cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 24-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
La solidaridad del cubano
05-01-2008, Editorial de Consenso

Editorial de Consenso


(Edición del jueves)
Es este nuestro primer editorial del año. Un año de muchas expectativas que esperamos se cumplan para todas las familias cubanas en alguna medida. Sin exagerar, desde luego.

Los entusiasmos desmedidos viven de la misma naturaleza que el escepticismo irrecuperable: la excesiva psicologización de nosotros, personajes cubanos de una obra que, en medio siglo, ha demandado mucho de nosotros, sin darnos mucho a cambio y desintegrándonos como entidad nacional.

El Consejo Editorial de Consenso se debatía, antes de que diéramos a conocer el punto de vista que sigue, entre sacar este Editorial en su nuevo formato, que aparecerá el próximo martes 8 de enero dentro de Noticias Consenso, o sacarlo en su formato habitual. Decidimos hacerlo como siempre por una sencilla razón: nuestro compromiso de no interrumpir nuestras ediciones que deben formar parte de nuestra puntualidad y credibilidad editorial. Cuando el próximo lunes vean Noticias Consenso, nuestra seriedad debe seguir siendo garantizada.

El tema de hoy es fundamental para la Cuba que viene. De algún modo es un tema pospuesto que constituía exigencia de nuestros crecientes lectores. Y tiene que ver con la solidaridad social.

¿Es Cuba un país solidario? No parece caber dudas de que lo es. ¿Se puede concluir de ello que la cubana es también una sociedad solidaria? Ya la conclusión no es la misma. Hay una diferencia entre la solidaridad de estado y la solidaridad social. La primera responde y ha respondido a intereses estrictamente políticos que nada tienen que ver con la solidaridad auténtica, y la segunda responde a la empatía social que nace de la cultura, la vida en comunidad y es manifiestamente espontánea, la base de toda actitud auténtica.

Ambas formas de solidaridad han caminado inversamente en Cuba. Y, aunque parezca una esquizofrenia, podría afirmarse que, mientras Cuba como Estado tiene una perfecta imagen como país solidario, Cuba como sociedad es manifiestamente insolidaria. Lo peor es que los mismos cubanos pueden ser solidarios con los extranjeros, en Cuba o en el exterior, e insolidarios con los mismos cubanos, en Cuba o en el exterior.

En este año que culminó, la insolidaridad social escandalizaba. Personas discapatizadas que tienen que luchar sus asientos en los ómnibus, ciegos que no encuentran quienes le crucen la calle, embarazadas de pie en los autobuses, personas de la tercera edad que nunca se empatan con un asiento cuando viajan y nada de la caballerosidad de la que se precian los cubanos frente a las mujeres.

Los casos que Consenso puede narrar son numerosos. Hemos salido a observar la conducta solidaria de nosotros los cubanos y el asunto da pena.

Los ciudadanos se quejan, pero resultan que ellos también son insolidarios cuando les corresponde su turno. No parece haber modo de ponerle fin a ese círculo poco virtuoso en el que la ayuda al otro se exprese en el momento necesario o límite en el que necesitamos la ayuda ajena para sortear una dificultad. La hipocresía social en este punto es de escándalo, y parece explicarse en esas mismas razones en las que el estado abandona a los suyos para complacer a los de afuera en medio de profundas carencias cubanas.

De cara al próximo año, parece que la solidaridad es lo que más vamos a necesitar. Un país tan desigual como va siendo Cuba, entrará en una nueva ronda de desigualdades cuando el país comience a transformarse inevitablemente, en términos económicos.

Las rejas en las viviendas, el montón de cuerpos de seguridad para proteger las magras riquezas del estado, las crecientes barreras viales que indican a los cubanos que no pueden pasar determinados umbrales físicos de la ciudad exclusivos para gente VIP (personas muy importante, por sus siglas en inglés), todos necesitan encontrar, como compensación, fuertes redes de solidaridad social entre la gente: en las calles, en nuestras comunidades y donde quiera que cada cubano o cubana necesite de nuestro apoyo puntual, sin esperar por el Estado que parece volcarse a sus necesidades de supervivencia, tan urgentes como determinantes para poder continuar su débil ejercicio de dominación sobre nuestras vidas y fortalecer su imagen de solidaridad con los otros: con los que no son cubanos.

Consenso contribuirá con este importante ejercicio de solidaridad social desde dentro y desde abajo.

GM Consenso
31 de diciembre de 2007
gmconsenso@yahoo.es


Nota bene: Las personas que se presentan como titulares de la Revista Digital Consenso “desde Cuba”, renombrada así con artificio y animados por Reinaldo Escobar, están sometidas a demanda judicial por el robo de propiedad intelectual en los Estados Unidos, en razón de haber usurpado el espacio digital y la marca de la revista asociada con el nombre de Consenso, legalmente perteneciente al Arco Progresista. Estas personas serán sometidas también a una Demanda a Futuro, por el robo de bienes pertenecientes a nuestra organización.

Nota de Redacción Cubamatinal: La redacción de nuestro diario no se hace eco ni se responsabiliza con las partes de una demanda judicial o por reclamaciones sobre las leyes de derecho de autor. Absolutamente todos los criterios vertidos por colaboradores, columnistas así como agencias de prensa son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Cuba Matinal se responsabiliza exclusivamente con el contenido de sus editoriales y Notas de Redacción, así como con los comentarios de cabeceras de noticias.


 


Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com