cubamatinal.com| |
Cuba y su Realidad Social 29-03-2017

Portada
Noticias
Deportes
Breves
Video Blog
Cuba-Org.
Politicas
Reportajes
Actividades
Colaboraciones
Buscador
Cartas
Suscribase
   Enviar por Email
Hugo Chávez se suelta en Nueva York
28-09-2006, Humberto Fontova
(Traducción de Nicolás Águila, Editor de Cubamatinal)
El que tenga la menor duda de que Fidel Castro esté liquidado -- en el sentido político, si es que no en el físico— sólo tiene que fijarse en las recientes monerías de Hugo Chávez en Naciones Unidas. Si Castro estuviera plenamente consciente, montaría en cólera. Pues el domador del circo ha tenido que guardar cama y, al menor descuido, el mono se suelta de la cadena y arma menudo enredo. Chávez ha llegado a provocar palabras reprensivas de parte de Charlie Rangel, ¡lo que ya es mucho decir!
En Charles Rangel, congresista por el Partido Demócrata, Fidel Castro tiene su principal cabildero (entre otros muchos) en el Congreso de Estados Unidos. Sin duda que el espaldarazo de Harry Belafonte, Steven Spielberg, Oliver Stone, Norman Mailer, Ted Turner, Dan Rather, etc., son siempre bienvenidos. Pero lo que Charlie Rangel le ofrece no son simples cumplidos. También le sirve para impulsar la aprobación de cuanta legislación se proponga contra el embargo, para facilitar el regreso de Elián, para sumar votos contra la ayuda a los ‘contras’, y para darle el abrazo del oso a Fidel Castro en su última visita a Harlem. Y lo que es más, todo parece indicar que va a obtener un escaño en el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, de modo que su influencia sobre el comercio internacional se verá ampliamente fortalecida.
En Hugo Chávez, Fidel Castro tiene a su principal valedor financiero. Sin lugar a dudas, los apoyos del británico Galloway, el español Zapatero y el argentino Kirchner son todos muy halagüeños. Pero tal como están actualmente los precios del petróleo, los 100 000 barriles diarios enviados por Chávez, que en definitiva le salen gratis, superan con mucho la cuantía de los subsidios diarios de los antiguos patrocinadores soviéticos de Cuba. Amparado en ese torrente de petróleo, Hugo puede darse el lujo de emplear los petrodólares como mejor cuadre a su verborrea antiyanqui y procastrista.
Así que un distanciamiento entre estos dos amigos y benefactores de Castro le haría un flaco favor a la causa castrista y nunca se hubiera producido si Castro estuviera en condiciones de asesorar a su patrocinador venezolano.
En su perorata de la Asamblea General, a Chávez se le ocurrió la genial idea de despotricar contra el ‘imperio’ con el libro de Noam Chomsky en la mano. “Ahí está lo bonito que tiene esto, Hugo”, le hubiera aconsejado un Castro en buen estado de salud. “En Estados Unidos hay tantos izquierdistas, tontos y canallas con deseos de servirnos de voceros, que no hace ni la más mínima falta, idiota, que nosotros nos pongamos a vociferar.”
De Susan a Saul Landau, de Frank Mankiewicz a Michael Moore, durante décadas he contado con esa gente. Y ahora ¡mira lo que has hecho! Prominentes figuras del Partido Demócrata se desmarcan irritados y hasta mis aliados históricos, desde Rangel hasta Pelosi, están hablando mal de ti.
Los demócratas vinieron que ni caídos del cielo a salvarme en Bahía de Cochinos. Los demócratas luego me ofrecieron Protección Mutuamente Asegurada mediante el trato Kennedy-Jruschov. Los demócratas lucharon a brazo partido contra la ayuda a los ‘contras’ nicaragüenses. Los demócratas devolvieron a Elián. Los demócratas (y los granjeros republicanos) han suavizado el embargo... Con lo difícil que resulta conseguir que los demócratas se enfaden con un izquierdista latino, y tú lo has logrado, ¡idiota!
Chávez pudo haber tomado como modelo la visita de su Maestro cubano en 1995 a Nueva York (una ciudad que él intentó incendiar dos veces) con motivo de los festejos por el 50º aniversario de las Naciones Unidas. “El brindis de Manhattan”, graznaba la revista ‘Time’ sobre el recibimiento a Castro en la Asamblea General y luego por la Gente Linda de Manhattan.
“El más popular en Manhattan”, concluía un artículo de ‘Newsweek’ esa semana en referencia al torbellino social que se agitaba en torno a la figura de Castro. Después de haber sido aclamado a rabiar con vítores y taconazos en la delirante ovación que le prodigó la Asamblea General, fue agasajado por la crema de la sociedad neoyorquina, alternando con docenas de celebridades, gurús y lobbyistas del gran mundo de Manhattan.
Primero fue una cena en el Concejo de Relaciones Exteriores. Después de sostener un encuentro con un arrobado David Rockefeller, junto a Robert McNamara, Dwayne Andreas y Harold Evans de la Random House, Castro se dirigió raudo a la residencia del columnista Mort Zuckerman en la Quinta Avenida, donde le esperaba un grupo de famosos relacionados con el mundo de la política, incluyendo a un jadeante Mike Wallace, a Peter Jennings, Tina Brown, Bernard Shaw y Barbara Walters, todos abalanzándose para tener aunque fuera un breve encuentro con Castro, arrullándolo y riéndole cada uno de sus comentarios.
Todos se desvivían por un autógrafo o una foto de oportunidad. Diane Sawyer se sintió tan sobrecogida en presencia del asesino en serie que se le lanzó a Castro sin miramientos, con una de esas sonrisas suyas de ocasión, y entonces lo abrazó y le estampó un cálido beso en la mejilla.
“Ustedes son la crema de la sociedad”, dijo muy radiante el cubano barbudo acerca del grupo sonriente que lo rodeaba.
“¡Salud, salud!” brindaban con deleite los invitados haciendo tintinear sus copas de vino en señal de reconocimiento y regocijo.
Pero esto es apenas una muestra de los agasajos que su club de admiradores le había preparado al asesino en serie.
Según el Concejo Económico y Comercial cubano-norteamericano, durante esa visita Castro recibió 250 invitaciones para cenar con celebridades y lobbyistas de Manhattan.
El recibimiento dispensado a Fidel en la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas en el año 2000 no fue menos apoteósico. Acto seguido, se dirigió a la Iglesia Bautista Abisinia de Harlem, donde el pastor Calvin Butts espetó esta jaculatoria: “Es parte de nuestra tradición darle la bienvenida a todos los visionarios, a los revolucionarios y a los que luchan por la liberación de los pueblos. ¡Que Dios lo bendiga, Fidel!”
“El público mayoritariamente afroamericano, incluyendo a los representantes por el Partido Demócrata Charles Rangel y Nidia Velásquez, saludó entusiastamente al dirigente comunista con una ovación de pie durante diez minutos”, informó el semanario ‘People’s Weekly World’. La consigna coreada de “Cuba sí, embargo no” retumbaba en las vigas del techo, enviando un fuerte mensaje de protesta al entonces alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani.
La ovación delirante de Harlem al carcelero del preso político negro que más haya sufrido en prisión alcanzó la sacudida de un terromoto y la intensidad de un huracán. Al punto de que las paredes y las vigas se estremecían con el estruendo de los gritos de "¡FIDEL! ¡VIVA FIDEL!!" Presidía la reunión Elombe Brathe, jefe de la coalición Patricio Lumumba, que no pudo evitar preguntarle al público presente: “¿Quién les gusta más que venga a Harlem? ¿Fidel o Giuliani?”
"¡FIDEL!", clamaron al unísono. "¡FIDEL! ¡VIVA FIDEL!" Fue entonces que Charles Rangel, junto a la embelesada congresista Maxine Waters, fue dando tumbos hasta el podio para estar al lado del Máximo Líder. Fidel finalmente contuvo la respiración, mostró una amplia sonrisa y correspondió al abrazo del oso que le daba el senador.
Al marcharse y dejar atrás la hostilidad de Nueva York, con el rapapolvo de Rangel sonándole en los oídos, si Chávez leyera esas historias seguro que lloraría. Simplemente por decir que la ONU “olía a azufre”, Chávez se ganó la desaprobación de los neoyorquinos.
Tras dos intentos por hacer que toda la ciudad oliera a carne achicharrada, su antiguo mentor Fidel Castro sin embargo se hizo acreedor a un recibimiento que haría palidecer a Simon y Garfunkel en el Parque Central.
Aunque, a decir verdad, Hugo Chávez podría ser algo más que un bufón vociferante. Algunas de las reuniones secretas de la recién concluida Cumbre de los No Alineados en La Habana apuntan a la idea de que Chávez pudiera asumir un papel muy similar al de su anfitrión y mentor en octubre de 1962.
DEBKAfile -- la revista digital israelí sobre inteligencia que ha recibido numerosos premios, incluyendo el galardón de Forbes “Lo mejor de la Web”-- la semana pasada reportó que durante la Conferencia de los No Alineados “hubo equipos iraníes, cubanos y venezolanos intercambiando ideas y enfrascados en la tarea de encontrar vías para que la retórica hostil de sus dirigentes pudiera traducirse en acción de guerra concreta contra los Estados Unidos... Los equipos iraní y venezolano trasladaron sus sesiones a Caracas, donde Ahmadinejad continuó las conversaciones con Chávez el 17 y 18 de septiembre.”
Castro inició su contubernio con Irán desde los días de la toma de la embajada estadounidense en 1979. “Juntos, Irán y Cuba pueden poner de rodillas a los Estados Unidos”, fustigaba Castro ante un auditorio que lo aplaudía estruendosamente en la Universidad de Teherán en agosto de 2001. Al año siguiente le construía a Irán una planta de biotecnología.
“Los líderes revolucionarios islámicos iraníes han mantenido lazos estrechos de cooperación y asistencia mutua con la Cuba de Castro desde que llegaron al poder en Teherán en 1979”, informa DEBKA.
“Chávez, que es igual de antiamericano, es considerado también por Teherán como un objetivo más fácil ... Nuestras fuentes iraníes reportan que Ahmadinejad habló persuasivamente con Chávez sobre la posibilidad de desplegar algunos misiles Shahab-3 de 2000 kilómetros de alcance, primero en Venezuela y luego en Cuba, como una amenaza a Estados Unidos.”
“La reunión trilateral en La Habana a principios de semana entre Ahmadinejad, Chávez y Raúl Castro adoptó un conjunto de decisiones en principio, aunque quedan pendiente su elaboración definitiva con los detalles operativos.”
Pero el informe DEBKA continúa: “Las conversaciones trilaterales hasta el momento le han permitido a Irán tomar la firme decisión de enviar en poco tiempo a Cuba y Venezuela agentes de la inteligencia iraní, algunos de ellos especialistas en sabotaje, que operarán bajo la cobertura de expertos en redes de caminos y desarrollo industrial.
Su verdadera misión consistirá en llevar a cabo estudios de viabilidad con vistas a utilizar a Cuba y Venezuela como bases para las actividades subversivas contra Estados Unidos y otros países de América Latina.”
Como hay un presidente republicano en la Casa Blanca, este plan misilístico puede permanecer indefinidamente ‘en principio’. Y ¿lo de considerar a Cuba “como una base de actividad subversiva contra Estados Unidos y América Latina”? Dado que se especializa en informes de inteligencia para el Medio Oriente, a la DEBKAfile hay que perdonarle que pase por el alto el hecho de que Cuba ha sido una base de subversión desde enero de 1959.

Editoriales  + 
Opinion  + 
Colaboraciones  + 
Entrevistas  + 
Foros
Hemeroteca
Enlaces

Cuba Matinal - Spain, C. Alcala 99, 28009 Madrid, España. Tel: + 34 639 43 15 89
repliche orologi © Copyright 2006. All Rights Reserved. Contacto: cubamatinal@cubamatinal.com