el firme hace honor a su nombre...curvas abiertas, bien peraltadas (una rareza en las rutas españolas)...160 por hora...los compañeros que me siguen, esperan de la luz de freno de mi K-100 información sobre la curva que tenemos delante...calibro la curva...¡un barranco precioso!, balcón magnífico en la Serranía de Ronda.

...toco el freno: la maquina aminora su marcha...no es suficiente, patada al pedal de cambios...freno...la rueda delantera se hunde...120...110... Mi rodilla izquierda sale del carenado, segundos después todo el cuerpo se inclina para modificar el centro de gravedad de la bestia mecánica...¡comienza el baile! y el grupo se mueve como un dominó rodante.

...Las fuerzas irracionales de la naturaleza, son domeñadas por la voluntad y la coordinación muscular. ¡Una verdadera danza!. La monstruosa tonelada de hierro y huesos cargados de energía cinética, se contonea sobre el asfalto. ¡Puro arte! y no lo que hacen esas damiselas anoréxicas con sus ridículos saltitos sobre el escenario...

Thierry Sabine, el fundador del Rally París-Dakar, pertenece a esa época en la que los viajes eran más caros pero más seguros. Nos amenazaban los misiles estratégicos de la URSS, pero no había peligro de que nuestros vecinos del sur nos rebanaran el cuello. Y no teníamos miedo.

Thierry murió cuando inspeccionaba en helicóptero el recorrido del Rally. Su desaparición en 1986 fue un mazazo para quienes seguíamos aquella aventura. Después de él nada volvió a ser lo mismo. El París-Dakar se transformó en un escaparate para los grandes sponsores, aunque el fenómeno mediático llevó prosperidad al África Atlántica. Para Mali, para Senegal, se convirtió en su ventana al mundo y en su principal fuente de ingresos.

...Enero de 2008, Al-Qaeda gana su penúltima batalla contra un Europa obesa y nihilista que no quiere asumir la realidad de la guerra: el Rally París-Dakar ha sido suspendido. Ben Laden ha conseguido una gran victoria anti-globalización: los países que prosperaban a la sombra del París-Dakar, serán liberados del colesterol y las malas costumbres. Podrán volver a su verdadero ser cultural, a su folclor, a su «hecho diferencial», sin que les moleste la plutocracia imperialista de la antigua Roma. Ya no necesitaran aguantar la indolente suficiencia de los turistas, ni molestarse en mejorar sus infraestructuras. Ahora vivirán felices, gobernados por la Sharia y acunados por las ONGs de turno.

Los tiempos de Thierry, los tiempos de mi juventud, se han acabado. Pero hoy como ayer, tenemos que afrontar las curvas de la vida con inteligencia, valor...y fuerza. Pero sobre todo, ser conscientes del peligro de caer al barranco si no las usamos.
Negar la evidencia y huir no sirve de nada, pero Europa tiene miedo. Nuestros amigos en África, ya saben que ante la agresión islámica, Occidente les dejará en la estacada en nombre de la alianza de civilizaciones. Aunque siempre podemos tranquilizar conciencias, enviando unos cuantos cooperantes a poner vacunas a los negritos, y explicarles lo que es el comercio justo.

¡Cuanta hipocresía!

Estoy triste queridos. Me invade la nostalgia cuando me despido de ustedes hasta la próxima semana.

...y mientras tanto ¡no se les ocurra afiliarse a una ONG!...por favor.


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com